Jueves 23/11/2017. Actualizado 10:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rubalcaba ha impuesto tras los consejos de ministros un ‘estilo’ muy distinto a De la Vega: no lleva ‘corte’, no hace corrillos, no lee papeles y no tiene periodistas ‘preferidos’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las ruedas de prensa tras los consejos de ministros han cambiado radicalmente con la llegada de Alfredo Pérez Rubalcaba a la vicepresidencia. El nuevo portavoz ha impuesto en Moncloa un estilo muy distinto al que había implantado María Teresa Fernández de la Vega.

Los informadores que cada viernes acuden al Palacio de La Moncloa, para cubrir la sesión informativa que se celebra después de la reunión del Gobierno, han apreciado enseguida esos cambios, un nuevo ‘estilo’ que tiene estas diferencias respecto a lo que practicaba De la Vega:

-- Rubalcaba llega al salón prácticamente solo. Concretamente, no lleva consigo la ‘corte’ que solía acompañar las entradas de Fernández de la Vega.

-- No lee los acuerdos que ha tomado el Gobierno, porque considera que ya se entrega a los periodistas la referencia por escrito y con eso es suficiente. Lo cual acorta la sesión y la hace menos pesada.

-- Apenas lleva papeles, apenas lee. En su primera rueda de prensa llegó sin una sola anotación, armado sólo con un bolígrafo, e improvisó, después de afirmar, como excusa que algunos no se creyeron, que se le habían borrado las notas que tenía preparadas en el ordenador.

-- Por contraste, Fernández de la Vega aparecía con una gran carpeta, en la que todo estaba escrito. Ponía hasta el “Buenas tardes” del saludo inicial.

-A la hora de las preguntas, Rubalcaba no tiene periodistas ‘preferidos’, al contrario de lo que ocurría con su antecesora, que cada semana cumplía una rutina repetida: empezaba dando la palabra a los mismos (casi siempre ‘las mismas’).

-Ha suprimido los ‘corrillos’, es decir la conversación informal al término de la rueda de prensa, rodeado de periodistas, que De la Vega acostumbraba a permitir, y que era ocasión de abordar otros asuntos, clarificar enfoques y de lograr algún ‘off the record’. En esos momentos, la vicepresidenta se expresaba de forma más abierta.

Informadores descontentos

El ‘estilo’ impuesto por Rubalcaba en las ruedas de prensa de los viernes tiene sus detractores entre los periodistas habituales de La Moncloa. Una de las quejas es precisamente la eliminación de los ‘corrillos’.

El argumento que dio el nuevo portavoz fue que eran “peligrosos”. Y, en efecto, De la Vega llegó a quejarse en alguna ocasión de que lo que se comentaba en esos apartes luego aparecía publicado en los medios.

Otra de las críticas es que, cuando contesta a las preguntas, hace comentarios ‘graciosos’ que, dada la habilidad del hoy vicepresidente, no pocas veces dejan descolocado al periodista que planteó la cuestión, que incluso hasta ‘queda mal’. Muchos creen que lo hace con toda intención. Además, interrumpe las preguntas con comentarios y coletillas

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·