Sábado 20/01/2018. Actualizado 18:48h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Está destrozado y sumido en una depresión

Las amargas confidencias de Griñán: “Pasaron cosas raras y no las vi”

“Llevaba 30 años en política, esperaba despedirme en lo más alto como presidente de la Junta y voy a acabar con una mancha en mi biografía”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Antonio Griñán acudió este miércoles, junto a Manuel Chaves y otros 20 ex altos cargos de la Junta de Andalucía, a la apertura del juicio por el caso de los ERE, en el que todos ellos están acusados. A pesar de no tener que declarar hasta enero, y de asegurar que estaba “tranquilo”, el ex presidente de regional reconoce en privado que está atravesando uno de los peores momentos de su vida.


José Antonio Griñán. José Antonio Griñán.

Así lo confirman a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz muy próximos a Griñán que han tenido la ocasión de hablar con él hace apenas unos días. Estas fuentes, que coincidieron con el ex presidente en el gobierno autonómico, aseguran que “Pepe está hecho polvo, totalmente hundido, y con claros síntomas de depresión”.

“Pasaron cosas raras y no las ví”

En esas conversaciones recientes con antiguos compañeros y amigos, en los días previos al inicio del juicio por los ERE de Andalucía, José Antonio Griñán ha defendido con contundencia su inocencia: “Jamás me llevé un duro y mi partido tampoco se ha financiado de manera irregular. No he cometido ningún delito”.

Pese a ello, el ex presidente de la Junta se reprocha no haber detectado las irregularidades que se estaban cometiendo bajo su mandato: “Pasaron cosas raras y no las vi. Y eso me va a perseguir el resto de mi vida”.

Los antiguos colaboradores de Griñán aseguran a ECD que tanto él como Chaves fueron advertidos de conductas irregulares, pero “es cierto que nunca llegó una prueba concluyente”. Pese a ello, el ex jefe del ejecutivo autonómico lamenta ahora que “cargos que cobraban de la Junta se lucraran en mis narices”.

Una biografía política “manchada”

Esa falta de celo de José Antonio Griñán, reconocida por el propio ex presidente a ex compañeros y amigos, es, en opinión del propio ex presidente andaluz, un “lunar” que marcará para siempre su carrera política.

En este sentido, las fuentes consultadas por ECD explican que “Pepe asegura que está frustrado porque, después de 30 años dedicados a la política, desde los inicios de la Transición, se esperaba y se merecía un final que ya nunca va a tener”.

El ex dirigente autonómico aspiraba a “acabar en lo más alto” como presidente de la Junta y con 67 años de edad. No obstante, “el caso estalló a mitad de su mandato y le ha estado persiguiendo hasta el inicio del juicio”.

El entorno más próximo de Griñán añade, además, que al ex presidente “le duele” que periodistas y rivales políticos le acusaran de “coger el acta de senador para blindarse judicialmente”. “Él quería ese escaño en la Cámara para viajar más a Madrid, su ciudad natal, y estar más cerca de un familiar enfermo”.

Él y Chaves se sienten abandonados

En las últimas semanas, José Antonio Griñán está encontrando consuelo y mensajes de apoyo en “sus amigos de toda la vida”, pero no así de los actuales líderes del PSOE. En ese sentido, aseguran las fuentes consultadas, tanto él como Manuel Chaves echan en falta que Pedro Sánchez, Susana Díaz, y otros cargos del partido les defiendan públicamente o que, al menos, les hayan telefoneado.

Ambos ex presidentes llevan meses sintiéndose absolutamente abandonados por parte de todos. Un dato que citan con amargura: nadie les llama. “Ni del PSOE ni de fuera del PSOE”. Y eso tampoco se lo esperaban.

Susana Díaz, “tranquila”

La actual presidenta de la Junta, y sucesor de José Antonio Griñán en el cargo, Susana Díaz, está afrontando el inicio del juicio de los ERE con “absoluta tranquilidad”, tal y como aseguran desde el entorno de la andaluza.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que la dirigente regional considera que “el caso ha llegado a juicio absolutamente muerto y ni para Pepe ni para Manolo va a tener consecuencias penales”. En este sentido, añaden, “los únicos que acabarán en prisión son los impulsores de la red clientelar, que en ningún caso ostentaron cargos políticos”.

Por tanto, concluyen, el desgaste para la propia Díaz, o para el actual gobierno de la Junta de Andalucía, es “inexistente”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·