Lunes 11/12/2017. Actualizado 18:51h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Único cara a cara antes de las elecciones

Pedro Sánchez no consiguió desestabilizar a Rajoy

El líder del PSOE se centró en la corrupción para atacar al presidente, pero no logró su objetivo. También falló al definir el aborto como un “derecho a decidir”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez se jugó todo a la carta de la corrupción en el PP. Esa estrategia, que le fue bien en el último debate sobre el estado de la nación, se la conocía Mariano Rajoy que, al contrario de lo que pasó en el Congreso en febrero, no perdió los nervios. Pese a ello, hubo intercambio de duras acusaciones: al “usted no es decente” del líder del PSOE, el presidente respondió: “usted es ruin, mezquino y deleznable”.

Sánchez y Rajoy, justo antes de empezar el cara a cara. Sánchez y Rajoy, justo antes de empezar el cara a cara.

La Academia de la Televisión, junto a PP y PSOE, había dividido el debate en distintos bloques temáticos. No obstante, la corrupción estuvo presente en los principales temas que se trataron durante el cara a cara: la economía, los derechos sociales y la reforma constitucional.

Del “salvar al soldado Rato”…

En el primer bloque temático, sobre Economía y Empleo, Rajoy destacó  la creación de un millón de trabajos en los dos últimos años y se comprometió generar dos millones de empleos en la próxima legislatura para alcanzar la cifra de veinte millones de empleados.

En su primera respuesta, Sánchez ya habló de corrupción: aseguró que “hace cuatro años prometió lo mismo y engañó a los españoles, también con lo de Bárcenas y su ‘Luis sé fuerte’. Sin embargo, ha abaratado el despido con la reforma laboral y amnistiando a los corruptos. Se pagan 40.000 euros menos en las empresas en salarios que hace cuatro años”.

Rajoy replicó entonces recordando la mala situación de España respecto a lo que ahora ocurre: “Nadie habla del rescate o de crecimiento negativo. Ahora creamos 1.500 empleos creados al día y vamos a seguir creciendo. Solo podremos conseguirlo si no vamos atrás”.

Esa referencia del presidente del Gobierno al rescate dio argumentos a Sánchez para iniciar un nuevo ataque contra su oponente, al que acusó de negar el rescate financiero para “salvar al soldado Rodrigo Rato”.

El jefe el Ejecutivo, que tuvo que oír el nombre el ex vicepresidente económico de Aznar en dos ocasiones más, contraatacó asegurando que se pidió ese rescate para salvar CatalunyaCaixa, gestionada por el socialista Narcís Serra, y a las entidades gallegas. Además, recordó a Sánchez que no se opuso a la conversión de Caja Madrid en banco.

... al “usted no es decente”

El cruce de reproches continuó al abordar los bloque temáticos relacionados con los Derechos Sociales y la Educación, pero el debate subió de tono tras el descanso, en el tercer bloque, sobre reforma de la Constitución.

Posiblemente por consejo de sus asesores, a los que pudo consultar en ese intermedio, y quizá porque podían creer que estaba perdiendo el enfrentamiento, Sánchez inició su exposición sobre la propuesta de reforma de la Constitución volviendo a hablar de la corrupción, asegurando que incluiría en la Carta Magna medidas para luchar contra esta lacra.

A continuación, el líder del PSOE dijo a Mariano Rajoy que tenía que haber dimitido tras los mensajes a Bárcenas, y le recordó la destrucción del ordenador del ex tesorero, las explicaciones de Cospedal sobre su despido en diferido. Le relacionó con la trama Gürtel al asegurar que “sus vacaciones se las pagaba el señor Correa”. Todo ello para acabar sentenciando: “Usted no es decente”.

Mariano Rajoy, visiblemente enfadado, contestó a Sánchez que  “podía haber presentado una moción de censura”. A continuación, defendió su honorabilidad: “Jamás me han llamado a un juzgado. No estoy en política para ganar dinero”.

Por último, se enfrentó personalmente con Sánchez: “Usted es joven, va a perder las elecciones y de eso se puede recuperar. Pero no de decir lo que me ha dicho hoy. Y no le voy a hablar de las tarjetas de Caja Madrid ni de los ERE de Andalucía. Si tuviera cuajo y personalidad habría presentado una moción de censura. Es usted ruin, mezquino y deleznable”.

Sánchez patinó con el aborto y la violencia de género

Pedro Sánchez centró en la corrupción los mayores ataques a Mariano Rajoy, pero también intentó dañar al presidente del Gobierno acusándole de recortar derechos y prestaciones sociales. No obstante, no estuvo demasiado afortunado en sus argumentos:

--Al hablar de subida de impuestos, prometió bajar el IVA cultural del 21 al 10 por ciento. Rajoy le recordó a Sánchez que hacía justo una semana, en el debate a cuatro, aseguró tajantemente que no se podían bajar ese tipo de impuestos.

--Sobre el aborto, el líder del PSOE aseguró que Rajoy había “recortado el derecho a decidir de las mujeres cuándo ser madres”. El presidente le pidió insistentemente, en varias ocasiones, que explicara cuándo había recortado ese derecho, a lo que Sánchez no contesto en ninguna de las ocasiones. Se evadió con “usted ya lo sabe, señor Rajoy”..

--Criticó la pasividad del Gobierno con la violencia de género y prometió nuevas medidas para reforzar la ley en vigor. Rajoy le replicó con un balance demoledor, en el que quedaban reflejados los 16 indultos del Gobierno del PSOE a acusados por violencia de género por los 0 aprobados por el PP.

En desacuerdo también sobre Cataluña

La polémica por las acusaciones de corrupción dejó muy poco tiempo para abordar asuntos de especial interés, como la situación en Cataluña.

Pedro Sánchez volvió a defender una reforma constitucional para acabar con el desafío soberanista, pero  Rajoy replicó: “¿Va a dar más competencias o menos a las comunidades autónomas?, ¿Estado simétrico o asimétrico? Su reforma es un eslogan, como llevar el Senado a Barcelona”. Esto último lo consideró una frivolidad.

Tampoco estuvieron de acuerdo sobre las relaciones entre España y Europa. Sánchez acusó a Rajoy de insolidario por pedir la salida de Grecia del euro y por poner reticencias para acoger refugiados procedentes de Siria e Irak. El presidente del Gobierno negó ambas afirmaciones.

Sobre el terrorismo, Rajoy recordó que cualquier intervención militar en Siria se tendrá que votar en el Parlamento. Sánchez, muchos minutos después, recuperó el tema para defender el pacto anti-yihadista firmado entre ambos.

Otros detalles del debate

Además de una serie de duros intercambios de golpes, en los que Sánchez no consiguió desestabilizar a Rajoy, el debate dejó otros detalles. Los más significativos fueron los siguientes:

--Manuel Campo-Vidal dio opciones a los nuevos partidos. El moderador defendió la celebración de un cara a cara entre los dos principales partidos, aunque reconoció la importancia de otro tipo de debates y no descartó a las nuevas formaciones de cara al 20-D: “Pueden ganar cualquiera de los dos… o un tercero”.

--Pedro Sánchez imitó la estrategia de Rivera de hace una semana, al sacar dos portadas de El País y Financial Times para hablar del rescate financiero.

--Rajoy llevaba papeles de cuaderno arrancados. Se organizó sus anotaciones en tres montones. Pedro Sánchez en dos. Llevaba también cuadros con estadísticas.

--Periodistas de otros medios enviaron a la Academia preguntas para abrir diferentes bloques temáticos. Participaron el director de El Mundo, David Jiménez; la subdirectora de La Razón, Pilar Gómez Acebo; el director de La Vanguardia, Marius Carol; el director de ABC Bieito Rubido; y la subdirectora de El País, Anabel Díez.




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··