Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Tras una trascendental conversación de cuatro horas en Moncloa

Rajoy tenía decidido cambiar a cuatro ministros y Arriola le convenció de que no lo hiciera

Argumentó al presidente que si anunciaba una profunda crisis de Gobierno daría imagen de que rectificaba la gestión realizada durante la legislatura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy tenía decidido, tras el fracaso de las municipales, acometer una profunda crisis de Gobierno, además de cambios en varias vicesecretarías del Partido Popular. Llegó a anunciar a personas de su estricta confianza que iba a cambiar a cuatro ministros. Al final, no lo hizo. Motivo: una larga conversación en Moncloa con Pedro Arriola, máximo asesor demoscópico del presidente, que le convenció de que no hiciera cambios en el Ejecutivo.

El presidente Mariano Rajoy. El presidente Mariano Rajoy.

La semana del 15 al 19 de junio fue una de las más intensas para el presidente del Gobierno. Tras los deficientes resultados del PP en las elecciones municipales y autonómicas, con una importante pérdida de poder territorial, y las críticas internas que se estaban produciendo, Rajoy se dispuso a hacer cambios de relevancia, tanto en el consejo de ministros como en el partido, para encarar con otras expectativas la campaña de las próximas generales.

Cambios en el Gobierno y en el PP

El Confidencial Digital ha podido conocer, de fuentes directas, qué es exactamente lo que ocurrió aquellos días: cuál era la intención de Rajoy, con quién se reunió para hablarlo, y qué pasó para que primero se anunciaran cambios de ministros y finalmente sólo se produjera una salida, y además prevista: la de José Ignacio Wert. Esta es la crónica de lo sucedido aquella semana.

A principios de semana, el lunes 15 y el martes 16, Mariano Rajoy anunció a unos pocos cargos del Gobierno y a algunas personas del partido que había decidido acometer los siguientes movimientos:

-- “Voy a cambiar a cuatro ministros”.

-- “Voy a nombrar un portavoz del Gobierno”.

-- “Y en el PP voy a nombrar nuevos vicesecretarios”.

En relación con los cuatro cambios en el Ejecutivo, Rajoy no dio pistas a nadie sobre a quién afectaría en concreto la remodelación que había diseñado. Sin embargo, sí que pidió a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, que le preparará una lista con nombres de candidatos o candidatas a ocupar una vicesecretaría en el PP.

Según transcurría la semana, varios medios de comunicación, como ABC, La Razón o El País, publicaron informaciones apuntando a inminentes cambios en el Gobierno. Incluso se publicaron nombres de posibles nuevos ministros.

Arriola le convenció de que no hiciera una crisis de Gobierno

El presidente, según revelan fuentes del Gobierno a las que ha tenido acceso ECD, tenía decidido hacer esa crisis de Gobierno. Así lo comentó a sus colaboradores. Sin embargo, el miércoles se produjo una inesperada rectificación.

El origen está en una reunión de Rajoy, ese miércoles, día 17, con Pedro Arriola, con el que estuvo durante toda la tarde en La Moncloa. Fue una larga conversación mano a mano, absolutamente privada, de cuatro horas de duración, en la que presidente y asesor hablaron de todo.

En síntesis, Arriola recomendó claramente a Rajoy que no hiciera una crisis de Gobierno tan amplia.

Le argumentó que si procedía a cambios en cuatro ministerios, con ella daría una imagen de rectificación respecto a la gestión realizada hasta ese momento. La sensación que transmitiría, le insistió, sería que estaba reconociendo que había cometido errores y que estaba corrigiendo su política a solo cinco meses de las generales. Eso, sentenció, le pasaría una elevada factura electoral y de imagen.

Después de esa larga conversación, Rajoy quedó convencido de que no debía sustituir a los cuatro ministros en los que había pensado. Aceptó, eso sí, acometer solo el relevo de Wert en Educación, ya inevitable dadas sus repetidas demandas por motivos personales.

La especial relación Arriola-Rajoy

Arriola está considerado, en el Gobierno y en el PP, el máximo mentor de Mariano Rajoy en materia demoscópica y de estrategia electoral. Algunos le denominan “el asesor de cabecera del presidente”.

De hecho, el gurú ha transmitido a su principal cliente algunas conclusiones llamativas, como el consejo que le hizo llegar después de las municipales y autonómicas. Arriola le dijo a Rajoy: “Nos interesa perder las elecciones”.

En estos momentos, la intención anunciada por Arriola es que va a jubilarse de su trabajo de asesor presidencial después de las próximas elecciones generales. Cuenta, además, con que su mujer, Celia Villalobos, no repetirá en las listas del PP y ambos se marcharán de Madrid para instalarse en Málaga, su tierra natal.

Los nuevos vicesecretarios

Respecto a los cambios en las vicesecretarías del PP, Rajoy delegó en Cospedal la elección concreta. Le pidió que propusiera varios nombres, y la secretaria general escogió a Pablo Casado, Javier Maroto, Andrea Levy y Fernando Martínez Maíllo.

Lo que sí acordaron el presidente y su número dos fue la salida de Carlos Floriano, después de algunos deslices y errores en la última campaña municipal y autonómica. Aunque se disimuló algo el ‘castigo’ acompañándolo de la salida también de Esteban González Pons.

Tras esos movimientos, en el PP se escuchan voces que cuestionan la decisión de Rajoy de mantener a Javier Arenas en la cúpula del partido. “Nadie se lo explica”, aseguran.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··