Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Negociaciones tensas

Pablo Iglesias sale de su escondite para apaciguar la crisis de Podemos en Galicia

Consigue un acuerdo in extremis para “estar con En Marea sea cual sea la fórmula” en las próximas autonómicas. Bescansa y Echenique se desplazaron de urgencia a Santiago

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Podemos y En Marea tan sólo tienen ahora dos opciones para presentarse a las elecciones autonómicas gallegas del 25 de septiembre: presentarse en solitario o como un único partido.


Pablo Iglesias y Xosé Manuel Beiras. Pablo Iglesias y Xosé Manuel Beiras.

Este es el resultado de que este viernes ambos partidos diesen por rotas las negociaciones para alcanzar un acuerdo sobre cómo plasmar en un papel la intención de ambos de concurrir juntos.

En Marea apostaba por la integración y Podemos por la coalición, una diferencia que no es sólo semántica, sino que esconde una discrepancia de fondo en la que ninguna de las partes se mostraba dispuesta a ceder. Ahora la coalición ya no es posible, pero sí que ambos se presenten bajo el paraguas de un mismo partido.

La alianza con las condiciones exigidas por Podemos ya no es factible porque a las 23.59 horas del viernes se cerraba el plazo para registrar coaliciones en la Junta Electoral, pero sí es posible una última oportunidad para que compartan papeleta el 25-S.

Se trata de que la formación morada pase a formar parte de la lista de socios integrados en el partido instrumental En Marea, en la que hasta ahora ya están las mareas municipalistas, Anova e Izquierda Unida, así como 6.000 personas inscritas que han firmado un manifiesto conjunto impulsado por los alcaldes de Santiago de Compostela, A Coruña y Ferrol.

Dos pesos pesados del partido, Carolina Bescansa y Pablo Echenique, viajaron de urgencia a Santiago para intentar reconducir una crisis que no sólo afecta a sus aspiraciones en Galicia, sino que deslegitima al Pablo Iglesias, que sigue reflexionando sobre su derrota en las elecciones del 26-J.

La presencia en Galicia de la número 3 de la formación y de su secretario de Organización no consiguió, en un principio, desatascar la situación.

Pese a tener casi cerrada una fórmula para encajar las primarias de ambos espacios, la fórmula jurídica venía siendo una “diferencia insalvable”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·