Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Conversaciones avanzadas con C´s, PNV, CC y NC

Rajoy ha dado máxima prioridad a los Presupuestos para hacer una demostración de fuerza

Admite que las derrotas de la LOMCE, los estibadores y la Ley Mordaza han erosionado la imagen del Gobierno. Busca un gran acuerdo que asiente las bases de una mayoría parlamentaria estable

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuatro meses después de la investidura de Rajoy, el Gobierno se encuentra arrinconado en el Congreso tras el rechazo al decreto de la estiba y el voto en bloque de la oposición para derrogar la llamada Ley Mordaza y crear una comisión para investigar la financiación del PP. Ante esta situación, Moncloa considera “vital” aprobar los Presupuestos y hacer una demostración de fuerza.

Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados. Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados.

Según explican a El Confidencial Digital cargos gubernamentales bien situados en Moncloa, la aprobación de las cuentas para 2017 se ha convertido en un “objetivo prioritario” para Mariano Rajoy desde la semana pasada, una vez que se confirmó el rechazo del Congreso al decreto sobre la estiba.

El presidente, que en febrero no veía ningún problema en prorrogar los Presupuestos de 2016, considera ahora “imprescindible” llegar a un acuerdo con los partidos de la oposición para dejar claro que el Gobierno es capaz de lograr una mayoría parlamentaria, sin el apoyo del PSOE, en cuestiones tan importantes como las cuentas estatales.

Una “demostración de fuerza”

En concreto, explican las fuentes consultadas, a Mariano Rajoy le preocupa que el Gobierno dé imagen de estar “solo y acorralado” en el Congreso tras haber fracasado en las principales votaciones que se han producido a lo largo de la legislatura.

Así, además de la infructuosa aprobación del decreto de la Estiba, el Ejecutivo no ha logrado los apoyos suficientes para evitar la caída de la LOMCE o que una mayoría de la Cámara exija ahora la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, después de que toda la oposición apoyara las inciativas presentada por el PSOE y el PNV en este sentido.

No obstante, el dato que más nervioso tiene a Rajoy es que, desde su investidura, el Gobierno no ha aprobado, en el Congreso, ninguna ley, ante la falta de apoyos para presentarla y refrendarla. Una circunstancia que no se había dado en el inicio de las legislaturas anteriores y que supone un preocupante precedente para Moncloa.

Ante este panorama, el presidente entiende que a su Ejecutivo no le queda otra que aprobar los Presupuestos para hacer una “demostración de fuerza” y que, además, sirva como punto de partida para crear una mayoría parlamentaria estable para el resto de legislatura. Una mayoría que podía provocar un cambio en la actitud del PSOE en los últimos meses.

Una relación con C´s “a la madrileña”

Rajoy es consciente de que los socialistas rechazan ahora cualquier entendimiento con el Gobierno porque quieren marcar distancias con el PP de cara a las primarias del partido. No obstante, considera que eso puede cambiar en septiembre, con la reapertura del curso político tras la elección en verano del nuevo secretario general.

Mientras eso sucede, una de las prioridades del Ejecutivo será establecer una relación “a la madrileña” con Ciudadanos. Es decir: que el partido de Albert Rivera pueda ejercer como partido de la oposición, pero esté con el Gobierno en los asuntos capitales durante la legislatura.

Así, las fuentes consultadas recuerdan que C´s apoyó en la Asamblea de Madrid una comisión de investigación contra el PP como la que ha impulsado ahora con PSOE y Podemos en el Congreso pero, en contra, ha sacado adelante medidas como los Presupuestos o la reforma de Telemadrid. En la Cámara Baja, sin embargo, solo está dispuesto a aprobar las cuentas, pero rechazó el decreto de la estiba.

Por ese motivo, el Gobierno ha asumido que tendrá que volver a acercarse a Ciudadanos y, una vez alcanzado un acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado, trabajar para sacar adelante proyectos de ley con el apoyo de la formación naranja.

Conversaciones avanzadas con PNV y los canarios

Si el respaldo de C´s a las cuentas de 2017 se da por hecho, en el Ejecutivo admiten que hay conversaciones “muy avanzadas” con otros partidos políticos para lograr una mayoría parlamentaria que garantice la aprobación de los Presupuestos.

Así, ya hay ofertas concretas a Coalición Canaria y Nueva Canarias, que se han mostrado dispuestas a votar “sí” a la propuesta del Gobierno si éste logra más apoyos además del de Ciudadanos.

Esos votos que faltan no son otros que los del PNV. Los nacionalistas vascos, a través de Aitor Esteban, ya han entregado al Ejecutivo un documento con sus exigencias y desde Moncloa afirman que son “aceptables”, sobre todo, porque abordan “cuestiones económicas y no políticas” y no sobrepasan ninguna “línea roja”.

Por todo ello, y tal y como se informó en estas páginas, el acuerdo con el PNV está a punto de cerrarse y, de hecho, Rajoy no descarta convocar a Íñigo Urkullu a una reunión en La Moncloa para oficializar el pacto.

Objetivo final: blindar la legislatura

Las fuentes consultadas reconocen que la aprobación de los Presupuestos se ha convertido ahora en “prioritaria” por los reveses parlamentarios que se ha llevado el Gobierno en las últimas semanas. Antes, admiten, “no considerábamos una tragedia prorrogar los de 2016 y ya negociar los de 2018”, pero ahora las circunstancias ha cambiado.

Desde Moncloa explican que, además de la necesidad de hacer una demostración de fuerza ante la oposición y también ante Bruselas, a Rajoy le conviene aprobar los Presupuestos de 2017 porque, entre otras cosas, blindaría lo que resta de legislatura.

En ese sentido, recuerdan que la negociación para el techo de gasto del año próximo se iniciará en junio, dando por tanto el pistoletazo de salida a las conversaciones de las próximas cuentas estatales.

Así, “si logramos en abril el apoyo de una mayoría parlamentaria, lo lógico es que esos partidos no cambien de parecer en menos de un semestre. Entre otras cosas, añaden, “porque habrá proyectos e inversiones apalabradas para varios ejercicios”.

De esta forma, el Gobierno considera que, de lograr la aprobación de los Presupuestos de 2017, también tendrá los apoyos necesarios para los de 2018. Y, de tener problemas para aprobar los de 2019, “podremos aprobar los del año anterior y mantenerlos hasta la convocatoria de elecciones”. Un escenario que Rajoy conoce y que buscará blindar en las próximas semanas.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·