Martes 22/05/2018. Actualizado 10:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero no apoyará al socialista Javier Solana como ministro de Exteriores de la Unión Europea por su declarada postura pro-nuclear

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A Javier Solana le van a costar muy caras sus declaraciones a favor de la energía nuclear y en contra de la política energética del gobierno de Zapatero. España no apoyará al actual “míster PESC” para ser el futuro ministro de Exteriores de la Unión Europea.

El Tratado de Lisboa, cuya ratificación está prevista para este otoño, contempla la creación de un “ministro de Exteriores” de la UE. La provisión de dicho puesto será una de las decisiones que ha de afrontar la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010. El puesto de “ministro de Exteriores” de la UE unirá el actual cargo de Solana (Alto Representante del Política Exterior y Seguridad Común, “míster PESC”) con el de Comisario de Asuntos Exteriores, hasta ahora en manos de la austriaca Benita Ferrero-Waldner.

 Javier Solana, según las fuentes gubernamentales consultadas por El Confidencial Digital, no tiene ninguna esperanza de hacerse con el nuevo puesto, continuidad natural del suyo actual. Y es que en Moncloa tomaron buena nota de las declaraciones de “míster PESC” sobre la política nuclear del Gobierno español. Solana calificó de “grave error” el cierre de Garoña por la alta dependencia energética española, “una cosa muy seria”.

 Zapatero, que ha hecho causa política principal del abandono de la energía nuclear, no le ha perdonado estas declaraciones. Por eso, pese a que hoy es muy escaso el número de españoles con puestos visibles en organismos internacionales, y pese a que Solana tiene experiencia y el nombramiento se haría bajo presidencia española de la UE, Moncloa ha decidido no apoyar a Solana como primer “ministro de Exteriores” de la Unión.

A todo lo anterior hay que añadir, además, como confirman a ECD fuentes gubernamentales de toda solvencia, que la relación entre ambos políticos ha sido siempre muy tirante. Esos desencuentros se explican por la “marginación” con que ha castigado Zapatero a Solana: le considera de otra línea ideológica tanto dentro del PSOE como en política exterior, además de tener ambos temperamentos muy distantes.

Consciente desde hace tiempo de esta situación, Solana no ha luchado por ganarse el favor de Zapatero, como muestran sus declaraciones pro-nucleares.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··