Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:12h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Multiplica los gestos para fortalecer al líder de los socialistas

Rajoy está ‘cuidando’ a Pedro Sánchez para que el PSOE no se derrumbe ante Podemos

El análisis del presidente: Pablo Iglesias conseguirá ser la segunda fuerza política en las generales y podría alcanzar el Gobierno en las siguientes elecciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy mantiene con Pedro Sánchez una relación de especial cercanía. Este hecho tiene una explicación. Al presidente del Gobierno le preocupa que el PSOE pueda derrumbarse y que su hueco ocupe Podemos y Pablo Iglesias. Por esto, el jefe del Ejecutivo ha decidido ‘mimar’ al líder de los socialistas.

Rajoy recibe a Pedro Sánchez en La Moncloa, el pasado julio. Rajoy recibe a Pedro Sánchez en La Moncloa, el pasado julio.

La reunión de la cúpula del Partido Popular en el Parador de Sigüenza dio para mucho. Fueron dos intensos días en los que Rajoy se encerró con la dirección del partido para planificar la estrategia de cara a los próximos meses y definir los problemas, riesgos y amenazas a los que se enfrentan los populares.

Según fuentes cercanas al presidente a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, Rajoy expresó en ese encuentro privado su preocupación por la situación que atraviesa la izquierda en España. Hizo un análisis especialmente pesimista sobre el PSOE.

El jefe del Ejecutivo afirmó que el Partido Socialista vive un momento crítico. En este momento, se encuentra en juego su continuidad como segunda fuerza política a nivel nacional. Eso afecta al Partido Popular y al país, concluyó Rajoy.

Para el líder del PP, el PSOE debe apostar por ubicarse en el centro-izquierda si quiere sobrevivir. Que la cúpula de los socialistas opte por posiciones de extrema izquierda sería, según aseguró el jefe del Ejecutivo, el acta de defunción de un partido que ha gobernado el país con dos presidentes, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

Cuidar’ a Pedro Sánchez

Atendiendo a este análisis, Mariano Rajoy ha llegado a la conclusión de que, desde su posición, puede jugar un papel importante para evitar que el PSOE se desubique y termine devorado por los populistas. España –añadió Rajoy- no puede permitirse un PSOE débil. Sería muy negativo para la estabilidad de todo el país.

Por ello, el presidente del Gobierno ha decidido ‘mimar’ a Pedro Sánchez. Moncloa está multiplicando en las últimas semanas los gestos hacia el secretario general del PSOE con el objetivo de darle una mayor visibilidad y mejor imagen a nivel mediático.

Un ejemplo de esto se vivió en la rueda de prensa que ambos protagonizaron en el Palacio de la Moncloa después de la reunión que mantuvieron la semana pasada. Rajoy pidió expresamente comparecer junto a Pedro Sánchez y que este se pronunciara ante los periodistas en el complejo presidencial. Se trataba de dar una cierta solemnidad al encuentro.

Otro dato. El presidente del Gobierno también está manteniendo un tono moderado y tranquilo en los ‘cara a cara’ que ha protagonizado con Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. Los dos enfrentamientos han sido muy ‘lights’, cumpliendo con la estrategia que ha impuesto Rajoy de no ‘hacer sangre’ con su rival.

El objetivo es el apuntado anteriormente: que Pedro Sánchez se consolide como jefe de la oposición, obtenga cierta notoriedad y frene la ‘sangría’ de votantes que está sufriendo el PSOE.

Objetivo: frenar a Podemos

El presidente del Gobierno también explicó en la reunión de Sigüenza que Podemos es un serio peligro para el PSOE. El partido que ha conseguido cinco eurodiputados y más de 1,2 millones de votos en las europeas amenaza, según varias encuestas, el puesto de segunda fuerza política del país.

Rajoy expresó a su equipo que, según la información de la que dispone, los objetivos reales de Pablo Iglesias pasan por convertirse en el segundo partido más votado en las próximas generales y, en las siguientes (en 2019, previsiblemente), aspirar a la presidencia del Gobierno.

Que Podemos desbanque al PSOE como principal partido de la oposición generaría, según ha manifestado Rajoy, una enorme inestabilidad en los mercados. De ahí que, para él, sea de trascendental importancia reforzar el papel de Pedro Sánchez, como ya hizo con Rubalcaba durante sus últimos días en Ferraz.

En definitiva, el enemigo para Rajoy no es en este momento Pedro Sánchez sino Pablo Iglesias. Su principal temor es que el líder de Podemos termine ocupando la bancada de la oposición en el Congreso en 2016.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·