Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Diseñará un Ejecutivo con socialistas y con independientes

Sorpresa. Pedro Sánchez transmitirá al rey que él está dispuesto a formar Gobierno

Le informará de que tiene posibilidades de lograr un acuerdo "a la portuguesa" con Ciudadanos y Podemos, sellando pactos por separado con cada uno de ellos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez no ha descartado, ni mucho menos, ser presidente del Gobierno. El 26-J negó toda posibilidad de llegar a La Moncloa pero, con el paso de los días, ha abierto cada vez más la puerta a esa opción. Tras reunirse con Rajoy, ya reivindicó que el PSOE era la única solución para evitar unas terceras elecciones, y ahora ha decidido presentarse formalmente ante Felipe VI como alternativa al PP.

Felipe VI recibe a Pedro Sánchez. Felipe VI recibe a Pedro Sánchez.

Según cuentan a El Confidencial Digital dirigentes nacionales del PSOE, el mensaje de Sánchez el miércoles, afirmando que el partido siempre estará en la “solución” para evitar nuevas elecciones aunque ahora “el tiempo pertenece a Rajoy”, esconde una hoja de ruta similar a la del pasado 20-D.

Si el actual presidente en funciones no obtiene apoyos suficientes para ser investido, el líder socialista dará un paso adelante y se presentará como alternativa a un Gobierno del PP y, por tanto, intentará de nuevo ser investido por el Congreso de los Diputados.

Se lo comunicará a Felipe VI

Estas intenciones de Sánchez las conocen únicamente sus colaboradores más estrechos, con los que el secretario general está preparando ya la reunión que mantendrá con Felipe VI la semana que viene, dentro de la ronda de consultas que iniciará el monarca para designar candidato a La Moncloa.

En esa conversación, Sánchez repetirá al rey que la postura del PSOE es votar “no” a Rajoy y que no habrá abstención. Añadirá que eso no debe provocar necesariamente nuevas elecciones. Y, según explican las fuentes consultadas, se propondrá como candidato en el caso de que Mariano Rajoy fracase en la investidura, o incluso no se someta a votación porque no logre un pacto con otras formaciones.

Desde Ferraz repiten que el voto negativo al PP es inamovible porque fue respaldado por el Comité Federal, y por eso Sánchez lo mantendrá ante el rey. “Si todos los dirigentes socialistas están de acuerdo en el veto a Rajoy, la única solución si no sale investido es que el PSOE dé un paso al frente”, concluyen.

En ese sentido, sobre la posibilidad de una oposición posterior de cargos del partido al propósito de Sánchez de formar Gobierno, las fuentes consultadas responden: “Vamos con la postura aprobada en el Comité Federal. Y, si el rey propone después a Sánchez como candidato, ni él ni nadie del partido lo puede rechazar”.

Buscará un acuerdo a la portuguesa

El principal hándicap de Sánchez para, primero, ser propuesto como candidato, y, después, lograr la investidura, vuelve a ser la incompatibilidad entre Ciudadanos y Podemos. Rivera ya ha declarado que, si los socialistas llegan a un pacto con Iglesias, C´s votará en contra.

A ello se añade el rechazo que provoca la formación morada entre altos cargos del PSOE.

Para hacer frente a estos posibles vetos, Ferraz trabaja ya en lo que llaman un “acuerdo a la portuguesa” con ambas formaciones, siguiendo la estela del pacto alcanzado por el socialista Antonio Costa con Bloco de Esquerda y el Partido Comunista.

Pedro Sánchez se propone negociar por separado con Ciudadanos y Podemos y firmar, con cada uno de ellos, unos acuerdo de mínimos que permitan la investidura. Con esta solución, Iglesias no tendría que sumarse a lo acordado con Rivera, ni tampoco a la inversa.

Además, y para evitar vetos de uno o del otro, Sánchez propondrá un Gobierno monocolor, sin la entrada de representantes de C´s y de Podemos, y con la entrada, eso sí, de independientes. Esa fórmula, aseguran en Ferraz, permitió en Portugal que partidos rivales, como el Bloco y el PC, votaran en el mismo sentido para investir a Costa.

Última opción: un independiente

Los altos cargos del PSOE consultados por ECD son conscientes de lo “arriesgado” de la maniobra de Sánchez, que puede exponerse a otra investidura fallida. Consciente de esa amenaza, el secretario general está pensando en una vía de escape para evitar verse rechazado por tercera vez por el Congreso.

Si ve que no cuenta con los votos de Ciudadanos y Podemos, renunciará a la investidura y propondrá un candidato independiente con el argumento de que así se evitará una nueva convocatoria electoral.

Desde Ferraz consideran que es última a vía, si ni Rajoy ni Sánchez no logran los apoyos suficientes, es la solución para que no haya elecciones a finales de año. Por eso, opinan que la propuesta “puede contar con el respaldo mayoritario de la Cámara, incluyendo a los diputados del PP”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··