Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Lo que no se vio en el debate a cuatro de Atresmedia

Rivera ocupó el camerino más grande, Iglesias se quejó del frío en el plató, el micro de Sánchez y la seguridad de Soraya

Las salas de descanso de los candidatos fueron sorteadas, tuvieron a su disposición un set de maquillaje y disfrutaron de un cóctel antes de empezar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El debate a cuatro de Atresmedia dejó muchas anécdotas en un enfrentamiento en el que los partidos prepararon al milímetro sus discursos y su imagen para tratar de ganar votos en un momento considerado decisivo en esta campaña electoral.

Los representantes de los partidos en el momento previo al debate. Los representantes de los partidos en el momento previo al debate.

Los cuatro participantes del debate tuvieron una sala de descanso en la que pudieron relajarse en los minutos previos a su intervención.

-- No sólo se repartieron las posiciones en plató y los turnos de palabra. Los camerinos también se sortearon. Según pudo saber El Confidencial Digital, el líder de Ciudadanos tuvo el camerino más amplio.

-- En las salas de descanso, los representantes de los partidos políticos disfrutaron de un cóctel y un set de maquillaje. Los participantes no se vieron, en ningún momento, hasta la entrada en plató.

Sánchez se retrasó por culpa del micrófono

El momento elegido para la prueba de sonido coincidió con la presencia de los medios de comunicación en el plató. Primero salieron los moderadores, Vicente Vallés y Ana Pastor. Sin embargo, en la entrada de los invitados hubo una ausencia sonada: la de Pedro Sánchez.

-- El líder socialista se retrasó hasta cinco minutos debido a un problema con su micrófono. Según confirmó ECD, los coordinadores del debate le ofrecieron solucionarlo en plató pero el candidato del PSOE se negó a entrar hasta que su micrófono funcionara correctamente.

-- Los periodistas bromearon sobre el retraso de Sánchez, recordando al gran ausente de la noche: “Se ha ido a buscar a Rajoy”. Otros llegaron a aventurar en tono jocoso que el líder socialista no iba a salir: “Se ha rajado”.

-- A la entrada, Pedro Sánchez dio la mano a Sáenz de Santamaría, mientras que Albert Rivera saludó a la vicepresidenta con dos besos. Más allá de este gesto, a la espera del líder socialista, el candidato de Ciudadanos y la vicepresidenta intercambiaron gestos de complicidad.

-- Pablo Iglesias se quejó del frío que hacía en el plató nada más entrar. Sin embargo, durante el debate se pudo apreciar sudor en su rostro y en su camisa.

-- Por su parte, la número dos en la lista por Madrid del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, comentó que el espacio preparado por Atresmedia para el debate le parecía “muy bonito”.

Soraya echó de menos a UPyD

-- Militantes de UPyD se trasladaron a las instalaciones de Atresmedia una hora antes de la llegada de los candidatos. El líder del partido, Andrés Herzog estuvo presente, primero a través de las máscaras de sus simpatizantes, y más adelante se personó allí para mostrar su descontento por la ausencia de su formación en el debate.

-- A su llegada, Íñigo Errejón saludó al candidato de UPyD, que pasó desapercibido para Pedro Sánchez y Albert Rivera. También le dedicó unos segundos la vicepresidenta: “Qué se le va a hacer… No está en mi mano”, comentó Sáenz de Santamaría a Herzog cuando éste se quejó de no haber sido invitado al debate.

-- Podemos trasladó el ‘fenómeno fan’ a las inmediaciones de Atresmedia. Al grito de “sí se puede”, un grupo de simpatizantes recibió a Pablo Iglesias, que no se contuvo y sacó el puño por la ventanilla del coche. Al bajar, el líder de la formación morada saludó a sus seguidores.

-- Sorprendió la presencia de Miguel Ángel Aguilar, ex periodista de ‘El País’ y director del semanario ‘Ahora’. Ondeó la bandera de Podemos antes de subirse a un taxi y abandonar los estudios de Atresmedia.

-- Los coches de los representantes de los partidos: Pablo Iglesias llegó en un Citroën, Pedro Sanchez eligió un Toyota y Albert Rivera llamó la atención con una furgoneta de Mercedes. Todos ellos fueron escoltados por un vehículo de seguridad. Soraya Sáenz de Santamaría fue la última en llegar, en un Renault y la única sin escolta.

-- Atresmedia limitó el número de acompañantes a un máximo de cinco.

Los hijos de Vicente Vallés, entre el público

Casi trescientas personas formaron parte del público que presenció el debate en directo en el plató. Atresmedia recurrió a la fórmula de agencias especializadas en rellenar los programas de televisión con gente que asiste a cambio de una remuneración económica. Durante el desarrollo del evento, los asistentes no pudieron significarse políticamente: se les exigió silencio absoluto y no pudieron aplaudir.

No todos los miembros del público fueron convocados por agencias. Varios familiares del presidente de Atresmedia, José Creuheras, y también los hijos de Vicente Vallés, ocuparon las gradas.

Arropados por sus asesores en todo momento

Cada candidato llegó a Atresmedia con un grupo de acompañantes y asesores. Con Soraya Sáenz de Santamaría estaba su jefa de gabinete, María González Pico, y José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y mano derecha de la vicepresidenta desde hace años.

A Pedro Sánchez le acompañaban Óscar López, César Luena, Rosario Ruiz Mateos y Verónica Fumanal. También iba con él su mujer Begoña Fernández.

Pablo Iglesias llevó a su mano derecha en Podemos, Íñigo Errejón. Estuvo también Irene Montero, miembro de la dirección de Podemos, y un joven menos conocido: Eduardo Fernández Rubiño, diputado de la formación en la Asamblea de Madrid.

El candidato de Ciudadanos se rodeó de un amplio séquito de colaboradores. Además de su pareja, estuvieron José Manuel Villegas, vicesecretario general; Fran Hervías, secretario de Organización; Fernando de Páramo, secretario de Comunicación y Daniel Bardavío, su nuevo jefe de prensa.

Durante el descanso, los cuatro políticos tuvieron la oportunidad de charlar con un solo asesor: José Luis Ayllón (PP), Óscar López (PSOE), Íñigo Errejón (Podemos) y Fernando de Páramo (Ciudadanos).

Después de que los presentadores despidieran el debate, el equipo de cada uno de los participantes entró en el plató.

Rivera se fundió en un abrazo con alguno de sus colaboradores, como Fran Hervías, y dio un beso a su pareja. También se formaron corrillos entre los candidatos y sus acompañantes: Ana Pastor conversó distendidamente con Pablo Iglesias y otros miembros de Podemos, mientras que a Vicente Vallés se le vio departir con José Manuel Villegas y el grupo de Ciudadanos.

Tanto Sánchez como Rivera e Iglesias salieron analizando las reacciones en sus teléfonos móviles. Sáenz de Santamaría no: reconoció al abandonar los estudios de Atresmedia que se había olvidado su móvil en casa, y por eso ni siquiera había podido hablar con Rajoy.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··