Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Otra clave del adelanto al 22 de marzo

La marca Susana Díaz vende más electoralmente que las siglas PSOE

Política

Los sociólogos aconsejaron a la presidenta andaluza que los comicios regionales no coincidieran con las autonómicas de mayo: le penaliza que le identifiquen con el partido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La decisión de Susana Díaz de adelantar un año las elecciones a la Junta tiene pocos secretos: Podemos no está formado en la región y no tiene todavía candidato; el cabeza de cartel del PP no ha cuajado; la recuperación económica, que daría votos al PP, es ahora menos visible que dentro de un año; la investigación de los EREs todavía no es concluyente... Sin embargo, más difícil es justificar por qué no hacerlas coincidir con las municipales, que se celebrarán sólo dos meses después.

Susana Díaz, en un mitin del PSOE. Susana Díaz, en un mitin del PSOE.

Este es uno de los argumentos que está utilizando el PP para atacar a Susana Díaz por su decisión de adelantar al 22 de marzo los comicios. Tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, se han apresurado a criticar que la presidenta regional se vaya a gastar cinco millones de euros de más por convocarlas en solitario.

“Si las hubiera convocado a la vez que las municipales, que se van a celebrar sólo unas semanas después, se habría ahorrado cinco millones de euros. No están los tiempos para malgastar. Yo con cinco millones hago maravillas en mi ministerio”, señaló Santamaría en una entrevista en TVE el martes por la noche, un día después del anuncio de Díaz.

La respuesta política de la presidenta regional a ese argumento ha sido aconsejar a Rajoy que “se atreva a decirle a los catalanes lo que ha dicho a los andaluces”, en referencia a la decisión de Artur Mas de adelantar también los comicios regionales al 27 de septiembre, tres meses después que las municipales y dos meses antes de las generales.

Pero el argumento principal de los socialistas es que Andalucía es una 'comunidad histórica', como Cataluña, País Vasco y Galicia, que realizan sus comicios regionales al margen de las otras trece comunidades autónomas del país.

Marca Susana

Sin embargo, la realidad es que la mayoría de las veces las elecciones andaluzas han coincidido con alguna otra convocatoria a nivel nacional. De las nueve que se han celebrado hasta ahora, en cinco ocasiones se han celebrado a la vez que las generales (1986, 1996, 2000, 2004 y 2008), una con las Europeas (1994) y sólo en tres ocasiones se han convocado en solitario (1982, 1990 y 2012).

¿Por qué, entonces, convocarlas en solitario en esta ocasión? De acuerdo con fuentes socialistas el motivo es que Susana Díaz es más fuerte electoralmente que el propio PSOE. “El origen de todo es la debilidad del secretario general, Pedro Sánchez. En estos momentos, aparecer bajo el paraguas del PSOE es bueno para algunos líderes regionales débiles, pero a Susana Díaz le resta votos”, explican.

“Todos los sociólogos con los que ha consultado Díaz le han recomendado que no las hiciera coincidir con ninguna convocatoria nacional porque la marca Susana Díaz es más fuerte electoralmente que la del PSOE”, insisten estas fuentes. “Ésa es la razón de fondo de por qué no se han convocado a la vez que las municipales. Cuando Artur Mas convocó en septiembre, ya sólo quedaba libre marzo. Lo de la falta de sintonía con Izquierda Unida es sólo la excusa”, explican.

En efecto, las últimas encuestas le dan a la presidenta regional hasta un 40% de los votos, frente al 29% del PP, el 15% de Podemos y el 8% de Izquierda Unida.

Susana Díaz por tanto ha jugado con la fecha electoral como se ha hecho en otras ocasiones en el PSOE andaluz, en función de sus análisis de el candidato nacional sumaba o restaba votos. En las anteriores, en 2012, se hizo justo lo contrario. José Antonio Griñán decidió no adelantar los comicios a noviembre de 2011, como hizo José Luis Rodríguez Zapatero con las generales.

“En esa ocasión estaba más o menos claro que el PP ganaría y que el PSOE a nivel nacional se daría un batacazo por el voto de castigo a Zapatero, aunque el candidato era Alfredo Pérez Rubalcaba. Y salió bien, porque al final la derrota en marzo de 2012 fue menos fuerte que la de noviembre de 2011”, recuerdan en el PSOE.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··