Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero ha convencido a Rubalcaba en el tercer ‘pulso’ entre los dos: no habrá adelanto electoral, tras la muy seria advertencia de Europa. Pero la bicefalia es un hecho

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La bicefalia, es decir la existencia de dos líderes en el ámbito del socialismo, es un hecho cierto, a la vista de las diferencias que se han ido registrando entre el presidente del Gobierno y el candidato del PSOE y vicepresidente. La última se ha centrado en el adelanto electoral, y el ganador ha sido Zapatero.

Fuentes próximas a La Moncloa, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, explican que ha habido ya tres ‘pulsos’ entre José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, el último sobre si se adelantan o no las elecciones. Este tercer enfrentamiento se ha saldado con victoria del presidente: no habrá adelanto.

Zapatero y buena parte de su Gobierno estaban y están convencidos de que lo conveniente es agotar la legislatura. Lo piensan desde hace tiempo y lo mantienen también en estos momentos.

Su posición se fundamenta en que una convocatoria anticipada provocaría un boquete grave en la difícil situación económica del país.

Seria advertencia de Bruselas

El presidente del Gobierno ha hablado de ese asunto con expertos y gurús internacionales, y la respuesta que ha recibido es que no se adelanten las elecciones generales.

Pero no solamente eso. Según ha sabido ECD, de las fuentes citadas cercanas a La Moncloa, desde Europa han llegado severas advertencia a España para que no se le ocurra entrar ahora en un proceso electoral.

Singularmente atendida ha sido la voz de Joaquín Almunia, que ha dicho a Zapatero con toda claridad: “Es una locura adelantar las elecciones. No para el PSOE, sino para el país, con la crisis griega, la crisis de deuda española y la inestabilidad de los mercados…sería peligrosísimo para España”.

La prioridad tiene que ser –insisten las instancias europeas- culminar las reformas iniciadas. No hacerlo provocaría una grave situación de desconfianza en los mercados, y por tanto un aumento de los problemas que tiene el país.

Las razones de Rubalcaba

No obstante, estas últimas semanas personas del entorno de Rubalcaba plantearon la posibilidad del adelanto electoral, que, en su análisis, tendría los siguientes datos a favor:

-- La situación económica en marzo del año que viene será mucho peor, entre otras cosas porque los datos de paro de enero y febrero van a ser muy malos.

-- Hay ciudadanos, sobre todo en la izquierda, que se han asustado de cómo ha arrasado la derecha en los comicios del 22-M. Tal impresión, junto con la sensación de que se ha ‘castigado demasiado al PSOE’, podría ser útil en octubre-noviembre; mientras que, si se traslada a marzo, entre el tiempo transcurrido, y con la economía haciendo sufrir, no pocos lo olvidarían y volverían a cargar contra los socialistas.

Pero no les da tiempo

A finales de semana, sin embargo, Rubalcaba y su equipo llegaron a una conclusión: se descarta la opción del adelanto electoral. Y ésa es ya la posición firme del Gobierno y del candidato en este momento.

El cambio de opinión tiene que ver con las razones apuntadas al principio, singularmente la advertencia llegada desde Europa, pero también han tenido en cuenta una circunstancia crucial: no les da tiempo, de aquí a noviembre, para prepararlo todo.

Su análisis es que en verano la gente desconecta absolutamente de la política y, como el candidato aún no está consolidado definitivamente, los meses que quedan hasta noviembre no van a ser suficientes para lograrlo.

Los tres ‘pulsos’

La opción de adelantar las elecciones y la de llegar hasta el final de la legislatura ha representado el tercer ‘pulso’ entre Alfredo Pérez Rubalcaba y José Luis Rodríguez Zapatero.

Las fuentes próximas a La Moncloa consultadas por ECD explican que el primero fue la petición de Rubalcaba de celebrar las primarias antes del 22-M y con traspaso de la presidencia del Gobierno. Lo ganó Zapatero, porque esa operación no llevó a cabo.

El segundo se centró en la demanda de que se llegara a las primarias con un candidato único, es decir, sin tener que enfrentarse ni a Carme Chacón ni a ningún otro. Y éste ‘pulso’ lo ganó claramente Rubalcaba.

El tercero ha sido el adelanto electoral, zanjado finalmente a favor de Zapatero, que siempre se había mostrado partidario de agotar la legislatura.

La bicefalia es un hecho

La conclusión que sacan las fuentes informantes es que, el gran temor que siempre ha existido en el PSOE, la bicefalia, se ha convertido en un hecho.

Existe, por un lado, un líder, José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, que no será candidato, que dice estar dispuesto a culminar las reformas que necesita España, y cuyos análisis se resumen sobre todo en salir él ‘bien’ del Gobierno.

Y por otro lado hay un ‘vicelíder’, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya prioridad es ganar las siguientes elecciones generales, y para quien van a ser un problema no pocas de las decisiones que tome el actual Ejecutivo, sobre todo si se refieren a los recortes sociales que el país requiere.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·