Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:12h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El presidente viaja a Barcelona el 29 de noviembre

Rajoy cambia el palo por la zanahoria con Cataluña: de los “mensajes apocalípticos” al cariño

Se acabó el recurso de amenazar con la salida del euro si declara la independencia, los discursos catastrofistas y el “no, no” por sistema. El Gobierno proclamará que “juntos somos más fuertes”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rajoy cambia el discurso en Cataluña. Ha decidido pasar de los “mensajes apocalípticos” para centrarse en los sentimientos. Considera que el recurso a los discursos catastrofistas utilizado hasta el momento es contraproducente: es necesario proclamar que “juntos nos ha ido bien y somos más fuertes”.

Mas, con Margallo y Rajoy. Mas, con Margallo y Rajoy.

El propio Mariano Rajoy señaló desde Brisbane (Australia) el pasado fin de semana, en el marco de la cumbre del G-20, que tenía previsto desplazarse pronto a Cataluña para “defender los intereses de los catalanes”. Lo hará finalmente el próximo sábado 29 de noviembre.

Además, afirmó que deberá explicar mejor sus argumentos y admitió fallos en la estrategia de comunicación de su posición sobre Cataluña. “Tendré que explicar mejor que hasta ahora mis razones y mis argumentos”, aseguró textualmente.

Crecen los independentistas por la inacción del Estado

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes con acceso al Palacio de La Moncloa, Rajoy reconoce en este momento que su Gobierno, pero no exclusivamente porque también lo achaca a los anteriores jefes del Ejecutivo, han sido “los máximos responsables del crecimiento del sentimiento independentista en Cataluña en los tres últimos años”.

Admite incluso que los partidarios de la ruptura con España “sí han hecho muy bien su trabajo” ante la pasividad del Estado.

Ahora el presidente ha decidido, tras analizar los resultados del 9-N, que es imprescindible acercarse a los más de cuatro millones de catalanes que no participaron en la consulta. Con ese gesto, entienden que expresaron su deseo de continuar permaneciendo a España.

El objetivo concreto que se ha marcado Rajoy es que “estos ciudadanos no se sientan huérfanos o abandonados”.

Se ha detectado una “pérdida de ilusión en España”

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que en Moncloa se concluye que en Cataluña ha habido una “pérdida de ilusión en el proyecto común español”. Y esto exige una respuesta inmediata y diferente a la aplicada hasta este momento.

Por ello, a partir de ahora, la fórmula elegida va a ser lo que denominan una “propaganda alternativa”, que ayude a volver a creer en el concepto de España. Aseguran que una mejora en la financiación y una futura reforma de la Constitución podrían contribuir a reconducir las relaciones. Pero no resultará suficiente.

Lo que se antoja ahora como “muy positivo”, admiten, es lanzar el siguiente mensaje en todos los pueblos y ciudades catalanas: “Como se ha visto a lo largo de la historia, a España y Cataluña les ha ido mucho mejor estando juntos que separados”.

Destacar los beneficios de formar parte de España

Uno de los mensajes principales que Rajoy y sus ministros se esforzarán en lanzar cuando se refieran a Cataluña serán los beneficios de un proyecto común juntos. Se insitirá, por ejemplo, en que:

-- “Cataluña se beneficia de los fondos europeos y las ayudas agrícolas porque forma parte de España”

-- “No tiene sentido crear fronteras para tener que saltar un muro para ver a los familiares al otro lado

-- “Juntos, podemos alabar la historia, reconocerla, ganamos todos, nos superamos, somos más gente, más fuertes y más influyentes”.

-- “En un contexto europeo, a Cataluña le conviene continuar junto a España para ser más grande. Y sobre todo para no quedar aislada”.

-- “Todos los españoles respetan la lengua catalana. Nadie la persigue”

-- “El Estado siempre estará al lado de Cataluña cuando tenga dificultades”

Minimizar las consecuencias negativas de la independencia

El Gobierno ha decidido en este momento, por otro lado, que es necesario dejar en segundo plano los argumentos jurídicos.

También considera que no hay que insistir a partir de ahora demasiado en las consecuencias negativas de una hipotética independencia. El motivo es que no puedan interpretarse como amenaza porque es lo último que se persigue. “Rajoy es consciente de que con cada amenaza se crean nuevos independentistas”, explican.

De esta manera, en el Gobierno se pretende con este cambio de estrategia dejar atrás algunos de los “mensajes apocalípticos” que habían centrado hasta ahora los discursos de Rajoy y los ministros. Por ejemplo, las amenazas de que Cataluña quedará fuera del euro o que las multinacionales se irán de la región si declara la independencia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·