Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los resultados del 20-D harán muy complicada la formación de Gobierno

El batacazo electoral del PP deja a Rajoy al borde de no volver a gobernar

Pedro Sánchez puede perder también la dirección tras sufrir el PSOE el peor registro de su historia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Partido Popular ganó ayer las elecciones generales, pero sufrió un durísimo revés al perder 63 de los 186 escaños obtenidos en 2011. Sus 123 diputados no le servirán para formar mayoría con Ciudadanos, que consiguió solo 40, lo que coloca a Mariano Rajoy en muy difícil situación para volver a ser presidente del Gobierno, si bien anoche declaró que está dispuesto a intentarlo.


Mariano Rajoy celebra los resultados del PP en el balcón de Génova. Mariano Rajoy celebra los resultados del PP en el balcón de Génova.

Al mismo tiempo, el PSOE baja incluso sobre lo conseguido en 2011, que ya fue su peor resultado histórico, y se queda en 90 escaños, una pérdida de 20 diputados sobre los anteriores 110 que igualmente coloca a su líder, Pedro Sánchez, en la posibilidad de que tenga que abandonar la secretaría general

Las generales del 20-D han puesto fin, al menos de momento, al bipartidismo en España, sustituido por un cuatripartidismo, con cuatro fuerzas claramente destacadas sobre el resto: PP (123 escaños), PSOE (90), Podemos (69) y Ciudadanos (40). No obstante, PP y PSOE suman más del 50% del total de los votos.

Han quedado fuera del Congreso UPyD, Unió y Geroa Bai, mientras que Izquierda Unidos alcanza solamente 2 escaños, frente a los 11 que tenía. Podemos le ha arrebatado el sitio.

Una difícil mayoría de Gobierno

Al pésimo resultado de los populares se suma la decepción de Ciudadanos, que ha quedado como cuarta fuerza, con 40 diputados, lo que provoca que la suma de PP y C’s, con 163, quede muy lejos de los 175 de la mayoría absoluta.

La formación de nuevo Gobierno será igualmente complicada para la suma de partidos de izquierda, puesto que los del PSOE más los obtenidos por Podemos (69 sumando las mareas gallegas y los conseguidos en Valencia y Cataluña) solamente alcanzan 159 escaños, por debajo de la coalición de la derecha.

La izquierda, sin embargo, podría hipotéticamente contar con la ayuda de los 9 escaños de Esquerra (sube con claridad: tenía 3 en 2011), los 2 de Izquierda Unida, incluso los 2 de Bildu, pero con todo ello tampoco se logran los 175.

El proceso de formación de Gobierno se adivina largo por las complicadas negociaciones previas y las difíciles votaciones en el Congreso.

Los nacionalistas vuelven a tener la llave

Para hacer frente a un hipotético bloque de izquierdas mayoritario, el PP podría intentar ganar la ayuda del PNV (6 diputados, uno más que en 2011) y con lo que queda de CiU (8 escaños, frente a los 16 que consiguió cuando era coalición con Unió).

Tanto en uno como en otro caso, los partidos nacionalistas vuelven a ser decisivos a nivel nacional, lo cual coloca el problema territorial muy en primera línea.

Mucho más aún porque Podemos ha sido primera fuerza en País Vasco y Cataluña, y porque Pablo Iglesias, en su intervención tras los comicios, afirmó que España es “un estado plurinacional”.

El futuro del PSOE y de Pedro Sánchez

El PSOE afronta un complicado futuro, porque su principal rival, Podemos, es la segunda fuerza política en porcentaje de votos, aunque haya logrado menos escaños. Uno de los fracasos más fuertes se han dado precisamente en Madrid, donde se han convertido en la cuarta fuerza.

Difícil es también el porvenir de Pedro Sánchez, porque su posición se ha vuelto muy débil. Algunos barones del PSOE se plantearon, antes de los comicios, exigirle la dimisión como secretario general si los resultados no mejoraban lo alcanzado el 2011, incluso que la presentara en la propia noche electoral, cosa que no ha ocurrido.

Le puede salvar de esa salida el hecho de que existe alguna posibilidad de formar mayoría de gobierno con Podemos más otras fuerzas. El problema es que son muchos los dirigentes, sobre todo los históricos, que consideran que nunca debería intentar algo así porque eso acabaría definitivamente con el partido.

El PP resiste en sus feudos

A pesar del fracaso, el Partido Popular resiste en gran medida en dos de sus principales feudos, Madrid y Comunidad Valenciana, en las que ha ganado con claridad logrando colocarse por encima del 30%.

Buen resultado también para María Dolores de Cospedal en Castilla La Mancha, pero no tanto para Feijóo en Galicia.

El PP ha perdido, respecto a 2011, 3,7 millones de votos, que en principio han ido a parar a Ciudadanos, que ha obtenido 3,5 millones de sufragios. No obstante, el partido de Albert Rivera ha salido peor librado de lo que le auguraban las encuestas. Su principal decepción está en Cataluña, donde ha quedado como quinta fuerza y con el mismo número de escaños (5) que el PP.

España ha cambiado

Además de la decadencia del bipartidismo, otra de las conclusiones del resultado electoral es que el perfil político de España ha cambiado en estos cuatro años, sobre todo por la presencia y movilización de unos nuevos votantes: los jóvenes.

Respecto a 2011, la participación ha aumentado 5,3 puntos, entre otras cosas porque desde entonces han llegado a la mayoría de edad un millón y medio de nuevos votantes que han podido participar en estas generales.

¿Elecciones anticipadas?

La nueva composición del Congreso, sin mayorías claras y con hasta diez fuerzas políticas representadas, anuncian una próxima legislatura complicada. Tanto es así que en ámbitos políticos incluso ha empezado ya a hablarse de elecciones anticipadas.

El punto crítico serán los presupuesto para 2017. Los de 2016 han sido ya aprobados y, aunque la Unión Europa ha anunciado que deberán ser modificados, en principio se aplicarán con esas reformas. La dificultad surgirá cuando haya que elaborar los del siguiente año, por las complicadas negociaciones que serán precisas en función de cómo esté compuesta la mayoría de Gobierno. Por eso se habla de una legislatura corta.

Al mismo tiempo, el PP ha conseguido una cómoda mayoría en el Senado, con 121 de los 208 escaños, a los que hay que sumar los de designación autonómica. De esa forma, en caso de un gobierno de izquierdas, podría convertirlo en una “cámara de bloqueo”.

Fracaso de la gran encuesta de TVE

La jornada electoral puso de manifiesto el fracaso de la gran encuesta encargada por Televisión Española, anunciada a bombo y platillo. Realizada por TNS Demoscopia, se confeccionó con una cifra hasta ahora desconocida de entrevistas, 180.000, y en todas las provincias, con un mínimo de 2.000 entrevista en cada una.

Ese macro sondeo, desvelado a las 8 de la tarde, dio un práctico empate entre PSOE (81 a 85 escaños, y ha logrado 90) y Podemos (76 a 80, pero se ha quedado en 69), que no se ha cumplido, y 50 escaños a Ciudadanos, que ha logrado 40.

Al Partido Popular le adjudicó 114-118 escaños, y ha obtenido 123.

Por cierto, que Televisión Española cortó la retransmisión de la rueda de prensa de resultados totales, protagonizada por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Interior, Jorge Fernández, para ofrecer la rueda de prensa de Pablo Iglesias.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··