Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La dirección del PP no sabe cómo reaccionar con Maroto, su alcalde en Vitoria: ha aceptado los votos de Bildu para frenar un proyecto del anterior ayuntamiento

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Génova guarda un espeso silencio sobre la mala imagen que está dando el partido en Vitoria, y que puede llegar a toda España. La dirección nacional ha recibido con un ‘silencio significativo’ que el PP haya votado junto a Bildu la paralización del proyecto “Bai Center”.

Dentro de la sociedad municipal Ensanche 21, el nuevo alcalde, Javier Maroto, con el apoyo de los proetarras, ha detenido dicho proyecto, que incluía un Palacio de Congresos, Exposiciones y Artes Escénicas, promovido por el anterior, el socialista, Patxi Latcoz. Votaron en contra de la paralización el PSOE y el PNV.

La clausura de un proyecto de 200 millones va a suponer tener que pagar 2 millones de indemnización a la constructora Ferrovial, que ya inició los trabajos. Además, el cambio de uso de la parcela del palacio por una estación de autobuses se puede volver contra el alcalde, aunque abarate costos.

El problema de imagen para el PP es evidente, y lo que haga el alcalde va a tener consecuencias. Vitoria es territorio constitucionalista, los dos últimos alcaldes fueron del PP, Alonso, y del PSOE, Latcoz, y la actuación de Maroto ha sorprendido a los vitorianos: votar con Bildu les resulta ‘kafkiano’.

Ese alineamiento va a ser difícil de explicar, porque el PP denunció a Bildu como “tapadera de ETA” en la campaña de las municipales, y reclama su ilegalización a la mínima prueba. El PP exige a diario al Gobierno y los fiscales y Fuerzas de Seguridad una vigilancia exhaustiva de alcaldes, concejales, y junteros de Bildu, para expulsarlos de las instituciones en cuanto se aparten de la ley.

Bildu ya está incumpliendo la legalidad con la retirada de banderas españolas, de las fotos del rey en los ayuntamientos, colgando pancartas proetarras, fotos de presos, oponiéndose al AVE Vasco y grandes infraestructuras “porque son negocios españoles”, acosando a concejales populares y socialistas, y movilizándose por la salida del Ejército y Guardia Civil del País Vasco. Algunos lo califican del inicio de su “limpieza étnica antiespañolista”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·