Viernes 25/05/2018. Actualizado 14:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Aparcan a Montoro y al Grupo Parlamentario del PP

El PNV exige a Soraya como interlocutora

Demanda primero una negociación “de Estado” que desbloquee la “agenda vasca”. Solo después abordarán los Presupuestos, partida a partida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PNV está abierto a apoyar los Presupuestos. Lo demostró el pasado viernes, cuando no presentó enmiendas a la totalidad al proyecto de ley, y lo han confirmado sus portavoces. Los nacionalistas, no obstante, recuerdan que ya hay abierta una “mesa de negociación” entre “el Estado y Euskadi” sobre la “agenda vasca”, cuyo desbloqueo es imprescindible para un acuerdo sobre las cuentas de 2018.

Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Urkullu, en Guernica. Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Urkullu, en Guernica.

Esa “agenda vasca” aborda, entre otras cuestiones, reivindicaciones históricas como la transferencia de la Seguridad Social, la gestión propia de las prisiones de Euskadi y también el “reagrupamiento” de los etarras encarcelados. Unas exigencias, estas dos últimas, que han precipitado la petición de perdón de ETA para lograr que el PNV arranque al Gobierno dichos compromisos.

Altos cargos de Ajuria Enea consultados por El Confidencial Digital aseguran que el lehendakari, Íñigo Urkullu, ya tenía decidido, antes del comunicado de ETA, reclamar esas contrapartidas antes de sentarse a negociar los Presupuestos, tal y como se lo advirtió a Mariano Rajoy hace dos semanas a través de una carta que envió a Moncloa.

Soraya, interlocutora para un “acuerdo de Estado”

Los pistoleros, por tanto, no han alterado el plan de los nacionalistas vascos, aunque con su escrito, enviado al diario Gara, han conseguido que todas las miradas se centren en la negociación del PNV con el Gobierno central para los Presupuestos.

Una negociación que “aún no ha comenzado” y que precisa de unos pasos previos por parte de Moncloa que han de ser confirmados, advierten desde el Gobierno Vasco. Por ello sólo hay una única interlocutora posible: Soraya Sáenz de Santamaría.

La vicepresidenta del Gobierno, explican las fuentes consultadas, es la que “mejor conoce” la “agenda vasca”. Entre otras cosas, porque tiene en su despacho del Ministerio de Presidencia un elaborado dossier, con todas las reivindicaciones de Euskadi, que fue remitido por Josu Erkoreka el pasado mes septiembre.

Ese documento, de 200 páginas, fue elaborado por el portavoz del Gobierno Vasco semanas después de que Mariano Rajoy se comprometiera, ante Íñigo Urkullu en La Moncloa, a abordar la transferencia de Prisiones y Seguridad Social al País Vasco. Una promesa que se hizo después de que los nacionalistas apoyaran al Gobierno en los Presupuestos de 2017 y el techo de gasto de 2018.

Tras ese anuncio del presidente, los equipos Sáenz de Santamaría y Erkoreka se pusieron en marcha para cerrar una reunión en Madrid que frustraron los atentados de Barcelona y Cambrils primero, y el 1-O y la aplicación del 155 después. Desde entonces, las conversaciones están bloqueadas, pero “la mesa de negociación sigue abierta”.

Desde Ajuria Enea insisten, en este sentido, que antes de abordar la negociación presupuestaria hay que alcanzar un “acuerdo de Estado” sobre la “agenda vasca”, y que debe ser la vicepresidenta del Gobierno la única interlocutora de “Madrid”. Porque, a día de hoy, “solo existe esa mesa de negociación y ella es la representante del Estado en la misma”.

Montoro y el PP, aparcados

Así las cosas, los nacionalistas vascos aparcan cualquier conversación sobre los Presupuestos, y cada una de las partidas destinadas a Euskadi, a la espera de desbloquear las transferencias que reclaman desde hace meses. Una decisión que afecta también a otros posibles interlocutores, como son el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el PP en el Congreso de los Diputados.

Las fuentes consultadas explican que “el PNV no tiene ninguna reunión pendiente” en la Cámara Baja con el Gobierno, ya que “la negociación prioritaria es la de la agenda vasca” y “ellos tampoco nos han convocado para hablar de los Presupuestos”. Ambas partes, recalcan, “tiene claro los pasos que hay que dar” antes de abordar la aprobación de las cuentas anuales.

El objetivo de Urkullu, en todo caso, es “separar” la negociación sobre las competencias y el acercamiento de presos de las propias conversaciones sobre Presupuestos.

En primer lugar, porque si no hay acuerdo sobre lo primero no lo habrá sobre lo segundo. Y después, porque se tiene presente que Moncloa podría tener problemas con Ciudadanos si se vincula el apoyo del PNV a los Presupuestos al “reagrupamiento” de los etarras en cárceles de Euskadi.

El comunicado de ETA

Ese acercamiento de presos, no obstante, sigue dependiendo de una “decisión del Estado”, que asume en estos momentos toda la política penitenciaria. Pese a ello, desde el PNV se asume que el comunicado de ETA es un “primer paso” para que pueda darse esa circunstancia.

Sobre esa declaración de la banda terrorista, los cargos de Ajuria Enea contactados por ECD reconocen a este diario que el Gobierno Vasco “había recibido información” sobre su contenido antes de que fuera difundido por el diario Gara. No obstante, recalcan, “nosotros no hemos intervenido en ningún momento”.

Sí hubo “mediación”, no obstante, cuando ETA anunció la entrega de sus armas. Tal y como se informó en estas páginas, los “holandeses” de la llamada Comisión Internacional de Verificación advirtieron a Urkullu, en marzo del año pasado, del anuncio de los pistoleros. Fue entonces cuando el lehendakari hizo de “intermediario” y anticipó a Rajoy lo que trascendió después, a los pocos días.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··