Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Moncloa y Rajoy están al tanto de esa actividad

Las intensas y discretas gestiones de Moragas para frenar la independencia de Cataluña: de la ex novia de Jordi Pujol a los empresarios

Durante el verano ha contactado con ejecutivos catalanes para animarles a que “pierdan el miedo” y denuncien las irregularidades cometidas en los despachos de la Generalitat

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jorge Moragas, jefe de gabinete de Mariano Rajoy, lleva muchos meses realizando intensas y discretas gestiones para conseguir una movilización de personalidades catalanas, de distintos ámbitos pero sobre todo empresarios, contra el proceso independentista iniciado por Artur Mas.

Moragas Moragas

Uno de los procedimientos frecuentes ha sido el envío de sms por Internet animando a esas movilización, y últimamente también para que se denuncie la corrupción practicada durante el mandato de Jordi Pujol.

Fuentes cercanas a Moncloa, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, afirman que Mariano Rajoy "está al tanto de todo" respecto a esa actividad de su mano derecha, y que la estrategia es igualmente conocida en el Gobierno.

Que hablen contra la independencia

Según esas fuentes, la ofensiva ha consistido en pedir a sus contactos en Cataluña, por la vía de los mensajes de Internet, a veces también telefónicamente, e incluso cara a cara en sus viajes a Barcelona, que se animen a hacer declaraciones públicas en contra del referéndum y de la independencia.

Moragas, catalán de nacimiento y de estudios, tiene en su círculo de amistades y conocimientos a representantes de la alta burguesía catalana, grandes empresarios, colegas de la carrera diplomática y viejos compañeros de colegio.

La respuesta que ha ido escuchando con más frecuencia de los directivos de empresa ha sido que, si se pronuncian abiertamente, les generará problemas porque su actividad se centra en Cataluña y por tanto pueden sufrir represalias.

La ex novia de Jordi Pujol

En ese contexto, los mensajes a la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez, publicados estos días en la prensa, se interpretan en Moncloa como una muestra más de esa labor de Moragas encaminada a intentar desactivar el proceso soberanista desencadenado por Artur Mas.

Las fuentes consultadas por ECD van un poco más allá, y afirman que, sobre ese asunto, "Rajoy está al tanto de todo", aunque -matizan- "quizá no leyó los mensajes que se han publicado".

Compañeros de colegio

Jorge Moragas y Victoria Álvarez son compañeros de colegio en Barcelona, y desde entonces han seguido en contacto de forma ininterrumpida.

Antes del verano de 2010, el jefe de gabinete del Presidente del Gobierno pidió a la presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que recibiera a Victoria en la sede del partido en Barcelona. La presentó como una experta en tele-marketing que podía ser útil de cara a las elecciones catalanas de noviembre de ese mismo año.

Aunque finalmente no se concretó ninguna colaboración para dichos comicios, ese  contacto fue el primer paso para llegar a la famosa comida de ambas en el restaurante La Camarga.

Gestiones con empresarios este verano

Hasta hace poco, Jorge Moragas viajaba a la Ciudad Condal casi cada 15 días, por motivos familiares, casi siempre en el AVE en lugar del Puente Aéreo, pero últimamente se desplaza menos porque su familia se encuentra ya establecida en Madrid.

En esas ocasiones, concertaba reuniones con altos empresarios para hablar del desafío soberanista, además de conversar con ellos por teléfono frecuentemente. Y de recibirles en La Moncloa cuando viajaban a Madrid desde Barcelona.

Dos años de contactos

Las fuentes cercanas a La Moncloa consultadas por ECD cuentan que Moragas lleva más de dos años viéndose con empresarios y miembros de la sociedad civil catalana, incluidos políticos.

Añaden que en muchos casos son los empresarios los que contactan con el gabinete del Presidente del Gobierno, para explicar que están en contra del proceso soberanista, y que Rajoy delega en Moragas ya que cree que conoce lo que ocurre en Cataluña.

Igualmente, mantiene contacto con políticos del PSC, a algunos de los cuales, como es el caso de Pere Navarro, ha recibido más de una vez en La Moncloa. En esas ocasiones, Moragas las ha pedido "más colaboración" con vistas a frenar la deriva nacionalista.

Corrupción en Cataluña

Tal como ha informado El Confidencial Digital, empresarios catalanes han empezado a denunciar ante la Agencia Tributaria que Jordi Pujol les exigió comisiones a cambio de darles contratos.

Las fuentes consultadas por ECD revelan que el jefe de gabinete de Mariano Rajoy ha realizado a lo largo de este verano gestiones directas con dirigentes empresariales catalanes para tratar de persuadir a algunos de ellos de que "perdieran el miedo a denunciar las irregularidades y corrupciones cometidas en los despachos de la Generalitat".

En La Moncloa

Con alguno de esos empresarios, Moragas ha mantenido contactos frecuentes vía telefónica en los últimos meses, y con otros ha conversado directamente, en reuniones discretas mantenidas en el palacio de La Moncloa.

La mayoría de esos encuentros en el complejo presidencial no han trascendido, "para evitar que los empresarios sufran campañas de acoso y boicot en su tierra por parte de los sectores defensores de Pujol". En ellos insistió a altos directivos catalanes para que contribuyeran, en la medida de lo posible, a destapar la corrupción que han vivido sus negocios con la Generalitat durante la etapa de Jordi Pujol.

"Abrir la caja de los truenos"

De acuerdo con las fuentes consultadas, el plan de Moragas era que la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola "abriera la caja de los truenos" con su denuncia, para que luego los empresarios fueran ratificando poco a poco esas revelaciones.

Por eso 'animó' a Victoria Álvarez a que denunciara prácticas irregulares como las que había presenciado en los viajes a Andorra.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··