Miércoles 23/05/2018. Actualizado 10:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

A diferencia del convulso encuentro del 1 de octubre

El PSOE decide dejar gobernar sin condiciones a Rajoy en el Comité Federal

La abstención en la investidura obtiene 139 votos a favor frente a los 96 del “no”. Susana Díaz ha sido de las últimas en tomar la palabra y Pedro Sánchez se ha ausentado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PSOE ha decidido este domingo en un “rápido y limpio” Comité Federal abstenerse en segunda votación a la investidura de Mariano Rajoy, con 139 votos a favor y 96 en contra, más dos abstenciones, con lo que se facilitaría la formación de un nuevo gobierno del PP antes de que finalice el mes de octubre y no se repetirían unas terceras elecciones. Pedro Sánchez ha sido el gran ausente en esta cita histórica.

Comité Federal del PSOE. Comité Federal del PSOE.

La propuesta de congreso extraordinario y primarias defendida por el ex secretario general fue derrotada el pasado 1 de octubre por 25 votos. Como dato curioso, Antonio Hernando, el portavoz que deberá defender la próxima semana la abstención del PSOE en la sesión de investidura, se ha ausentado de la votación por cuestiones familiares.

Se ha impuesto finalmente la resolución presentada por Elena Valenciano, cercana a la gestora y miembro del sector crítico con el anterior secretario general, Pedro Sánchez. Llamaba al PSOE a cambiar el “no” a Rajoy por la abstención, apelando a la “responsabilidad” con el fin de “desbloquear la excepcional situación institucional” del país y con el argumento de que es la única opción que le queda a los socialistas para evitar unas terceras elecciones. Pero ha quedado sin concretar la fórmula para la votación en el Congreso: abstención en bloque o técnica de sólo 11 diputados.

Cinco horas de “debate sosegado” 

El vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento Vasco y ex líder del PSE de Álava, Txarli Prieto, había presentado un texto alternativo en defensa de mantener el voto en contra a Rajoy. Prieto ha argumentado que en las dos últimas elecciones generales, a pesar de la pérdida de escaños, el PSOE ha demostrado “estar en condiciones de liderar la oposición” y que la abstención no evita el riesgo de que Rajoy pueda convocar nuevos comicios en poco tiempo: “La abstención retrasaría unos meses la repetición electoral”. Este texto no se ha llegado a votar.

A partir de ahí, han ido defendiendo su posición uno por uno, durante casi cinco horas de “debate sosegado”, los 54 miembros del Comité Federal que han pedido intervenir. Ninguno ha podido superar los cuatro minutos de discurso y ha sorprendido en la sala la decisión de turnos breves de palabra propuestos por el ex ministro José Blanco, quien ha ejercido como presidente del máximo órgano entre congresos del PSOE.

Susana Díaz ha sido de las últimas en tomar la palabra, La presidenta de Andalucía, el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y la de Baleares, Francina Armengol han sido los tres únicos presidentes autonómicos que han intervenido. Ximo Puig (Valencia), Javier Lambán (Aragón) y Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), cuyos gobiernos dependen de Podemos, no han solicitado hablar. Miquel Iceta (Cataluña) e Idoia Mendía (País Vasco) han insistido en el “no” ante la dirección del partido.

El ex secretario de Organización del PSOE, César Luena, también ha defendido la necesidad de que los socialistas mantengan el rechazo al PP y ha avisado de que, si se deja gobernar ahora a Mariano Rajoy, habrá nuevas elecciones en 18 meses.

Votación definitiva a mano alzada

La votación se ha desarrollado finalmente a mano alzada, por llamamiento. La gestora del PSOE planeaba que la votación fuera secreta, a través de una cabina y unas urnas. Sólo así, o una aprobación por asentimiento, evitaba que se conociera el nombre de los dirigentes que votaban a favor de permitir un nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. Y podía ahorrar también la condición vergonzante de la abstención de cara a la militancia.

Pero los partidarios del “no” llegaban dispuestos a plantarse si se imponía una votación secreta. Alegaban que esa fórmula se les negó en la cita que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez y ahora les retaban a dar la cara ante la militancia por abstenerse a un Gobierno de Rajoy y del PP.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··