Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ha hablado en castellano, catalán y francés

Puigdemont anima desde Bruselas a los catalanes a resistir ante la aplicación del 155

Asegura que no ha pedido asilo político, ya que como ciudadanos europeos él y sus consejeros tienen libertad de circulación. Avala presentarse a las elecciones del 21 de diciembre pero pide a la comunidad internacional que respete una victoria de los independentistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tres días después de emitir un mensaje grabado en Gerona, Carles Puigdemont ha reaparecido en Bruselas. El presidente de la Generalitat cesado por Mariano Rajoy ha comparecido en la capital de Bélgica, acompañado de seis consejeros de su gobierno, para anunciar que permanecerá allí mientras no haya garantías de que pueden actuar de forma libre y tener un proceso judicial justo.

Carles Puigdemont en rueda de prensa en Bruselas. Carles Puigdemont en rueda de prensa en Bruselas.

La rueda de prensa de Puigdemont había despertado una enorme expectación después de que por sorpresa se anunciara este lunes que el presidente de la Generalitat y algunos miembros de su gobierno se encontraban en Bruselas.

Ante varios centenares de periodistas, Carles Puigdemont ha justificado su “fuga” de Cataluña por varios motivos. Ha precisado que no ha solicitado asilo político al gobierno belga, al que no ha querido implicar de ninguna manera. Su explicación es que como ciudadanos europeos él y sus consejeros tienen libertad de circulación por toda la Unión Europea, y por eso tienen todo el derecho de trasladarse a Bruselas.

Además, el objetivo del traslado de la mitad del gobierno -la otra permanecerá en Cataluña al mando de Oriol Junqueras- es “comunicar al mundo lo que ocurre en Cataluña”, es decir que pretenden así llamar la atención de la comunidad internacional sobre la cuestión independentista.

Estrategia de no confrontación”

Puigdemont ha explicado por qué, frente a lo que le pedían los sectores más radicales del independentismo, la Generalitat no había liderado una respuesta de resistencia y desobediencia para evitar que el Estado tome el control de los departamentos de su Govern.

“Podría haber hecho impulsado que los funcionarios empezaran una disputa por la hegemonía”, ha señalado el presidente catalán cesado, pero finalmente decidió “no poner en peligro, en una situación de riesgo” a los trabajadores públicos.

Sin embargo, al mismo tiempo ha declarado que apoyarán desde Bruselas todas las iniciativas encaminadas a evitar que la aplicación del artículo 155 acabe, según él, con las instituciones catalanas. A los ciudadanos de Cataluña les ha pedido que “hagan frente” a esa intervención del Estado, ya que “la gente que salvó el 1-O”, es decir, quienes se opusieron a las Fuerzas de Seguridad cuando fueron a impedir el referéndum del 1 de octubre, también “salvará las instituciones”.

Los “informes de inteligencia” sobre la reacción del Estado

En su rueda de prensa, Puigdemont ha hablado en catalán, castellano y francés, y también ha atendido preguntas en inglés. Ha aparecido rodeado de siete de sus consejeros, pertenecientes tanto al PDeCAT como a ERC: Meritxell Serret (Agricultura), Dolors Bassa (Trabajo), Toni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Joaquim Forn (Interior), Meritxell Borràs (Gobernación) y Lluís Puig (Cultura).

Otro de los hilos argumentales de Puigdemont, centrado sobre todo en justificar su salida de España a Bélgica, era que según “informes confidenciales de inteligencia” (no ha precisado de dónde provienen esos informes), el Govern tenía constancia de que si él y sus consejeros se hubieran quedado en Cataluña a resistir, el Estado habría puesto en marcha “una reacción muy violenta”.

Por último, el presidente cesado ha recogido el guante lanzado por el Gobierno de Rajoy tras convocar elecciones autonómicas para el 21 de diciembre. Puigdemont las ha admitido, pero sin decirlo claramente las ha asumido como un plebiscito ya definitivo sobre la secesión. Así que ha exigido tanto al Estado como a la comunidad internacional que dé garantías de que respetará el resultado, es decir, que si ganan los independentistas, ya sí den vía libre a la constitución de la república independiente de Cataluña.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··