Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La otra cara del debate de los líderes

El maquillaje de Sánchez, el ‘sorpasso’ de Rivera, el remangue de Iglesias y las manos de Rajoy

La Academia tardó en acicalar al líder del PSOE, el presidente de C’s se adelantó en su llegada, sorprendieron el “look desenfadado” del líder de Podemos y los nervios del jefe del Ejecutivo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Palacio Municipal de Congresos de Madrid acogió ayer, lunes, el único enfrentamiento en televisión entre los cuatro candidatos a La Moncloa. Y la cita dejó numerosas anécdotas y detalles curiosos. Por ejemplo los relativos a las indumentarias de los candidatos.

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias en el debate a cuatro. Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias en el debate a cuatro.

El primero en llegar fue el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Lo hizo a las 20:58, dos minutos antes de lo previsto, lo que provocó que las televisiones no llegaran a tiempo para comenzar sus informativos con las primeras imágenes en directo.

Llegó al debate en una furgoneta oscura de la marca Opel, en la que le acompañaban su jefe de Prensa, Daniel Bardavío, el vicesecretario general del partido, José Manuel Villegas, y el secretario de Comunicación, Fernando de Páramo.

El candidato de la formación naranja eligió para la ocasión un traje de chaqueta azul marino, bastante ajustada, y una camisa blanca. Prescindió de la corbata, para ofrecer una imagen más juvenil y moderna.

Según pudo saber El Confidencial Digital, Rivera pasó la tarde “tranquilo”: estuvo viendo el debut de España frente a la República Checa, en la Eurocopa de Francia. Miembros de su equipo aseguraron que el candidato estaba “deseando quitarse de encima el debate”, aunque el enfrentamiento con los otros tres, añadieron, no le intimidaba.

El “look desenfadado” de Pablo Iglesias

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, también se desplazó hasta el recinto situado en Campo de las Naciones antes de la hora prevista. A las 21:07, llegó en un Citroën y, nada más bajar, se acercó a la zona en la que se encontraban los manifestantes de los sindicatos.

Este gesto provocó cierto enfado entre los periodistas porque dos reporteros de TVE salieron del edificio para llegar hasta el lugar donde estaba Iglesias y grabar en solitario el momento de su saludo a los manifestantes. El hecho fue calificado por el resto de informadores como “de poco compañerismo”. Alguno de los profesionales llegó a comentar: “Los de Podemos siempre están dando el espectáculo”.

El líder de la formación morada eligió para la ocasión su habitual "look desenfadado": vaqueros oscuros, camisa blanca remangada y zapatillas de color marrón chocolate. Mientras, Íñigo Errejón sorprendió algo más por su atuendo: “Qué elegante viene”, pudo escucharse. El ‘número dos’ de Podemos también llevaba vaqueros, pero los combinó con una camisa y una americana en tono pastel. 

A Iglesias le acompañaban siete miembros de su equipo, el máximo permitido para este debate. Entre ellos estaban su pareja, Irene Montero; Rafael Mayoral, secretario de Relación con la Sociedad y Movimientos Sociales, y dos responsables de Prensa del partido: Paz Vaello y Laura Casielles.

“Begoña parece una modelo”

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, llegó en torno a las 21:15 al palacio caminando junto a su mujer, Begoña Gómez, que también le había acompañado en el cara a cara del pasado mes de diciembre. Además, junto al líder socialista estaba su hermano David, director de orquesta. Su presencia llamó mucho la atención entre los periodistas, ya que suele pasar la mayor parte del año en un país nórdico.

Sánchez también hizo esperar a los invitados, ya que se acercó a la zona en la que se encontraban los sindicatos. Su irrupción en el photocall fue la más esperada. Todos querían ver a Begoña, que lucía un ceñido vestido negro con estampado de flores y unos tacones altos en tono beige, y posó en el photocall junto a su marido.

Su forma de posar no dejó indiferente a los presentes: “Parece una modelo”, comentó algún fotógrafo. Durante el posado, el matrimonio no se soltó de la mano y se dedicaron varios gestos de complicidad.

El candidato del PSOE eligió para el debate a cuatro un traje de chaqueta oscuro y su habitual corbata roja, un look muy parecido al elegido para la ocasión por Mariano Rajoy, que fue el último en llegar al edificio.

“¿Qué le pasa a Mariano en las manos?”

Al líder del PP no le acompañó su mujer, Elvira Fernández, aunque sí decidió qué traje, camisa y corbata debía lucir. Rajoy llegó acompañado de su asesor, Pedro Arriola, y el jefe de Campaña, Jorge Moragas, entre otros.

La secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro, se desplazó hasta el escenario del debate a las 20:30 horas. En un corrillo con periodistas, aseguró que Rajoy había estado preparando el encuentro “entre el fútbol y la cinta de correr”. Además, estuvo “solo y muy tranquilo”. El presidente en funciones también siguió el partido de La Roja frente a República Checa.

Precisamente, Martínez de Castro siguió las llegadas de los cuatros candidatos desde un balcón situado en la última planta del edificio, de manera que no hizo la entrada al photocall con Rajoy, cuya llegada resultó la más sobria: no despertó demasiada curiosidad entre la prensa, fue muy rápida y generó pocos comentarios.

Al líder del PP se le vio algo nervioso: movía las manos continuamente, un gesto que llamó la atención de varios de los presentes: “¿Qué le pasa a Mariano en las manos?”, pudo escucharse.

Todos los candidatos llegaron a la zona del photocall acompañados de Manuel Campo Vidal y Fernando Navarrete, vicepresidente de la Academia.

Un cóctel poco variado

Minutos antes de que comenzara el debate, la prensa pudo disfrutar de un cóctel copioso, pero poco variado: consistió en pinchos de tortilla, empanada de atún, sándwiches variados, patatas fritas y frutos secos.

Muchos periodistas repararon en el tamaño “generoso” de las porciones de tortilla y empanada: “Con un trozo de estos estamos cenados”, comentaron varios.

En cuanto a las bebidas, la oferta consistió en Coca-Cola, Sprite, Fanta de Limón y Naranja, cerveza, infusión, café y agua, que no se sirvió embotellada, algo que no gustó. Además, las cervezas dejaron de servirse a pocos minutos del inicio del debate.

Según pudo saber este confidencial, la organización decidió retirar esa bebida: “No vamos a dar más, porque hay mucho revuelo en las salas de prensa”, comentó una de las camareras. Aquello provocó quejas entre varios de los periodistas.

Otras curiosidades que dejó el debate

-- El debate a cuatro comenzó siete minutos más tarde de lo previsto. Según pudo saber ECD, la demora se produjo porque el equipo de la Academia tardó mucho en maquillar a Pedro Sánchez.

-- El líder socialista llevaba en su muñeca izquierda una pulsera con los colores de la bandera LGTB, el colectivo de ‘Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales’.

-- Durante el enfrentamiento, Rajoy tuvo varios post-it de color amarillo sobre su atril. Su intervención provocó alguna carcajada entre los periodistas que seguían el debate desde las salas habilitadas para ellos.

-- Mientras entraba Sánchez al hall del edificio, Íñigo Errejón se acercó a la zona de las televisiones para encontrarse con la periodista Ana Pastor, que le entrevistó para laSexta. Ambos se saludaron de manera cariñosa y se dedicaron alguna sonrisa. La presentadora tuvo una actitud similar con Pablo Casado.

-- El alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, estuvo en primera fila en la zona de las llegadas. Utilizó la aplicación Periscope para retransmitir en directo los momentos previos al debate. Es más, quiso recoger el testimonio del presidente de la Academia, pero Campo Vidal prefirió no hacer declaraciones argumentando que no controla “este medio”.

-- Los periodistas se quejaron en varias ocasiones por la baja temperatura en la sala de prensa: “Que quiten el aire, por favor”, comentaron.

-- El look de Íñigo Errejón provocó comentarios acerca de su edad: “Cada día parece más niño y eso que tiene 32 años”, pudo escucharse. Al contrario, algunos sugirieron que Pablo Iglesias había envejecido de un año para acá.

-- El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, se sorprendió por la cantidad de periodistas y cámaras de televisión que se agolpaban en la zona del photocall.

-- Al igual que Casado, a Paz Vaello, responsable de prensa de Podemos, le sorprendió la cantidad de medios acreditados: “Nunca he visto tanto periodista junto en un acto”, comentó.

-- Un grupo de alumnos de Campo Vidal asistió al encuentro para realizar unas prácticas y ayudar en la organización del debate.

-- En las sedes de los cuatro partidos, dirigentes y militantes siguieron las intervenciones de sus respectivos líderes.

-- Durante uno de los descansos, Mariano Rajoy paseó por el exterior en compañía del jefe de campaña del PP, Jorge Moragas, y de Carmen Martínez Castro, comentando el desarrollo del debate y preparando la siguiente participación.

-- Las televisiones y las cadenas de radio ofrecieron en directo el debate, contando también con la presencia de comentarista y expertos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·