Jueves 18/01/2018. Actualizado 13:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Explica que debe ser “consecuente” con lo que ha defendido hasta ahora

Pedro Sánchez votará “no a Rajoy” diga lo que diga el partido

La gestora del PSOE lo sabe. Apuesta por una “abstención técnica” de sólo once diputados para camuflar el voto de los rebeldes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La opinión mayoritaria de los miembros de la gestora y del grupo parlamentario del PSOE es facilitar la formación de gobierno a través de la abstención en un nuevo debate de investidura. No obstante, las intenciones de Pedro Sánchez de mantenerse en el “no” y la amenaza de romper la disciplina del voto del PSC, han provocado un cambio de planes.

Pedro Sánchez, en el hemiciclo. Pedro Sánchez, en el hemiciclo.

La gestora del PSOE lleva, desde el pasado lunes, testando las opiniones de los 85 diputados del partido en el Congreso de cara a un nuevo debate de investidura. En la nueva dirección socialista nadie quiere terceras elecciones y la única vía para evitarlas es la abstención, pero el reto era convencer a todo el grupo parlamentario. Ese objetivo, sin embargo, parece lejos de alcanzarse.

Según ha sabido El Confidencial Digital, Pedro Sánchez ha reconocido a sus íntimos que su intención es mantenerse en el “no” diga lo que diga la gestora. De esa forma, explican los afines al ex secretario general, quiere ser “consecuente” con la postura que defendió tras las elecciones del  20-D y 26-J.

Una postura, por otra parte, que miembros de su ejecutiva también podrían seguir. En ese sentido, dentro del Grupo Socialista no se descarta que diputados leales a Sánchez, como César Luena o María González de la Cruz, entre otros, mantengan también el “no a Rajoy” a pesar de que el Comité Federal ordene la abstención.

Además del madrileño, y sus afines, los diputados del PSC también amenazan con romper la disciplina de voto si en el próximo Comité Federal se impone la abstención. De hecho, Nuria Parlón, número dos de los socialistas catalanes y aspirante a nueva primera secretaria del partido, apostó por “pactar la discrepancia con el PSOE”, una petición que la gestora “debería aceptar”.

Solución: una abstención técnica...

La previsión de un nuevo enfrentamiento, tanto en el Comité Federal en el que se debatirá el sentido del voto del PSOE como en el Grupo Parlamentario, ha provocado que la gestora del partido, con Javier Fernández a la cabeza, haya planteado una solución alternativa a la abstención en bloque.

Altos cargos del partido explican a ECD que el actual órgano de gobierno de los socialistas se inclina ahora por defender, de cara a los miembros del Comité Federal y también ante los 85 diputados, una “abstención técnica” de tan solo once parlamentarios, mientras que el resto de representantes del PSOE en la Cámara Baja votan no.

Las fuentes consultadas aún no tienen clara la fórmula para elegir a los abstencionistas, aunque descartan el sorteo: “Deben ser personas de las que no quepa ninguna duda de que van a cumplir con el mandato”. Lo que queda claro, es que se “repartirán responsabilidades” para que los diputados no sean solo de una federación.

Una vez elegidos los once diputados, desde el partido aseguran que, con la abstención “técnica” o “mínima”,  los socialistas transmiten dos ideas fundamentales: que el partido es responsable y evita nuevas elecciones pero, a la vez, sigue estando en contra de las políticas del PP.

… para que Sánchez “vote como el resto”

Además, explican dirigentes próximos a la gestora, con esta solución se garantiza que Pedro Sánchez “vote como el resto”. Se evita el desplante, se ‘camufla’ su discrepancia y se logra también que el ex secretario general no quede “como un mártir”.

Desde el grupo parlamentario aseguran que “la gran mayoría” está en la abstención, y que solo Sánchez, los miembros de su antigua ejecutiva y otros pocos diputados más apostarían por saltarse la disciplina de voto y mantener el “no”. Pese a ello, “es mejor llegar a un acuerdo para que no se produzca otra guerra interna y un mayor desgaste”.

“No habrá libertad de voto”

Otra fórmula para evitar un nuevo conflicto sería dar a todos los diputados libertad de voto, teniendo en cuenta que con tan solo once abstenciones sería suficiente para que Mariano Rajoy fuese investido. No obstante, esa posibilidad no está encima de la mesa.

Javier Fernández ya la descartó el pasado lunes, y ayer fue el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, el que cerró las puertas a esa posibilidad. Éste último, además, aseguró que “ni Pedro Sánchez ni nadie va a romper la disciplina de voto”.

Unas palabras que, según las fuentes consultadas, esconden la nueva estrategia de la gestora: “Ninguno de los favorables al ‘no’, incluido Sánchez, van a romper el mandato del Comité Federal porque éste promoverá que todos voten en contra… menos esas once abstenciones”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··