Lunes 11/12/2017. Actualizado 18:51h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las últimas crisis del PP han consolidado a María Dolores de Cospedal como ‘número dos’, por delante de Sáenz de Santamaría y de Ana Mato

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

María Dolores de Cospedal, un nombramiento sorpresa de Mariano Rajoy para la secretaria general, no tuvo precisamente un buen aterrizaje en la calle Génova, donde encontró cualificadas resistencias. Ahora, el protagonismo que ha asumido en las últimas crisis del PP le ha asentado definitivamente como número dos del partido.

Fuentes del Partido Popular, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, confirman que Cospedal, que parecía que iba a “quemarse” políticamente con sus actuaciones, y más aún con sus declaraciones, en conflictos como el de Navarra pero sobre todo los problemas en Valencia y Madrid a propósito del ‘caso Gürtel’, no solamente no ha quedado abrasada, sino que ha asentado su autoridad con claridad por delante de Soraya Sáenz de Santamaría y de Ana Mato.

Por todo ello, según diversas fuentes de la cúpula ‘popular’ consultadas, la ‘número dos’ del partido se encuentra “asentada y feliz” en la secretaría general. Añaden que, en estos últimos meses, Cospedal “ha sacado lo que llevaba dentro”.

Las fuentes consultadas por ECD realizan este análisis de algunos de los elementos que han conducido a esa nueva situación de consolidación del poder interno de Cospedal dentro del PP:  

-- “Ha llevado las cosas donde quería” a propósito del “caso Gürtel”. Y lo ha hecho tanto en Valencia como en Madrid, fundamentalmente con Luis Bárcenas, que contaba con la protección de personas de tanto peso como Javier Arenas y Ana Mato.

-- Al mostrarse resolutiva con el “caso Gürtel”, Cospedal se ha reafirmado frente a su competidora natural, Ana Mato, vicesecretaria de organización, cuyo cargo y el de Cospedal tienden a solaparse.

-- Así, la línea de mando de Ana Mato, que, dada su larga trayectoria en tareas internas, y por el hecho de estar vinculada a las épocas de Javier Arenas y de José María Aznar, cuenta con mucho peso en el partido, queda desplazadas. Lo mismo apuntan incluso algunas personas cercanas políticamente a Mato.

-- Las últimas encuestas internas del PP, de finales de septiembre, sitúan a Cospedal como vencedora de las elecciones en Castilla La Mancha, con una distancia de seis puntos sobre José María Barreda. Esto, que se interpreta como un éxito personal, ha contribuido a darle más confianza.

-- Se señala como dato positivo el hecho de que ha adoptado algunas decisiones difíciles pero sin romper del todo los puentes. Cospedal sigue siendo amiga personal y cercana de Esperanza Aguirre, mantiene contacto habitual con Francisco Camps, y se lleva bien con prácticamente todo el mundo en Génova.

-- Asimismo, Cospedal sintoniza plenamente con el nuevo perfil de líder regional –moderado, centrista, moderno, ejecutivo- del PP: Feijóo en Galicia, Basagoiti en el País Vasco, Sánchez Camacho en Cataluña, Bauzá en Baleares.

-- Con Soraya Sáenz de Santamaría ya no choca, más allá de las disfunciones habituales entre partido y grupo parlamentario. Soraya ha oscurecido un poco su perfil, limitándose en sus declaraciones públicas a los trabajos en el Congreso y no a asuntos del partido. Después del Congreso de Valencia se quiso dar protagonismo al grupo parlamentario y ahora el núcleo se consolida en Génova.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··