Lunes 28/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El objetivo es huir de una investidura “a lo Puigdemont”

Rajoy pide a Zarzuela que las consultas del rey se desarrollen en solo día y medio

Acortar los plazos permitirá el inicio del primer pleno el miércoles 26 y evitar que la votación definitiva se celebre en domingo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El inesperado anuncio del Rey poniendo fecha a la ronda de consultas los días 24 y 25 de octubre anticipa un final de mes de infarto. Moncloa se ha movilizado para evitar una investidura “en tiempo de descuento”. Para ello, Rajoy ha solicitado la complicidad de Zarzuela.


Felipe VI, en su audiencia con Ana Pastor. Felipe VI, en su audiencia con Ana Pastor.

El pistoletazo de salida al calendario final para la investidura del rey será el domingo 23 de octubre, cuando se reúna el Comité Federal del PSOE para decidir la posición del partido en la investidura.

A continuación, Felipe VI recibirá a los distintos representantes parlamentarios en el Palacio de la Zarzuela. Será el lunes y el martes. Se da por hecho que designará a Mariano Rajoy como candidato con refrendo de la presidenta del Congreso si confirma que cuenta con los avales necesarios. 

Reducir las consultas del rey a un día y medio...

Ante este escenario, según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones entre el Gobierno y la Casa del Rey, Moncloa ha solicitado a Zarzuela reducir esas consultas con los portavoces políticos a solo día y medio.

La propuesta busca que el proceso quede completado el martes a mediodía, momento en el que sería designado por Felipe VI un candidato a la investidura, para que el debate pudiera dar comienzo el miércoles por la tarde.

Uno de los argumentos que esgrime Presidencia para defender este planteamiento es la necesidad de aligerar el proceso. Además, lo justifica en que apenas se van registrar cambios en los posicionamientos de los partidos con respecto al anterior intento de investidura de hace un mes, más allá del PSOE. Lo que posibilita acortar los tiempos.

El pleno de investidura podría convocarse inmediatamente, ya que el artículo 69 del reglamento de la Cámara Baja establece que los debates deben convocarse con al menos 48 horas, “salvo acuerdo en contrario de la Mesa, debidamente justificado”.

… porque se necesitan 24 horas para convocar el pleno

Según las fuentes consultadas, Ana Pastor ha transmitido a los suyos que no está dispuesta a que los plazos se conviertan en un problema para la convocatoria, dada la situación extraordinaria actual

Lo cierto es que en el entorno de la presidenta del Congreso aseguran que Pastor tiene decidido esperar, al menos, 24 horas para dar inicio al pleno. Un plazo que, como decimos, viene determinado por el momento del final de las consultas del rey.

Rajoy está dispuesto a compartir el primer día

A la espera de la decisión definitiva de Zarzuela, queda la duda de si el debate podrá comenzar el mismo miércoles o en la mañana del jueves. También está por determinar si la intervención del candidato a la investidura, como en las dos anteriores ocasiones, será la tarde del miércoles o si, por el contrario, todos los turnos de palabra se condensarán el mismo día 27 comenzando por Rajoy.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que Rajoy ha propuesto esta vez, y así se lo ha hecho saber a la presidenta del Congreso, que su intervención no sea la única del primer día de la investidura.

Lo que se da por hecho, según el calendario que manejan tanto en el PP como en el PSOE, es que la primera votación sea el jueves 27.

Que la segunda votación no se vaya al domingo

En ese escenario, será necesaria una segunda votación. La Constitución establece entonces que a las 48 horas se producirá un nuevo pleno en el que la mayoría simple será suficiente.

Es decir, el sábado sus señorías deberán acudir de nuevo a la Cámara Baja y si Rajoy cuenta además de 170 apoyos afirmativos -los del PP, los 32 de Ciudadanos y el escaño de Coalición Canaria- con 11 abstenciones como mínimo, revalidará su cargo en La Moncloa.

El objetivo es que, en ningún caso, sea necesario convocar una votación a última hora de la tarde y, mucho menos, que el pleno se vaya al domingo.

En Moncloa se han propuesto evitar cualquier sensación de precipitación y de “hacer las cosas en el último minuto”. Lo comparan con lo sucedido en la investidura del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que fue proclamado el pasado enero a última hora de un domingo y a solo tres horas de expirar el plazo para disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones. “Hay que evitar, como sea, hacer un Puigdemont”, defienden.

Negociaciones para acortar los turnos de palabra

Por este motivo, otra de las novedades que han comenzado a negociar los portavoces parlamentarios es acortar los turnos de intervención. Se explica que el debate va a ser una réplica al celebrado a principios de septiembre, cuando se consumó la primera investidura fallida de Rajoy, salvo por el previsible cambio de posición del PSOE.

Cada portavoz suele contar con 30 minutos de tiempo para su exposición y diez de réplica. Rajoy puede elegir si contestarles a todos al final o uno por uno. La última opción es la más habitual y el candidato suele cerrar cada turno.

Se valora además que, con toda probabilidad, el Pleno se deberá celebrar en dos sesiones al no contar el candidato del PP con la mayoría suficiente para resultar investido presidente en primera votación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··