Miércoles 21/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rajoy tiene listo un avión Falcon 900B para caso de emergencia nacional en agosto: lo transportará desde Vigo a Moncloa en una hora si se declara una alerta económica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Moncloa ha diseñado un dispositivo especial para afrontar la posibilidad de que salte una emergencia nacional durante la estancia de Mariano Rajoy en Sanxenxo este mes de agosto. Un Falcon 900B desplazaría al presidente del Gobierno desde Vigo hasta su despacho del Palacio de la Moncloa en una hora, si se produjera una alarma en la situación económica del país.

Según ha confirmado El Confidencial Digital en fuentes de la presidencia del Gobierno, un reactor Falcon 900B está listo en la base aérea de Torrejón, las veinticuatro horas del día, para despegar con dirección al aeropuerto de Peinador, en Vigo, si se considerara necesario trasladar a Mariano Rajoy con urgencia a Madrid.

Se trata de uno de los aparatos del Grupo 45, el ala del Ejército del Aire que se encarga del transporte de personalidades, entre ellos el rey, el presidente del Gobierno, los ministros, etc. La unidad cuenta con dos Airbus A310 y 5 Falcon 900B para ese tipo de misiones.

Una pista libre en Peinador

Además, según fuentes conocedoras del operativo de seguridad diseñado para Mariano Rajoy, a las que ha tenido acceso ECD, durante sus vacaciones en Sanxenxo (Pontevedra) el presidente del Gobierno tiene libre y a su disposición una pista de aterrizaje en el aeropuerto vigués de Peinador, en la que tomaría tierra el Falcon 900B que le llevaría de vuelta a Madrid si se declarara una alerta económica.

La distancia por carretera entre la terminal aérea y la residencia veraniega del jefe del Ejecutivo es de 60 kilómetros, lo que “garantiza un desplazamiento rápido y seguro en caso de urgencia”, de acuerdo con esas fuentes.

No tener que regresar con urgencia a Madrid

Rajoy ha intentado dejarlo todo bien atado antes de partir a Sanxenxo, con el fin de evitar, durante su descanso en Galicia, la imagen de improvisación que acarrearía una vuelta precipitada a Moncloa en pleno agosto por algún conato de crisis.

El equipo de Moncloa trata de que no se repitan escenas como la del pasado verano cuando el entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo que regresar precipitadamente de sus vacaciones en Doñana al dispararse la prima de riesgo.

Para irse tranquilo a Sanxenxo, tal y cómo se contó en estas páginas, el presidente ha solicitado en las últimas semanas informes diarios a los asesores económicos y a los servicios de inteligencia, que disponen de una unidad especializada en finanzas para monitorizar a los mercados. Les pidió ‘garantías’ de que no habrá una situación incontrolada que le obligue a retornar a Madrid.

Durante años, Rajoy nunca ha faltado ningún verano a su tradicional descanso en la provincia de Pontevedra, bien a Sanxenxo, donde además conoció a su esposa, Elvira Fernández, pero también en Ribadumia, donde cada año a principios de septiembre inaugura el curso político con destacados dirigentes del PP gallego.

Viaje a Palma

El dispositivo aéreo diseñado desde Moncloa para caso de emergencia económica se pondrá en práctica el próximo martes 14, aunque por una cuestión de agenda ya prevista: para trasladar al presidente del Gobierno a Palma de Mallorca, donde mantendrá el tradicional despacho veraniego con el rey en el Palacio de Marivent.

El Falcon 900B viajará desde Torrejón de Ardoz hasta el aeropuerto de Peinador, allí recogerá a Mariano Rajoy, lo transportará hasta la capital mallorquina, y posteriormente, después del despacho y el previsible almuerzo con el monarca, lo devolverá de nuevo a Vigo.

Zapatero tuvo que regresar de Doñana

La prima de riesgo se disparó a principios de agosto del año pasado por encima de los 400 puntos, lo que obligó al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a interrumpir sus vacaciones en Doñana, donde tenía previsto descansar con su mujer, Sonsoles Espinosa, y sus hijas, Laura y Alba, durante dos semanas.

Los acontecimientos le forzaron a regresar precipitadamente a su despacho en La Moncloa, tan solo un día después de instalarse en el Palacio de las Marismillas, para supervisar desde Madrid la evolución de la situación económica.

También a Rajoy, entonces líder de la oposición, le llovieron las críticas por estar ‘desaparecido’ durante todo el mes de agosto. El dirigente popular se encontraba en Sanxenxo, donde alternó las jornadas de descanso con apariciones públicas en la Plaza de Toros de Pontevedra o en la Festa do Polbo do Carballiño.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··