Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“¡Oye, bájame el tono!”. El corte que tuvo que dar Zapatero a Tomás Gómez durante el enfrentamiento a gritos que mantuvieron en La Moncloa por la candidatura de Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La entrevista del 7 de agosto en La Moncloa entre José Luis Rodríguez Zapatero y Tomás Gómez no pudo empezar peor. El presidente canceló la primera cita, fijada para el día anterior, porque se había divulgado que iba a celebrarse, y adjudicaba la ‘filtración’ al equipo de líder del PSM. Pero eso no fue lo peor, porque acabaron a gritos.

El presidente del Gobierno, y secretario general del PSOE, había convocado al primer dirigente socialista en Madrid para plantearle que renunciara a su intención de ser candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid y dejara el campo libre a su ‘elegida’, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

En la reunión de ese sábado, Zapatero se encontró con que Tomás Gómez no acataba de ninguna manera sus órdenes, y se mantenía firme en su voluntad de ser él quien se enfrentara a Esperanza Aguirre por el gobierno de la comunidad. A la propuesta de que formara parte de la candidatura de Trinidad Jiménez como número dos, respondió con una rotunda negativa.

Fuentes socialistas a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital confirman que, a pesar de las versiones que dieron en su momento los portavoces de La Moncloa, la conversación entre los dos dirigentes fue durísima. En esas fuentes se insiste en que hubo “una enorme tensión”.

Tan fuerte resultó en enfrentamiento, que se produjeron por las dos partes voces altas y hasta gritos. Y Tomás Gómez no se achicó, sino todo lo contrario. “Estuvieron a gritos y berridos”, es lo que escucha ECD en esas fuentes socialistas.

Las cosas llegaron a tal punto que Rodríguez Zapatero tuvo que dar un corte a su invitado, diciéndole: “¡Oye, bájame el tono!”.

Y a su rotunda afirmación de que “aquí mando yo”, la respuesta que escuchó fue que quienes de verdad ‘mandaban’ en el partido eran los estatutos y demás normas internas. Y la reunión acabó con la confirmación de que en el PSM se celebrarían primarias, y que en ellas Tomás Gómez se enfrentaría a la candidata del aparato y de presidente, Trinidad Jiménez.

El pasado 17 de septiembre, entrevistado en 'Los Desayunos de TVE', Tomás Gómez afirmó que lo que hablaron él y el presidente del Gobierno en la reunión del 7 de agosto sólo lo sabe él, y añadió: “Por lealtad al presidente yo no voy a contar nada”.

A la pregunta de si fue a La Moncloa a defenderse, tal como pocos días antes había declarado Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior, el líder del PSM, sin querer entrar en detalles del encuentro, respondió: “Fui a defender el derecho de los militantes a decidir”.

Tomás Gómez no ha querido desvelar si ha vuelto a hablar con Zapatero desde esa reunión de agosto, aunque sí ha dicho que no ha mantenido ningún contacto con el secretario de Organización y número dos del PSOE, José Blanco, uno de sus ‘enemigos’ más directos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·