Sábado 20/01/2018. Actualizado 18:48h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rubalcaba ha intervenido de forma discreta en la ‘guerra’ del PSOE por Madrid. Jaime Lissavetzky no se mueve sin su parecer: el objetivo es dar la batalla frente a Ana Botella

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el pulso que el PSOE mantiene por la hegemonía en el Partido Socialista de Madrid ha participado un destacado miembro del Ejecutivo que, sin embargo, ha logrado permanecer en un segundo plano. Se trata del ministro Alfredo Pérez Rubalcaba.

Según ha confirmado El Confidencial Digital, el titular de Interior ha tenido mucho que ver en la designación de su amigo Jaime Lissavetzky. Fuentes cercanas al ministro reconocen que existe una estrecha relación entre ambos, una aprecio que viene de lejos, prácticamente desde la infancia.

Lissavetzky y Rubalcaba son químicos y estudiaron juntos en la Universidad Complutense de Madrid. Fueron compañeros de pupitre y ambos han sido profesores de Química Orgánica: el ministro, en la Complutense; y el secretario de Estado, en la Universidad de Alcalá de Henares.

La relación entre ambos se extiende a sus mujeres, Pilar Goya, la esposa de Rubalcaba, también química y que sintonizó muy bien desde el primer momento con Pilar Tigeras, casada con Lissavetzky.

Rubalcaba y Lissavetzky comparten, además, pasión por el mismo equipo de fútbol. Ambos han disfrutado de un abono en el Fondo Sur del Estadio Santiago Bernabéu durante años y suelen citarse en alguna ocasión para seguir al club de sus amores: el Real Madrid.

Pues bien. Las fuentes consultadas por ECD, cercanas al ministro, los define como “hermanos de sangre” y aseguran que Lissavetzky ha consultado en todo momento con su amigo Rubalcaba este desembarco en la disputa de la alcaldía a Alberto Ruiz Gallardón.

La estrategia del candidato socialista es la siguiente. El PSOE cuenta con que Gallardón pueda ganar las próximas elecciones municipales pero ponga rumbo a Génova si se confirma el fracaso de Rajoy en las generales o rumbo a La Moncloa como ‘número dos’ del Ejecutivo ‘popular’ si éste gana en 2012.

En cualquiera de los dos casos, como ya se desveló en estas páginas -véalo aquí-, Gallardón tiene intención de dejar a Ana Botella al frente de la alcaldía: una rival que Rubalcaba y Lissavetzky consideran bastante más asequible que su mentor. De hecho, el flamante candidato socialista ya ha dejado claro que, en caso de salir derrotado en las municipales, su futuro seguirá estando en Madrid.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·