Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se definen ahora como una agrupación vecinal

La marca Podemos empieza a restar: candidatos locales reniegan del nombre

Algunos municipios están tomando distancias con la formación de Pablo Iglesias: “Aquí no está Monedero; somos un grupo de gente del pueblo”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Podemos ya no suma. En apenas unos meses, la fuerza de moda en la política de este país ha perdido su embrujo. Candidatos de municipios de diferentes lugares de España se definen ahora como un grupo de vecinos que quiere trabajar por su pueblo, renegando de la marca morada. “En nuestras listas sólo está la gente maja de Podemos, no los otros”.


Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón. Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón.

La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) conocida este jueves otorga a Podemos uno de sus peores resultados: 16% de intención de voto, frente al 25% de PP y PSOE). Pero lo que está sucediendo en candidaturas municipales que se presentan a los comicios del 24 de mayo es más preocupante: reniegan ahora de la formación.

La dirección del partido de Pablo Iglesias decidió hace meses presentarse con su marca sólo en las elecciones autonómicas. Para los municipios y corporaciones locales, los simpatizantes de Podemos votaron en referéndum integrarse en listas con otros partidos y agrupaciones vecinales y utilizar la marca Ganemos u otra similar.  

Eso fue hace semanas, cuando no habían trascendido los enfrentamientos en la dirección nacional del partido, ni los casos de corrupción de su número tres, Juan Carlos Monedero, ni su decisión de moderar sus propuestas más sociales para conquistar el voto de centro.

Con todo, la principal queja de las candidaturas locales son los casos de corrupción. El cobro por parte de Monedero de 425.000 euros de varios gobiernos latinoamericanos a través de una sociedad instrumental para ahorrarse impuestos ha supuesto un duro golpe para los candidatos locales.

Tanto, que cuando se les asocia con Podemos, ahora cambian el gesto de la cara y marcan distancias con la formación morada. “Nosotros no somos de Podemos. Nos llamamos Contigo por Las Rozas. Aquí hay gente de Equo, de asociaciones de vecinos de la ciudad y también de Podemos”, aseguraba esta semana un representante de la candidatura vecinal de esta ciudad madrileña.

Cuando se les pregunta por el caso Monedero y si les va a restar votos, en la candidatura son aún más claros. “Aquí no está Juan Carlos Monedero. Somos un grupo de vecinos que queremos trabajar por la ciudad. En Contigo por Las Rozas sólo está la gente maja de Podemos. Los otros no”, aseguran con cierta sorna.

Derrumbe

Argumentos similares han utilizado en las candidaturas de otros municipios, como Navalcarnero en Madrid o en Toledo, para desmarcarse de Podemos. “En nuestra lista no está Monedero ni casi nadie de Podemos. Somos agrupaciones vecinales”, explica un miembro de la candidatura de la capital manchega.

La propia candidata al Ayuntamiento de Madrid elegida por la formación, la magistrada Manuela Carmena, ha asegurado en público que no es de Podemos, y ha sido crítica con la postura oficial del partido respecto a Venezuela.

El caso Monedero ha sido definitivo. Como publicó este confidencial, después de las elecciones autonómicas en Andalucía, donde el partido obtuvo 15 diputados pero quedó lejos de sus expectativas, las bases del partido señalaron al profesor de la Complutense como una de las razones del batacazo.

En cualquier caso, el derrumbe de Podemos ha sido paulatino desde hace unas semanas. Desde que las encuestas lo auparon al primer puesto en intención de voto a finales de 2014, hasta la encuesta del CIS de este jueves que le deja a nueve puntos de PP y PSOE, varias señales han dejado entrever esa caída.

Una de ellas es la falta de interés de los militantes a la hora de votar las decisiones estratégicas de la formación. Como también publicó este confidencial, las bases de Podemos han ido poco a poco dejando de participar en las consultas que el partido ha convocado en internet.

Iglesias no lo controla

No sólo se marcan distancias con la marca. Hay municipios donde se están realizando movimientos al margen de la dirección. Es el caso de Madrid, donde un grupo de candidatos, liderados por Jorge García Castaño, acaba de entablar conversaciones con candidatos de IU para pactos poselectorales al margen de la dirección nacional.

García Castaño dimitió como concejal de IU de Madrid en enero y pasó a las listas de Ahora Madrid, candidatura que encabeza Manuela Carmena.

Esta es precisamente una de las razones por las que el líder del partido, Pablo Iglesias, está en horas bajas. Es consciente de que las agrupaciones locales van por libre y no puede controlarlas a su gusto. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··