Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Rubalcaba, dimisión”. La mayor manifestación de policías de la historia acaba con gritos de “Rosa Díez, presidenta” y acusaciones de “dictador” hacia el ministro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Respeto, reconocimiento y una equiparación salarial con respecto al resto de agentes autonómicos y locales. Estas fueron las principales exigencias de los 20.000 miembros, según los organizadores, del Cuerpo Nacional de Policía que tomaron ayer las calles del centro de Madrid. El mensaje que más se escuchó fue “Rubalcaba, dimisión”.

Los convocantes, el Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP), la Unión Federal de Policía (UFP), y el Sindicato Profesional de Policía (SPP), se habían marcado el objetivo de superar la cifra de 18.000 agentes que se manifestaron por idéntico motivo en la capital el pasado mes de octubrever noticia-. Y superaron las expectativas.

En esta ocasión, las asociaciones de la Guardia Civil habían decidido desmarcarse de la concentración después de que varios agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) fotografiaran a beneméritos en la concentración. Una decena de ellos fueron sancionados y los expedientes disciplinarios aún están pendientes de ser incoados por parte del Director General de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez –amplíe más detalles pinchando aquí-.

No obstante, en la marcha de ayer, algunos agentes del instituto armado quisieron acompañar a sus compañeros del CNP. Eso sí, lo hicieron de paisano y sin significarse.

En inicio de la marcha, en la glorieta de Rubén Darío, corrió el rumor de que el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, Miguel Ángel Fernández Chico, podría estar viendo la manifestación oculto desde una ventana de la Dirección General, por cuya puerta transcurrió la marcha.

El ambiente era de fiesta. Un día radiante y los comités nacionales de los sindicatos policiales, eufóricos ante el éxito de la convocatoria. “Esto mola” o “Es una fiesta de la democracia”, se decían entre ellos.

En el grueso de la manifestación se podían ver a comisarios, miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como ‘antidisturbios’, guías caninos o agentes de la Unidad de Caballería. Tampoco faltaron los petardos y las tracas, cortesía de los agentes de Valencia que se desplazaron a Madrid en nueve autobuses y siete vehículos particulares.

Entre los disfraces, el que más llamó la atención fue el de un grupo de policías que decidió imitar a Alfredo Pérez Rubalcaba, al que acusaban de “dictador”, como si fuera un emperador romano. Ataviados como su guardia pretoriana, un doble del ministro (con una careta) recorrió toda la manifestación recostado y llevado en volandas.

La marcha fue abierta por cuatro maniquíes con el uniforme de una Policía municipal, la Ertzaintza, los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil. De hecho, los convocantes recibieron mensajes de apoyo de sus compañeros autonómicos.

Al paso por el ministerio del Interior, en el número cinco del Paseo de la Castellana, las críticas y el cabreo generalizado aumentó: “El gran dictador”, “Ministro, dimisión” o “Rubalcaba, súbenos la paga” fueron las consignas que se corearon ante la puerta de su departamento. Las tracas de pólvora contribuyeron a ‘caldear’ el ambiente.

Unos metros más hacia delante, en la Plaza de Colón, y bajo la bandera de España, tuvo lugar el acto final. Rosa Díez fue la encargada de leer el manifiesto –puede consultarlo aquí- entre canciones como ‘La muralla’, de Víctor Manuel y Ana Belén. La diputada fue ovacionada en varias ocasiones y se escucharon gritos de “Rosa, Rosa” o “presidenta, presidenta”.

Algunos de los presentes llegaron incluso a emocionarse. “Es increíble, lo que nunca he visto, y yo que he ido a tantas otras manifestaciones”, reconocía en privado la líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

Tal y como adelantó ECD unos días, el Ministerio del Interior ha reconocido a través de un comunicado que la actual situación económica y la austeridad presupuestaria “hacen muy difícil asumir las demandas que plantean los sindicatos policiales” –acceder a la información-. No obstante, las reivindicaciones de los policías se basan, más bien, en una propuesta de negociación a dos o tres años. No una equiparación salarial en este momento. “Pedimos, sobre todo, respeto y reconocimiento”, apuntaron.

Vea a continuación algunas imágenes de la manifestación de ayer:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··