Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La inmediata salida de Rubalcaba del Gobierno anuncia un adelanto a noviembre de las elecciones generales. Antonio Camacho, más cerca de sucederle en el Ministerio del Interior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, comunicó este viernes su renuncia a estos tres cargos, un día antes de tomar posesión como candidato. El anuncio permite presagiar un adelanto de las elecciones generales al próximo otoño.

De hecho, el Ministerio del Interior lleva trabajando sobre esta eventualidad desde hace varias semanas. Estos cálculos políticos sobre un escenario de adelanto electoral, es decir de convocatoria de las generales para el próximo otoño, responden a informaciones llegadas a este departamento desde el más alto nivel.

En el palacete de Castellana 5 se reconoce, desde hace más de un mes, la alta probabilidad de que los comicios sean en noviembre. La renuncia ahora de Rubalcaba a sus todos sus cargos da más fuerza a esta opción: el ‘candidato’, experto corredor de 100 metros lisos en su juventud, estaría en caso contrario esprintando demasiado pronto.

La remodelación del Ejecutivo queda ahora en manos de Zapatero. Este viernes pareció entreverse también que la comparecencia de Zapatero en la que el presidente del Gobierno hará efectiva la dimisión de Rubalcaba y comunicará los nombres de los próximos titulares de Interior y de Vicepresidencia, se producirá el lunes o el martes.

Una crisis de gobierno moderada

Todo parece indicar que Zapatero optará por un reajuste sin grandes sorpresas. Estos días se ha llegado a especular con la posibilidad de provocar algún golpe de efecto de cara a este breve tramo final de legislatura. Una de las opciones que se manejaba era el posible nombramiento de Carme Chacón como vicepresidenta, un premio a su lealtad y a su disponibilidad.

Sin embargo, las fuentes consultadas por ECD hablan más bien de una ‘crisis de gobierno’ sin grandes revoluciones, de un relevo continuista. En este sentido, se aventura que la vicepresidencia primera será amortizada, el puesto de portavoz será para Ramón Jáuregui y el Ministerio del Interior quedará en manos de Antonio Camacho.

La continuidad, en el caso de este departamento, lleva el nombre del secretario de Estado de Seguridad, que ha desarrollado su cometido con unos resultados muy valorados dentro del Ministerio. Camacho estaría dispuesto a convertirse en el sucesor de Rubalcaba, no por gusto o interés personal, sino por tratarse de una responsabilidad que tendría que asumir y, sobre todo, por fidelidad con el proyecto.

Al mismo tiempo, para Camacho, cuya aspiración ha sido permanecer siempre en la segunda línea del frente, no resultaría una carga excesiva: solo sería primer espada del ministerio durante unos pocos meses, tan pocos que quizá se podrían quedar en cuatro.

No todos los ministros se enteraron por la prensa

Contrariamente a lo que algunos medios han publicado, no todos los ministros se enteraron por la prensa de la renuncia que iba a hacer el vicepresidente este viernes. Un hecho reciente lo confirma.

El pasado lunes, el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, acudió a Telecinco para ser entrevistado. En el transcurso del programa dijo textualmente: “en los próximos días” habrá “novedades” sobre la salida del Gobierno del vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Añadió que esa era su impresión y recordó que el ‘número dos’ ya había manifestado, tras el Comité Federal que le proclamó candidato, su decisión de abandonar el Ministerio del Interior antes de los próximos comicios, alegando que “el candidato no puede ser el ministro que organice las elecciones”.

Curiosamente, sólo unas horas después, Valeriano emitió un comunicado para desdecirse. Manifestó públicamente que no estaba al corriente de los planes concretos de Rubalcaba para abandonar el Gobierno y centrarse de lleno en su candidatura a las próximas elecciones generales.

Sin embargo, sus palabras se entendieron más bien como una indiscreción, como ahora se ha confirmado. Hay que recordar que Valeriano Gómez fue incluido –por decisión expresa de Rubalcaba- en el exclusivo equipo que ha escogido para preparar las elecciones generales y el programa electoral.

En este selecto ‘club’ sólo han entrado tres ministros: el de Presidencia, Ramón Jáuregui; la de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendia; y el propio Valeriano Gómez. Es decir: el titular de Trabajo manejaba información de primera mano.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·