Martes 22/05/2018. Actualizado 19:18h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La campaña electoral del PSOE sustituye el dóberman por la acusación al PP de ser un peligro para la democracia. Le achaca que tiene “modos autoritarios”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aunque siguen descartando la victoria, sin embargo el PSOE, y su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, van a dar hasta el final la batalla de las elecciones generales. Y recurriendo a los procedimientos que vean convenientes, sin descuidar ninguno. No sacarán el dóberman, pero van a poner en cuestión la calidad democrática del PP.

En esa dirección van ahora los constantes argumentarios que se envían desde el cuartel general de la calle Ferraz a las agrupaciones y a los militantes.

El PSOE está abriendo el discurso de campaña hacia conceptos como “defender la democracia, la calidad de la democracia”, por considerar que ese abanico argumentario puede llegar a más gente, y hacerles ver que es mucho lo que está en juego en el país.

El PP tiene “modos autoritarios”

El razonamiento que se lanza es que el PP tiene “modos autoritarios” y, por tanto, si gobierna, controlará los medios de comunicación públicos y mostrará su escaso interés por la libre participación ciudadana, por las listas electorales abiertas, etc.

Subliminalmente, se trata de hacer llegar a los millones de indecisos (creen que esos millones de indecisos son su salvación o su ruina) el mensaje de que, “ya no sólo está en juego quién gobierna, sino que lo que se juega es la calidad democrática, la trasparencia, la participación política libre, la discusión abierta de los problemas”. Y el PP sería un partido que antepone alcanzar el poder a la calidad democrática.

Los responsables de campaña creen que este mensaje puede calar, y por eso van ampliando el argumentario en esa dirección.

Mantiene, por supuesto, el repertorio de recordar las conquistas sociales, los derechos cívicos adquiridos durante los últimos años, pero consideran que, con cinco millones de parados, esos eslóganes tienen poco recorrido.

Hasta el último minuto

Fuentes próximas al equipo electoral de Rubalcaba aseguran que van a dar la batalla hasta el último minuto y a fondo.

En el ámbito socialista se distinguen tres grupos. El primero es de los resignados con la derrota: los que solamente pretenden salvar los muebles.

El segundo es el formado por determinados cuadros, militantes a muerte, más toda la UGT, que no dan nada por perdido. Una parte de la militancia del PSOE está muy ideologizada. Mantiene una especie de ‘fe’, que no abandona fácilmente, y en la que se maneja con frecuencia una frase reveladora: “Solo un pobre idiota vota a un rico”, versión socialista del comentario de Anguita sobre “los ratones suicidas que votan a los gatos”.

Asustar a los que dudan

El tercer ámbito es la masa de simpatizantes que se ha situado todavía en la abstención, y que no saldrá de ella hasta el último momento, si sale. Precisamente para movilizar a ese amplio grupo se han puesto en circulación mensajes que ‘asusten’, como la supuesta amenaza que supone el PP para la democracia. El objetivo es que les voten, aunque sea a regañadientes.

Se quiere implantar la idea del “voto útil para la democracia, ante el peligro de un PP autoritario, crecido, que pierda los papeles en la euforia y arrase con la calidad del sistema democrático”.

El perfil poco democrático, autoritario del PP, se ilustra hablando de que designa a dedo a los directores de televisiones autonómicas, funciona mediante decretazos y recortazos, como está ocurriendo en las autonomías donde gobierna y se ve en el estilo de Cospedal, Aguirre… En fin, se trata de que “sepan lo que les espera con Rajoy”.

El 15-M

Además, en las estrategias de campaña se cita que los populares han “tratado al 15-M con desprecio infinito”, mientras que el PSOE los ha respetado.

Se trata de no dejar ningún flanco donde rebañar votos, y en concreto, de hacerse con propuestas del 15-M, aunque sin decirlo expresamente.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··