Miércoles 22/11/2017. Actualizado 11:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La estrategia se gestó tras la reunión con Rajoy en La Moncloa

Las maniobras de Pedro Sánchez para lograr el “no” de Ada Colau a ceder locales para el referéndum

Contactos con ayuntamientos socialistas para aislar a la alcaldesa y amenazas de ruptura del pacto de gobierno en Barcelona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ada Colau ha declarado que hará “todo lo posible” para que pueda celebrarse un referéndum sobre el futuro de Cataluña. No obstante, la alcaldesa decidió, días antes de ese discurso, no ceder los locales del Ayuntamiento para la consulta ilegal del 1 de octubre. Una postura en la que ha sido clave el PSC y Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez con las banderas de España y Cataluña. Pedro Sánchez con las banderas de España y Cataluña.

“Reiteramos nuestro compromiso como Ayuntamiento para que en Barcelona se pueda ejercer el derecho a participación siempre que no ponga en riesgo la institución y sus funcionarios”. Con estas palabras justificó el primer teniente de alcalde de Barcelona y número dos de Colau, Gerardo Pisarello, la decisión de la alcaldesa de no ceder los locales del consistorio.

Dicha declaración se produjo después de conocerse que Barcelona y otros seis municipios catalanes de más de 100.000 habitantes se habían negado a habilitar cualquier sede municipal para la consulta, tal y como había requerido el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Una postura conjunta de importantes gobiernos municipales en la que los socialistas han sido claves.

Gestiones de Pedro Sánchez para convencer a Colau

Así lo aseguran a El Confidencial Digital altos cargos políticos de Cataluña, que recuerdan que ayuntamientos gobernados por el PSC, como Hospitalet de Llobregat y Santa Coloma de Gramanet, entre otros, impulsaron la respuesta negativa a la Generalitat sobre la organización del referéndum.

Esos “no”, sin embargo, habrían tenido menor repercusión de no haberse sumado a esa postura el gobierno de Ada Colau en Barcelona. La alcaldesa, no obstante, y pese a insistir en sus declaraciones públicas que ella apuesta por una consulta a los catalanes, tiene la “decisión firme” de no ceder locales de su Ayuntamiento para el referéndum ilegal.

Las fuentes consultadas por este diario explican que Pedro Sánchez se ha movilizado, personalmente, para lograr que Colau tuviera la misma postura que los alcaldes socialistas catalanes.

El líder del PSOE, que ayer estuvo en Barcelona, primero pidió a los alcaldes socialistas de municipios próximos a la Ciudad Condal que anunciaran públicamente su “no” a la cesión de locales para presionar a la alcaldesa y, después, contactó con los representantes del PSC en el Ayuntamiento barcelonés para conseguir un acuerdo con la líder de En Comú.

En Ferraz y en la calle Nicaragua -sede del PSC en Barcelona- son conscientes de que Colau no quiere ser inhabilitada y que su aspiración es convertirse, a medio plazo, en presidenta de la Generalitat. Y, teniendo en cuenta esa premisa, y aprovechando la presencia de los socialistas en el gobierno municipal, han logrado blindar el “no” de la alcaldesa a la organización del referéndum.

El mensaje recibido por la primera edil ha sido clave: “Estaba en juego la estabilidad del gobierno municipal y el futuro político de aquellos que decidieran ceder los locales, y eso ha pesado en la decisión de Colau”, explican desde el PSC.

Moncloa ha estado al tanto

Fuentes gubernamentales consultadas por ECD explican que Mariano Rajoy transmitió a Pedro Sánchez, en la reunión que ambos mantuvieron en La Moncloa, que el rechazo de Colau a la organización del referéndum sería un “golpe casi definitivo” a los planes de Puigdemont . Una reflexión que tuvo respuesta inmediata del socialista: “Dijo que él podía hacer algo al respecto”.

Así las cosas, el presidente del Gobierno ha tenido en el líder de la oposición a un aliado en su estrategia contra el referéndum ilegal y, de hecho, ha estado informado de los avances del PSC para convencer a la alcaldesa de Barcelona.

PP y PSOE, no obstante, no se ponen de acuerdo sobre qué hacer a partir del 1 de octubre. Sánchez mantiene su apuesta por una reforma constitucional para dar un nuevo estatus a Cataluña, mientras que Rajoy prefiere forzar nuevas elecciones autonómicas para intentar acabar con la mayoría independentista en el Parlament.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·