Viernes 20/10/2017. Actualizado 20:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El PP de Asturias eligió para presidir la Cámara autonómica al nombre que más molestaba a Cascos, y Génova dio su visto bueno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las relaciones entre el Partido Popular en Asturias y Foro Asturias de Francisco Álvarez Cascos siempre pueden ir a peor, como ha demostrado la elección de Fernando Goñi como presidente de la Cámara autonómica, con los votos del PP y del PSOE.

Lo de menos es que el cargo recayera en un diputado del tercer grupo de la asamblea -es lo que suele ocurrir en los parlamentos regionales sin mayorías-, sino que lo reseñable es el nombre y el procedimiento seguido para la elección del próximo ‘árbitro’ supremo de la Cámara.

Como adelantó El Confidencial Digital, la dirección del PP decidió rechazar la “humillación total” que exigía Cascos, consistente en liquidar la dirección regional de su antiguo partido para buscar coaliciones en Asturias. Y han vuelto a aplicar ese principio en la constitución del parlamento local.

El Partido Popular pidió a Foro Asturias la presidencia de la institución a cambio de votar después a Álvarez-Cascos en la investidura como presidente autonómico. El ex ministro rechazó la oferta, porque también quería para FAC, su nuevo partido, el control del legislativo.

El PSOE se ofreció entonces al PP para entregarle lo que Cascos le negaba. Los socialistas, con su secretario general al frente, Javier Fernández, pusieron tres nombres sobre la mesa: Isabel Pérez-Espinosa, cabeza de cartel en los pasados comicios; Joaquín Aréstegui y Fernando Goñi.

Goñi era el que más podía molestar al ex vicepresidente del Gobierno, pues su enemistad viene de antiguo, al igual que los choques en el seno del PP Asturiano. Se garantizaba algo más que la neutralidad del futuro presidente de la Cámara con respecto al futuro gobierno regional.

El PP local descartó el nombre de Joaquín Aréstegui porque es el destinado a ponerse al frente del grupo parlamentario como portavoz, y tampoco consideró que fuera el puesto adecuado para Pérez-Espinosa. Al final se decantaron por Goñi. Hechas las pertinentes consultas a Génova, fue ratificada la decisión. Los socialistas quedaron satisfechos.

El mensaje lanzado a Cascos resulta claro: su partido es el más votado, pero sólo tiene 16 de los 46 escaños, y no podrá aprobar nada sin contar con el apoyo de sus antiguos compañeros del PP. Ahora queda por ver si él se aviene a negociar un gobierno de coalición –hoy casi impensable- o un acuerdo de legislatura, para asegurarse el apoyo de los 10 diputados populares.

De cualquier forma, en el Partido Popular garantizan que Álvarez-Cascos saldrá investido presidente del gobierno autonómico.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·