Política
Senadores y funcionarios de la Cámara podrán estudiar inglés, francés y alemán

El Senado destina 110.000 euros para financiar cursos de idiomas a parlamentarios y personal

Los senadores y los funcionarios que trabajan en la cámara baja de las Cortes Generales podrán disfrutar en unos meses de un nuevo servicio en el palacio situado entre la Plaza de la Marina Española y la calle Bailén de Madrid: clases de idiomas a cargo de profesores nativos.

Vista del hemiciclo del Senado.
Vista del hemiciclo del Senado.

Tal y como ha podido comprobar  El Confidencial Digital, el Senado ha sacado a licitación un contrato para empezar a ofrecer en sus dependencias clases presenciales de idiomas, con elobjetivo de capacitar, mejorar y mantener el uso y dominio de tres lenguas extranjeras.

Concretamente, la cámara baja quiere que se impartan en sus dependencias clases de inglés, de francés y de alemán. El valor estimado del contrato es de 110.696 euros, y está dividido en tres lotes para que puedan ser distintas empresas las que se hagan cargo de las clases de cada uno de los tres idiomas.

Según explican fuentes de la Dirección de Recursos Humanos del Senado, a estas clases se podrán apuntar tanto los senadores como los funcionarios que trabajan en sus dependencias.

Cursos de idiomas ajustados a los plenos

El curso de idiomas dará comienzo el próximo mes de enero. A lo largo del curso parlamentario, ajustándose aproximadamente a los períodos de plenos del Senado –desde finales de enero hasta el 30 de junio, y de octubre a diciembre-, las empresas que se hagan con este contrato tendrán que destinar a profesores al edificio del Senado, situado entre la calle Bailén y la Plaza de la Marina Española, en Madrid.

Habrá clases entre los lunes y los viernes. Entre el lunes y el jueves, quienes se apunten a inglés, francés o a alemán tendrán sesiones de tres cuartos de hora entre las 15:15 y las 16:00. Los viernes habrá clases de inglés de 11:30 a 13:00 y de francés y alemán de 14:30 a 16:00.

Habrá esos horarios pero los grupos –organizados por niveles- sólo tendrán dos clases a la semana. El Senado estima que se podrán formar tres grupos de francés, tres de alemán y hasta seis de inglés.

Cada grupo estará formado por entre tres y 16 alumnos, de entre los senadores y el personal del Senado que quiera apuntarse. Además, habrá otras clases extraordinarias de francés e inglés, que el Senado decidirá si son necesarios, y que podrán formar incluso con un único alumno.

El contrato se extenderá los años 2018 y 2019, con posibilidad de prorrogar en 2020.

Profesores nativos y con experiencia

El Senado quiere que la formación en idiomas tenga un buen nivel y para ello exige que los profesores que se destinen a sus clases sean profesores nativos, que tengan como lengua materna la que vayan a impartir, ya sea inglés, francés o alemán. También deberán acreditar al menos tres años de experiencia como profesores de idiomas para adultos.

Como se ha dicho, las clases tendrán lugar en el edificio del Senado, en salas que tenga pizarra y otros medios técnicos necesarios.

Antes de empezar el curso, se organizarán grupos y para ello los senadores y los funcionarios que quieran recibir clases de idiomas deberán hacer una prueba de nivel para poder crear grupos con conocimientos similares.

Ya durante el curso, la empresa adjudicataria deberá preparar a los alumnos de estos cursos del Senado en comprensión lectora, auditiva, expresión oral y escrita, y se pone énfasis en que se fomente la práctica del idioma hablado.

Los alumnos deberán tomarse en serio el curso: habrá control de asistencia, con hoja de firmas, que se remitirá mensualmente al Senado. La cámara podrá dar de baja a los alumnos que no cumplan con las normas.

Durante el último mes del curso, los profesores realizarán un examen, una prueba para evaluar los conocimientos adquiridos, y toda esa información también llegará al Senado en un informe de aprovechamiento. Además, los senadores y funcionarios podrán evaluar de forma anónima el trabajo de los profesores de idiomas.

Outbrain

Etiquetas: funcionarios, Senado, Idiomas, Cortes Generales