Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los cooperantes catalanes no eran el objetivo. Al Qaeda en el Magreb Islámico intentó secuestrar a un secretario de Estado del Gobierno Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los cooperantes Albert Vilalta y Roque Pascual fueron liberados este domingo tras nueve meses de cautiverio. Una historia con final feliz y un éxito de la diplomacia española y de los servicios de inteligencia, que comienzan a desvelar ahora detalles menos conocidos de esta odisea. Uno de ellos es que los terroristas buscaban un secuestro de una personalidad de mayor relieve.

El día del secuestro de los tres miembros de la ONG catalana Barcelona Acció Solidària hubo un alto dignatario español que pasó por la misma ruta donde se produjo el violento asalto: la carretera entre Nuadhibú (norte) y Nuakchot, la capital del país. Se trataba de un convoy en el que se encontraba el actual secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu.

Según ha sabido El Confidencial Digital, los datos en poder de los servicios de inteligencia españoles confirman que el objetivo real de la célula de Al Qaeda en el Magreb Islámico era esa otra comitiva. La misión de los asaltantes se vio frustrada porque la embajada de España en Mauritania había destinado a ese convoy bastantes efectivos con la intención de asegurar la integridad del secretario de Estado español, entre otras cosas porque en ese viaje estaba implicado el propio embajador, Alonso Dezcállar.

La caravana de los cooperantes que se dirigían a Dakar con 20 toneladas de material humanitario para varios países africanos, sin embargo, no pudo disponer del mismo nivel de protección. En ella viajaban 40 personas, distribuidas en 14 vehículos. Nada pudieron hacer contra los asaltantes armados y cubiertos por turbantes que actuaron únicamente contra el último todoterreno de la expedición. Fuentes diplomáticas han señalado a este diario la "muy distinta atención" otorgada a uno y a otro convoy.

Uno de los primeros datos de esta operación que llamaron la atención a los investigadores es que los terroristas no tocaron nada del vehículo de los cooperantes. Ni un ordenador portátil, ni la documentación que portaban, ni el dinero que había. Nada. Todo ello confirmó las sospechas de que los terroristas habían recibido orden expresa de consumar un secuestro.

Otro dato relevante es que, cómo ya se anunció en su día, en la búsqueda de pistas sobre el paradero de los secuestrados se utilizaron unas fotografías de los márgenes de la carretera que, poco minutos antes de producirse el secuestro, había tomado una de las cooperantes que viajaban en la expedición.

En esas fotos, confiscadas por la policía de Mauritania, aparecían varios coches que podían pertenecer a los autores del secuestro. Los datos en poder de los servicios de inteligencia españoles señalan que esos vehículos habrían contemplado previamente el paso de la caravana del secretario de Estado español. El dispositivo de seguridad desplegado les habría disuadido de su intención.

La delegación encabezada por Puxeu tuvo un agenda apretada aquellos días. El número dos de Medio Ambiente se reunió con tres ministros del Gobierno mauritano: el de Asuntos Exteriores y Cooperación, el de Medio Ambiente y de Infraestructuras Hidráulicas y el de Desarrollo Rural. Asimismo pudo visitar el Parque Nacional del Banco de Arguin, objetivo de la ayuda española para la cooperación, a través del organismo de Parques Nacionales. Cabe recordar que España y Mauritania mantienen excelentes relaciones diplomáticas, por el uso español de caladeros mauritanos en labores de pesca, y por la consideración de Mauritania como país prioritario para la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Josep Puxeu se vio en vuelto en la vorágine del secuestro. Horas después del asalto, se reunió con los cooperantes españoles y les expresó su apoyo y solidaridad, y la determinación del Gobierno de realizar las gestiones necesarias para conseguir una pronta liberación de sus compañeros.

Ya entonces, Puxeu quiso hacer unas declaraciones públicas, para tranquilizar a sus amigos y familiares. Habló de “mera coincidencia” y descartó haber sido el objetivo de Al Qaeda. Sin embargo, los servicios de información españoles manejan otros datos.

Por último, recordar que Josep Puxeu mantiene una estrecha relación de amistad con la actual secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez, que ha tenido un gran protagonismo en esta liberación. Los cooperantes llegaron este lunes a España a bordo de un Falcon de la Fuerza Aérea española en el que viajaba precisamente la secretaria de Estado Soraya Rodríguez, junto a las esposas de los liberados y un equipo integrado por agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), un médico y un psicólogo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·