Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La renuncia de Zapatero, problema para el PP. Abre un nuevo escenario: un PSOE sin ZP y con otro candidato mejora sus opciones para las generales de 2012

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si el Partido Popular se las prometía muy felices, a la vista de la unanimidad de las encuestas, que pronostican un claro triunfo en los comicios de 2012, el anuncio de Zapatero de que no volverá a ser candidato altera el escenario. Las cosas cambian, con un PSOE sin la carga negativa de su actual líder y con otra cara al frente de sus listas.

Las elecciones generales se celebrarán, en principio, dentro de más de un año, entre otras cosas porque esa es la intención del presidente, y de aquí a entonces los socialistas van a intentar borrar en lo posible la huella de la desastrosa gestión realizada hasta ahora. Sin Zapatero, van a poder decir que el pasado es pasado y que tienen recetas para el futuro. Otra cosa es que los españoles ‘compren’ ese mensaje. Pero van a gozar de una oportunidad que ahora parecía imposible.

De cara a las elecciones locales y autonómicas de mayo, va a ser difícil que el PSOE logre apagar el debate sucesorio que acaba de abrirse. Aunque ya han conseguido lo que reclamaban barones regionales como Barreda y Fernández Vara: Zapatero ha anunciado su adiós antes de la campaña electoral. Quizá consigan que el 22-M no sea un “examen al presidente del Gobierno”, pero va a ser difícil que no se convierta en un “examen al Gobierno”.

El PP pide ya elecciones anticipadas

-- Fuentes de la dirección nacional del Partido Popular, consultadas por El Confidencial Digital, ratifican que el anuncio de Zapatero significa que van a pedir la inmediata convocatoria de elecciones. Sus argumentos serán que un país en la grave situación en que se encuentra España no puede pasar un año con un “Gobierno en funciones”.

-- No le falta fuerza al razonamiento, porque a partir de aquí cualquier negociación que protagonice este Gobierno quedará mediatizada con la pregunta de si podrá cumplir lo pactado, puesto que tiene el tiempo tasado. ¿Valdrán para algo los compromisos que a partir de ahora adopte este Gobierno?

-- Por ejemplo, ya va a ser difícil que los grandes empresarios vuelvan a acudir a una cita en La Moncloa, porque ya no va a ser presidente. Y los sindicatos desconocen si lo que hoy se acuerda se cumplirá mañana.

-- Al mismo tiempo, la pregunta es si el propio Zapatero aguantará más de un año como ‘presidente en funciones’. Es lo que dice que va a hacer, ha prometido culminar la legislatura, pero una cosa es lo que quiere y otro lo que podrá. No porque no tenga apoyos parlamentarios, que los puede tener, sino porque un presidente ‘cesado’ está muy mermado a la hora de gobernar.

-- Cierto es que, como planteó Emilio Botín, sería bueno para la economía que no hubiera elecciones anticipadas, precisamente para que el plan de reformas aprobado o a punto de aprobar no se corte y se aplique de aquí a mayo de 2012. Abrir ahora un proceso electoral ralentizaría o inutilizaría gran parte de las medidas. Y el país no está para muchas bromas.

El PSOE está ‘tocado’

-- Los problemas del PSOE no se van a acabar con la despedida anunciada ayer. Los desastres de Zapatero no son solamente responsabilidad suya. Los barones del partido no pueden ahora escaquearse, porque ellos lo han mantenido, o al menos consentido. Y lo mismo puede decirse del partido: le va a ser difícil quitarse el olor de Zapatero.

-- Las filtraciones de que el día 2 de abril se iba a producir el gran aviso eran ciertas. Hubo una voz que lo dijo a tres periódicos nacionales. Las sospechas apuntaban a José Blanco como el garganta profunda, y ahora todo indica que, en efecto, fue él.

-- Marcelino Iglesias ha quedado en ridículo, con su rueda de prensa en la que dijo que no iba a producirse anuncio alguno porque él, como secretario de organización, “tendría que saberlo”. Si el cargo le ha quedado grande al todavía presidente aragonés, ahora el asiento le huele a pólvora, mucho más cuando su valedor, Rodríguez Zapatero, abandona.

-- Todo indica, en efecto, que quien estaba al cabo de la calle era José Blanco. Una pista clave es su decisión, escandalosa cuando se anunció, de que no habría mitin de apertura de campaña con Zapatero en la plaza de Vistalegre el 3 de abril, precisamente el día después del comité federal. Sabía muy bien por qué lo anulaba.

-- ¿Adelanto electoral? No parece probable, y desde luego sería la peor solución para el PSOE, que necesita tiempo para intentar recuperar la intención de voto, muy castigada en estos momentos. Cuando más tarde se celebren los comicios, más oportunidad pueden tener los socialistas de borrar el mal recuerdo de la crisis.

-- Zapatero gastó sus últimos cartuchos como jefe del Gobierno con la última crisis ministerial, en la que echó el resto, con la incorporación de Rubalcaba sobre todo. Ya no le quedan otros conejos en la chistera. Es más. Este Gobierno va a vivir con penalidades lo que le queda de mandato, hasta las elecciones de 2012.

Para que haya primarias se necesita más de un candidato

-- El Comité Federal que se celebrará después de las elecciones locales de mayo arbitrará el procedimiento para designar el sucesor en la secretaría general del PSOE.

-- Hasta ahora, siempre ha ocurrido que el líder del partido ha sido el candidato a presidir el Gobierno, y no tiene por qué suceder otra cosa en el futuro. Así que la elección de secretario general es clave.

-- En el PSOE la palabras ‘primarias’ parece la expresión mágica. Pero lo cierto es que, para que se celebren, hace falta que exista más de un candidato.

-- La salida de Zapatero fortifica relativamente a Alfredo Pérez Rubalcaba, en la medida en que un posible sentimiento de orfandad en el PSOE, y de miedo al vacío por la marcha del líder, puede llevar a confiarse a la veteranía y la solidez que suscita el vicepresidente. No es hora de hacer experimentos.

-- Al mismo tiempo, debilita un tanto a Carme Chacón, por su juventud e inexperiencia, porque todavía es demasiado joven y no provoca confianza, y porque desaparece su principal valedor y paraguas hasta ahora, es decir, Zapatero.

-- No hay que descartar, por tanto, que Chacón al final, evaluando sus posibilidades, opte por dejar pasar la oportunidad y esperar tiempos mejores.

-- ¿Qué va a pasar con José Blanco? Tiene el poder de que controla los resortes más íntimos del partido, pero no puede caminar en solitario. Todo indica que hace tiempo que ha pactado con Rubalcaba un reparto de influencia. Se ha hablado de que el primero podría ser presidente del Gobierno y el segundo secretario general del PSOE, pero la realidad es que Rubalcaba no puede sentirse muy tranquilo si solamente ocupa uno de los dos cargos; lo lógico es que quiera ocupar los dos, al menos de momento. Más adelante, ya se verá.

Vuelta a León

-- En la decisión de Zapatero han pesado varios argumentos claves. Uno de ellos, que viene de muy atrás, su idea de que dos mandatos electorales son suficientes. Y también la evidencia de que su continuidad en la presidencia se ha convertido en un pesado lastre para el partido, que se ve duramente castigado en las encuestas por la responsabilidad que los ciudadanos achacan a Zapatero en la penosa situación económica del país.

-- Por eso, el desliz de las pasadas Navidades, cuando soltó aquello de que ya lo tenía pensado, no fue tan desliz: respondía a sus planes.

-- Pero otro argumento, y no menor, es la queja de su mujer, Sonsoles Espinosa, por el castigo que estaba padeciendo la familia, sobre todos sus hijas, como consecuencia de la continuidad en La Moncloa. Como acaba de decir una de las personas que más conocen al presidente, esta renuncia “se la debía a Sonsoles”.

-- Zapatero siempre ha dicho que, cuando acabara su turno presidencial, pensaba “volver a León”. Habrá que ver si mantiene su palabra. Y también prometió que sería “un ex presidente ejemplar”, y no como sus antecesores, en clara alusión a los manejos políticos de Felipe González y José María Aznar, que han seguido enredando. También habrá que verlo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·