Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno no quiere riesgos con Cataluña

Orden de Soraya: a partir del 15 de agosto, todo el mundo a dos horas de Madrid

Ha transmitido a ministros, jueces y senadores que estén preparados para ser convocados y responder, si un pleno sorpresa del Parlament aprueba la desconexión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Soraya Sáenz de Santamaría ha recibido el encargo de Mariano Rajoy de liderar el equipo de respuesta en agosto al desafío independentista en Cataluña. La orden es que cada paso sea respondido. Un “gabinete de crisis”, integrado por abogados del Estado y asesores, así como la Fiscalía y el Tribunal Constitucional, estarán en alerta permanente desde mediados de mes.

Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación del Gobierno en Cataluña. Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación del Gobierno en Cataluña.

La fecha elegida por Carles Puigdemont para el referéndum de independencia, el 1 de octubre, está pensada, entre otras cosas, para tomar impulso aprovechando la campaña de movilizaciones nacionalistas que se desarrollarán tres semanas antes, con motivo de la Diada del 11 de septiembre.

La Generalitat está tratando de apurar los plazos, pero también de esconder sus cartas, para evitar todo lo posible, o retrasar al menos, la reacción del Estado.

La Ley del referéndum

Para organizar el plebiscito de desconexión con España, Junts pel Sí y la CUP pretenden aprobar antes una “Ley del referéndum de autodeterminación”, que sería la base legal desde la que convocar a los ciudadanos catalanes para el 1-O.

Durante meses, los partidos independentistas han escondido esta ley. Ahora la acaban de ‘presentar’, pero no ante el Parlament, sino que lo hicieron en un acto en un teatro.

En las próximas semanas, la cámara autonómica, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, tiene previsto dar luz verde a esa norma, que entraría en vigor el mismo día de su publicación oficial en el Boletín de la Generalitat.

Convocatoria de un pleno sorpresa

Así las cosas, uno de los temores del Gobierno es la reforma del reglamento del Parlament, que previsiblemente saldrá adelante este miércoles. Desde ese momento, la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, podrá convocar plenos a partir del 15 de agosto.

Por el momento, el primer pleno después de las vacaciones ha sido anunciado para el 6 de septiembre. Una fecha que ha puesto en mayor estado de alerta al equipo de Sáenz de Santamaría, dado que el actual reglamento del Parlament ya habilita el periodo de sesiones tras el verano a partir del día 1. “Entonces, ¿para qué hacen la reforma?”, se preguntan.

Por ello, Moncloa no descarta que algunas de las leyes de desconexión, e incluso la propia Ley del Referéndum, puedan activarse a partir de la segunda semana de agosto, con media España paralizada por las vacaciones. La fórmula para ello sería convocar un pleno por sorpresa.

Disponibles a dos horas en avión de Madrid

Fuentes conocedoras de este “gabinete de crisis” explican a El Confidencial Digital que el plan de guardia para el mes de agosto, trazado por Moncloa, recoge una instrucción expresa de Soraya Sáenz de Santamaría a ministros, jueces y senadores.

Se les ha transmitido que deben estar “disponibles” para ser convocados y poder responder a un pleno sorpresa en Cataluña que apruebe la desconexión de España partir del día 15. Por tanto, la petición es que permanezcan atentos al móvil, y “a menos de dos horas en avión de Madrid”.

Con esta estrategia, la vicepresidenta intenta evitar la imagen de improvisación que acarrearía la vuelta precipitada a Moncloa por algún conato de crisis. No se quieren sorpresas de ningún tipo.

Consejo de Ministros extraordinario

El Ejecutivo se ha propuesto que “no le pille desprevenido” la puesta en marcha de la maquinaria legal que frenará los planes independentistas. “Al Estado le bastan 24 horas para recurrir la ley de ruptura”, advirtió hace unas semanas la vicepresidenta. Ha insistido a todo el retén de guardia en Moncloa que es fundamental la celeridad en la respuesta.

Por ello, si los partidos independentistas van ejecutando sus planes, los ministros tendrán que interrumpir las vacaciones esa segunda semana de agosto, y serán convocados en Madrid.

Si se sigue el mismo plan que en 2014: el Gobierno acordará primero pedir un informe de urgencia al Consejo de Estado, y después se reunirá en Consejo de Ministros extraordinario para instar al presidente a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional.

Los magistrados del TC, listos en 48 horas

Según las fuentes conocedoras del plan de guardia de verano, la vicepresidenta ha dado orden de que, posteriormente, la respuesta del Constitucional sea inmediata. Un mensaje que ha hecho llegar al presidente del TC, Juan José González Rivas.

Rivas ya ha transmitido a los magistrados la necesidad de estar localizables a partir del 15 de agosto, y con la posibilidad de acudir a la llamada del tribunal en un plazo de 48 horas.

El Consejo de Ministros tendrá que aprobar la interposición del recurso contando con los informes del Consejo de Estado y del Abogado del Estado. De ahí ese plazo de 48 horas.

Los senadores deben estar disponibles

También los senadores del PP han recibido instrucciones de no alejarse demasiado de Madrid a partir de la segunda semana de agosto.

Por el momento, la aplicación del artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía en Cataluña en caso de desacato por parte del presidente de la Generalitat, no se contempla en Moncloa.

Pero tampoco se descarta que se precise de una contundente respuesta institucional, según la dimensión del desafío secesionista. En ese caso extremo, sería necesaria la convocatoria de un pleno extraordinario en el Senado para aprobar por mayoría absoluta la puesta en marcha de este proceso de suspensión de la autonomía.

En la delegación de Gobierno en Cataluña, Enric Millo, activará también esos días un “retén de guardia”, en contacto permanente con Madrid.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·