Viernes 20/10/2017. Actualizado 20:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Encuesta a un mes de las elecciones

El PSC se derrumba en Cataluña tras pactar con Ada Colau

Pasa de 8 a 5 diputados y queda como última fuerza política, incluso por detrás del PP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parecía un pacto que beneficiaba a todos. Ada Colau, Pedro Sánchez y Miquel Iceta trabajaron en un gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Barcelona que se hizo oficial el pasado mes. Ahora, pasadas solo unas semanas de ese acuerdo, el PSC ha experimentado un gran retroceso electoral de cara al 26-J, situándose por debajo incluso del PP.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta. Pedro Sánchez y Miquel Iceta.

El pasado 13 de mayo, Ada Colau y el líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, sellaron el acuerdo para que los socialistas entraran en el gobierno municipal apenas un año después de las elecciones del 24-M.

El movimiento, adelantado por El Confidencial Digital, contó con el visto bueno de Miquel Iceta y del propio Pedro Sánchez, que buscaban dar un golpe de efecto de cara a las elecciones del 26 de junio. El secretario general quería, con este acuerdo, debilitar a un Pablo Iglesias que se había negado a apoyar al PSOE en Madrid y que, de este modo, no se hacía con el control de En Comú en Barcelona.

La estrategia, a priori, parecía buena. Sin embargo, a los socialistas parece haberles salido mal la jugada. Así lo demuestra una encuesta encargada por uno de los principales partidos catalanes, a la que ha tenido acceso este confidencial, en la que el PSC se sitúa ahora como el partido con menos intención de voto en toda Cataluña de cara a las próximas generales.

Caída libre: de 8 a 5 escaños

El estudio demoscópico, realizado justo después del pacto de gobierno y antes de los disturbios ocurridos en Barcelona durante la semana pasada, revela que los socialistas perderán un mínimo de tres escaños en la región con respecto a las elecciones de diciembre de 2015.

De esta forma, los ocho diputados que el PSC obtuvo el pasado 20-D se reducirán ahora a un máximo de cinco, protagonizando una caída libre que le sitúa por debajo del resto de partidos que presentan candidatura en las generales.

Los socialistas quedarán por debajo incluso del PP, que ha experimentado un ligero incremento en la intención de voto que le permite rozar el sexto escaño o bien mantenerse en los cinco obtenidos el pasado mes de diciembre.

Dudas sobre Meritxell Batet

Las fuentes consultadas por ECD vinculan directamente la caída del PSC con la entrada de los socialistas en el Ayuntamiento de Barcelona. No obstante, ese no ha sido el único factor determinante en la pérdida de apoyos del partido.

Dentro del PSC, muchos señalan a Meritxell Batet como la otra responsable de las malas expectativas electorales por las que atraviesa el partido. Su fichaje como cabeza de lista por Barcelona, sustituyendo a Carme Chacón, ha generado más críticas que aplausos a nivel interno. Pero se acusa a Ferraz de haber situado a alguien que tampoco conecta con el electorado local.

Las voces críticas argumentan que alguien que ha sido número dos por Madrid en las pasadas elecciones, y que hasta ahora ha vivido en la capital, no puede movilizar ni a la militancia ni a los votantes socialistas catalanes. Algo que parecen demostrar ahora los sondeos.

Ada Colau, también perjudicada

Los socialistas son los principales perjudicados del pacto para un gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Barcelona, pero no son los únicos. Ada Colau, que también pensaba salir beneficiada con la entrada del PSC en su ejecutivo, ha visto cómo también pierde apoyos tras esa alianza.

Hace algo más de un mes, las encuestas apuntaban a que En Comú, la marca catalana de Podemos que ella dirige, ganaría en la región de forma holgada las elecciones, obteniendo entre trece y catorce escaños.

Las previsiones ahora son menos optimistas: la candidatura corre el riesgo de estancarse en los 12 diputados obtenidos en diciembre e, incluso, de ser alcanzada por ERC, que no para de subir en intención de voto.

Los republicanos, de hecho, aspiran a superar ampliamente el techo de 9 escaños de las pasadas generales, llegando a los 12 de En Comú Podem o, como mínimo, quedándose en 11. Democracia i Llibertat y Ciudadanos, por su parte, obtendrán resultados muy parecidos a los del pasado 20 de diciembre: 6 y 5 escaños, respectivamente.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·