Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La lucha por el poder en La Moncloa se esconde detrás del cese de la directora del CIS: De la Vega la consideraba un ‘peón’ de sus grandes rivales, Rubalcaba y José Enrique Serrano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La destitución de la presidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Belén Barreiro, esconde una cruenta lucha por el poder que tiene como escenario el palacio de La Moncloa. El detonante del cese fue el deseo de María Teresa Fernández de la Vega de que retrasara el sondeo del mes de julio. Pero hay mucho más. La vicepresidenta quiere en ese puesto a una persona de su total confianza, alguien a quien no ‘controlen’ otros.

Fuentes con acceso a la Moncloa han revelado a El Confidencial Digital que la vicepresidenta ha librado una dura batalla hasta lograr finalmente la salida de Barreiro. El motivo: la consideraba un ‘peón’ de José Enrique Serrano, a su vez hombre de la máxima confianza del ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien De la Vega ve como un peligroso rival político.

Las mismas fuentes explican que De la Vega nunca se había sentido cómoda con Belén Barreiro. Doctora en Ciencias Políticas y responsable de Departamento de Análisis del Gabinete de La Moncloa durante la primera legislatura de Zapatero, llegó al CIS en abril de 2008, es decir, poco después de la victoria socialista en las últimas generales. Y desde entonces, la vicepresidenta la había visto como un ‘submarino’ político.

La vinculaba, en concreto, al otro “sector de poder” que opera en La Moncloa, capitaneado en la sombra por Alfredo Rubalcaba y que tiene como peón principal a José Enrique Serrano, director del gabinete del presidente del Gobierno. Un frente al que se ha sumado también José Blanco, y con el que De la Vega mantiene una “guerra sin cuartel” desde hace años. Hay que recordar que, como ya se contó en estas páginas (véalo aquí), sus rivales han desplegado varias ofensivas políticas para intentar descabalgarla de la vicepresidencia primera… hasta ahora sin éxito.

Primero, en 2007 se filtró su nombre como candidata más idónea para derrotar a Gallardón en las elecciones municipales, nombramiento que implicaría que tendría que dejar su despacho en La Moncloa. Finalmente, Zapatero optó por Miguel Sebastián, que fue claramente derrotado.

Después, en los primeros meses de este año 2010, aprovechando varios fallos de coordinación de su departamento, algunos síntomas de bajón físico y psíquico y roces con otros del Ejecutivo, hubo una nueva arremetida para sacarla de La Moncloa, con el argumento de que había perdido los nervios y ya no controlaba. También en vano.

Ahora, De la Vega ha dado este golpe de mano, como una batalla más en la guerra sin cuartel por conservar y aumentar cuota de poder en el entorno presidencial. De hecho, la persona elegida para relevar a Belén Barreiro al frente del CIS, Ramón Ramos, doctor en Derecho y catedrático de Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, es compañero de estudios de María Teresa Fernández de la Vega y amigo suyo desde la juventud.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··