Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Trinidad Jiménez no llama a Zapatero por su nombre desde 2004: “desde que lo nombraron no le he vuelto a llamar José Luis, hay que guardar las formas”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ministra de Sanidad es amiga personal del presidente de Gobierno desde hace años. Junto a Jesús Caldera y Jordi Sevilla fue una de las artífices de la candidatura de Zapatero para presidir primero el PSOE y después el Gobierno.

Somos muy amigos pero desde que le nombraron no he vuelto a llamarle por su nombre de pila” confiesa la ministra de Sanidad en una reciente entrevista. “Desde que salió elegido no he vuelto a llamarle por su nombre, ni a solas”, asegura. “Y eso que somos muy amigos, pero en la vida hay que mantener las formas”.

Hasta tal punto llega su amistad que uno de los cinco retratos que tiene en su mesa, es de Zapatero, dedicado: “Para Trini, compañera leal y amable. Amiga personal. Lo mejor está por llegar”. El mejor consejo que le ha dado el presidente desde que llegó a la Moncloa, “la cantidad de cosas que puedes hacer por tu país sentado en este despacho”.

La política malagueña tiene línea directa con el presidente del Gobierno, aunque prefiere mandarle SMS cuando no quiere molestarle. “Me gusta decirle las cosas que pienso, y eso que cuando estás delante de él mides mucho las palabras”, reconoce en el último número de Telva.

Respecto a sus responsabilidades al frente de Sanidad y Consumo, “tiene el privilegio y la oportunidad de ser ministra, pero hay que estar mentalmente preparada para dejar los cargos públicos”. Experta en Relaciones Internacionales, no cambiaría su cartera por la de Exteriores, sobre todo “cuando veo al ministro Moratinos viajando y trabajando con tal intensidad que me da miedo su agenda”.

La fortaleza emocional es el punto fuerte de Zapatero, según Jiménez, que critica no obstante lo difícil que es para él mostrar sus debilidades. “Es cálido en el trato pero tiene un punto impenetrable. Es reservado”, concluye.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·