Lunes 11/12/2017. Actualizado 13:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Crece la contestación interna contra el líder

Pablo Iglesias se queda solo en Podemos por la crisis de Cataluña

Carolina Bescansa da un paso más y amaga ahora con marcharse. Se rompe Izquierda Anticapitalista, el único apoyo del secretario general

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pablo Iglesias ha tocado fondo en Podemos con la crisis de Cataluña. El secretario general, que desde Vistalegre II se ha apoyado en Izquierda Anticapitalista para reforzar su poder, ha visto cómo la rama más radical del partido se ha roto por el debate sobre el independentismo mientras Bescansa amenaza con marcharse y Colau se “come” a Podem.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias El líder de Podemos, Pablo Iglesias

 “Pablo está en la soledad más absoluta y se ha visto superado por los acontecimientos en Cataluña”. Con esta frase define un dirigente de Podemos la situación en la que se encuentra Iglesias después de protagonizar una estrategia errática respecto al desafío independentista y la decisión del Gobierno de aplicar el 155.

El secretario general, explica esta fuente a El Confidencial Digital, solo cuenta, a día de hoy, con el apoyo de su círculo de confianza dentro del Grupo Parlamentario en el Congreso, con Irene Montero a la cabeza. No obstante, “las voces críticas no paran de aumentar”, ya que “da la sensación de que el partido está, a día de hoy, a la deriva”.

Bescansa amaga con marcharse

El claro ejemplo de esta constestación interna es Carolina Bescansa. La socióloga ya protagonizó la semana pasada una dura crítica hacia Pablo Iglesias, asegurando que el secretario general, en su estrategia con Cataluña, se estaba olvidando de “ofrecer un proyecto político para toda España”.

Esas críticas fueron relacionadas con el hecho de que Bescansa hubiera sido apartada por Iglesias de la Comisión Constitucional del Congreso para situar en su lugar a Irene Montero. No obstante, el enfado de una de las fundadoras de Podemos “viene de antes” y esas palabras son “una advertencia de que puede irse”.

En ese sentido, cargos de relevancia de Podemos aseguran que antes de Vistalegre II, cuando Bescansa abandonó el equipo de Iglesias y formó con Nacho Álvarez una tercera vía, “ya dejó caer que podía marcharse”. Ahora, añaden, “esas críticas son un aviso más de que su tiempo en Podemos puede estar llegando a su fin”.

A ese respecto, las mismas fuentes añaden que Bescansa “está viendo cómo caemos sin freno en las encuestas y corremos el riesgo de quedarnos en 30 escaños”. Una deriva, añaden, “a la que Iglesias no pone freno”. En ese sentido, concluyen, “Carolina da por hecho que el sorpasso nos lo va a dar Ciudadanos a nosotros y, como no está siendo escuchada, no descarta marcharse”.

Izquierda Anticapitalista, rota

De confirmarse la dimisión de Bescansa, solo quedarían dos “supervivientes” de los fundadores de Podemos en puestos de relevancia: el propio Pablo Iglesias y un Íñigo Errejón que, pese a perder la portavocía en el Congreso, tiene apalabrada con el secretario general su candidatura a la Comunidad de Madrid.

El resto -Juan Carlos Monedero, Luis Alegre y la propia Bescansa- habrían abandonado un proyecto, el de Iglesias, que desde Vistalegre II se ha apoyado en Izquierda Anticapitalista para blindar su poder a nivel interno.

No obstante, señalan en Podemos, el ala más radical del partido también está “rota” en estos momentos, después del comunicado impulsado por Miguel Urbán reconociendo la “nueva república catalana”. Pablo Echenique, uno de lso referentes de los anticapitalistas, calló, pero no así Teresa Rodríguez y Kichi, que se han desmarcado de sus compañeros.

Esa decisión de los dos dirigentes andaluces, explican las fuentes consultadas, “es más estratégica que otra cosa”, ya que son conscientes que eso no iba a ser tolerable por el electorado en Andalucía ni por los errejonistas de la región, con Sergio Pascual a la cabeza.

Después del rechazo de Rodríguez y Kichi, Pablo Iglesias aseguró públicamente que el comunicado reconociendo la “república catalana” dejaba a Izquierda Anticapitalista “políticamente fuera de Podemos”. Unas declaraciones que pueden costarle al secretario general la pérdida de más apoyos a nivel orgánico.

Colau se “come” a Podem

La debilidad de Iglesias en la gestión de la crisis catalana es tal que el propio secretario general ha delegado en Ada Colau la conformación de la candidatura a las elecciones del 21-D. Todo ello, eso sí, después de intervenir a la dirección de Podem en Cataluña.

Las fuentes consultadas por ECD interpretan este movimiento del secretario general como un intento de que Colau sea quien cargue con el desgaste de dar el Govern a uno de los dos bloques -el independentista o el constituciona-.

Una cesión que, no obstante, también tiene su coste, ya que la alcaldesa de Barcelona “se está comiendo a Podem” sin que Iglesias haga nada para evitarlo.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··