Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Recuerda que tiene de plazo hasta el 30 de octubre

Rajoy confirma a los ministros que volverá a intentar la investidura si fracasa esta semana

Cuenta con que el PSOE cambie de opinión tras la celebración de su Comité Federal y con ganarse al PNV después de las vascas. Mensaje: “Si hay terceras elecciones, no será por culpa mía”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy tiene asumido que no será investido presidente ni el miércoles ni el viernes. No obstante, pretende intentarlo de nuevo en los próximos dos meses para, de esta manera, evitar nuevas elecciones. Considera que en octubre dos partidos claves para desatascar el actual bloqueo, PSOE y PNV, pueden cambiar de postura.


Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en su reunión previa al debate de investidura. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en su reunión previa al debate de investidura.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos de Moncloa, Rajoy ha trasladado a los ministros su intención de volver a presentarse a un nuevo debate de investidura en el caso de que no logre ser proclamado presidente esta semana. Un escenario que daba ya por seguro antes de su entrevista de ayer con Pedro Sánchez, en la que el líder del PSOE volvió a reiterar el “no” de su grupo parlamentario.

El actual jefe del Ejecutivo en funciones considera que, pese a fracasar mañana y el viernes, sigue teniendo “opciones reales” de ser proclamado en los dos próximos meses. Por tanto, “lo intentará otra vez”. La idea es darse unas semanas de espera para iniciar nuevas negociaciones y preparar un nuevo debate para octubre.

Dos meses de plazo

Desde el equipo de Mariano Rajoy se insiste en que el presidente cuenta, a partir del próximo viernes, con dos meses de plazo para intentar recabar más apoyos y volver a acudir a la investidura. Y, en esta ocasión, “va a presentarse las veces que sean necesarias”.

En Moncloa se diseña un calendario con una fecha límite marcada en rojo: el 30 de octubre. Ese día, de no haber gobierno, se convocarán nuevas elecciones para el 25 de diciembre. El objetivo de Presidencia es tener como mínimo un debate más de investidura.

El gabinete de Rajoy aún no tiene agenda cerrada para ese nuevo pleno en el que el candidato a la presidencia intente de nuevo ser proclamado, pero se habla genéricamente de “mediados de octubre”. Para entonces, se afirma, “varias posturas han podido cambiar” y, en opinión del propio Rajoy, “habrá más posibilidades para el acuerdo”.

A la espera de un Comité Federal del PSOE...

El presidente en funciones insiste en que el PSOE tiene, con sus 85 escaños, la mejor posición para evitar nuevas elecciones a través de una abstención. Por eso, su prioridad en las semanas posteriores a su investidura fallida será convencer a los socialistas.

Rajoy, explican las fuentes consultadas, sabe que Pedro Sánchez no va a cambiar de opinión salvo que el resto de dirigentes de su partido se lo impongan. Y eso solo puede pasar si se convoca un nuevo Comité Federal.

Tal y como adelantó este confidencial hace dos semanas, el secretario general no tiene ninguna intención de convocar al máximo órgano de control del partido. No obstante, históricamente el partido ha celebrado un cónclave de este tipo en septiembre y algunos barones ya lo están reclamando públicamente. Consideran que “es cuestión de tiempo” que se lleve a cabo.

Ese Comité Federal es clave para Rajoy, que ve factible que Susana Díaz y otros líderes regionales reclamen la abstención en un nuevo debate de investidura para evitar nuevas elecciones.

...y de las elecciones vascas

En Moncloa cuentan con que el PSOE celebre el Comité Federal en la segunda quincena de septiembre. Pero hay otra opción: que Ferraz lo convoque finalmente la última semana de mes, tras las autonómicas en Galicia y País Vasco, para analizar los resultados en esos comicios.

Las elecciones vascas son, precisamente, el otro gran acontecimiento que espera Rajoy de cara a un nuevo debate de investidura. El presidente en funciones intentará ganarse el voto favorable de los seis diputados del PNV si finalmente no puede contar con la abstención del PSOE.

Las fuentes gubernamentales consultadas afirman que, tras los comicios del 25-S, los nacionalistas vascos necesitarán el apoyo del PP para mantener el ejecutivo regional, por lo que se puede negociar un acuerdo de gobierno tanto para el País Vasco como para España.

Sobre el posible veto de Ciudadanos al PNV, en el Gobierno confían en que Rivera, tal y como ha hecho en las últimas semanas, termine rebajando sus exigencias para evitar la celebración de nuevas elecciones generales.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·