Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

De cara al congreso nacional de febrero

Rajoy colocará ‘sorayos’ en el PP para equilibrar poderes con Cospedal

Sáenz de Santamaría apenas tiene fuerza en Génova, donde una mayoría de los cargos son próximos a la secretaria general

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy es consciente de que el congreso nacional del PP que se celebrará el próximo mes de febrero será el último en el que se presente a la reelección. En el siguiente, una vez concluida la actual legislatura, se elegirá su sucesor. Por ese motivo, ha decidido trasladar a Génova el equilibrio de fuerzas que ha impuesto a la hora de formar el actual Gobierno.

Sáenz de Santamaría, Rajoy y Cospedal. Sáenz de Santamaría, Rajoy y Cospedal.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes nacionales del PP, en la planta noble de Génova empieza a hablarse ya de una reestructuración de la ejecutiva del partido, en el próximo congreso de febrero, después de los mensajes que llegan de Moncloa. “El presidente quiere más presencia de sorayos aquí”, añaden.

Las fuentes consultadas señalan que Rajoy quiere aplicar a la dirección del Partido Popular el mismo equilibrio de fuerzas que existe ahora en el Gobierno, con dos claras aspirantes a sucederle, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, que ocupan cargos de gran relevancia en el Ejecutivo.

La coincidencia de ambas en Moncloa se produjo en la remodelación del Consejo de Ministros del pasado mes de enero, con la entrada de Cospedal en defensa. Ahora, y de cara al congreso nacional, Rajoy se propone aplicar la misma fórmula al PP, con Soraya Sáenz de Santamaría como beneficiaria: la vicepresidenta tendrá en Génova gente de su confianza.

Soraya apuesta por Cuca Gamarra

El hándicap que tiene la número dos del Gobierno es que su “guardia pretoriana” está, casi en su totalidad, dentro del Ejecutivo. No obstante, Sáenz de Santamaría cuenta con el respaldo de líderes provinciales y locales del PP, que podrían acabar en Génova tras el congreso nacional de febrero.

Una de ellas, la que suena con más fuerza en los últimos días tanto en el Gobierno como en el partido, es la alcaldesa de Logroño Cuca Gamarra.

Primera edil desde el año 2011, miembro de la Junta de Gobierno de la Federación Española de Municipios (FEMP) y vicepresidenta de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), es uno de los valores en alza dentro del partido y cuenta con el respaldo explícito de la vicepresidenta, que ha “hablado maravillas de ella” ante Mariano Rajoy.

De hecho, recuerdan las fuentes consultadas, Sáenz de Santamaría ya movió, a nivel interno, el nombre de Gamarra como posible ministrable para el nuevo Consejo de Ministros. Ahora, añaden, “Rajoy la tiene en cuenta” para la futura ejecutiva del partido.

La estrategia de Rajoy beneficia a Maroto...

La incorporación de cargos del partido afines a la vicepresidenta, con el objetivo de equilibrar fuerzas entre las dos posibles sucesoras, es muy importante para Rajoy porque, entre otras cosas, los llamados ‘sorayos’ son prácticamente inexistentes en la ejecutiva del PP.

Solo asoma con fuerza, dentro de este grupo, el actual vicesecretario de Acción Sectorial del partido, Javier Maroto, con el que Sáenz de Santamaría mantiene una buena relación desde la etapa de aquel al frente de la alcaldía de Vitoria.

Esa proximidad a la vicepresidenta, de hecho, es a día de hoy el principal aval de Maroto para mantenerse en la ejecutiva nacional del PP después del congreso, tras haber superado “unos días difíciles” con motivo de la muerte de Rita Barberá.

Y es que, según las fuentes consultadas, las duras críticas que Maroto hizo a la ex alcaldesa de Valencia, en las semanas previas a su muerte, “le han pasado factura” a nivel interno, sobre todo por parte de una vieja guardia que le ha echado en cara, como a la propia Soraya, su actitud con la ex edil. Ahora, no obstante, “las cosas se han calmado”, aseguran desde Génova.

… y reabre la opción Alonso

Otro de los posibles beneficiados del desembarco de ‘sorayos’ en la dirección nacional del PP es Alfonso Alonso, líder del PP vasco y actualmente en el Parlamento de Vitoria.

El ex ministro de Sanidad lleva tiempo sonando en las quinielas como integrante de la nueva ejecutiva del partido y algunos, incluso, le han situado como secretario general en sustitución de María Dolores de Cospedal.

Esa opción, no obstante, parece poco probable porque Rajoy tiene muy presentes las críticas que recibió la actual número dos por “llevar el partido desde Toledo”, y no quiere que su nuevo secretario general tenga que viajar todas las semanas a Madrid desde Vitoria.

La duda está en saber si Alonso aceptará otro cargo en la dirección nacional del PP que no sea el de secretario general. “Ha sido ministro y es el líder del partido en el País Vasco”, por lo que lo lógico es otorgarle “un puesto de relevancia”, dicen las fuentes consultadas.

Rajoy prefiere que Cospedal salga de Génova

Altos cargos del PP reconocen todas estás cábalas, al mismo tiempo que admiten que el equilibrio de fuerzas en el partido solo será real si Cospedal abandona la secretaría general manteniendo, eso sí, a sus colaboradores en Génova, y si Sáenz de Santamaría consigue representación de los suyos en la ejecutiva nacional.

Ese escenario, de hecho, es el deseado por Mariano Rajoy de cara al congreso nacional. El presidente, tal y como se contó en estas páginas, considera que, si Cospedal aspira, como Soraya, a sucederle al frente del partido, lo más deseable es que deje la secretaría general, en manos de Fernando Martínez Maíllo, para estar en “igualdad de condiciones” con la vicepresidenta.

Rajoy, no obstante, dejará que la número dos del partido tome la decisión sobre futuro, por lo que será ella quien tenga la última palabra. Pese a ello, el presidente ya le ha dejado ver cuáles son sus preferencias.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·