Viernes 17/11/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Por fin ha llegado otro guapo”. La bienvenida que le dio Sarkozy a Zapatero cuando se estrenó en el Consejo Europeo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cómo le recibió Nicolás Sarzozy, cuál fue su reacción tras las fotos de sus hijas con la familia Obama, qué hizo cuando conoció a Shakira o qué ocurrió en un maratoniano viaje a China. 'En la maleta de Zapatero', un libro escrito por Ana Pardo de Vera, revela anécdotas inéditas de los viajes por todo el mundo del ex presidente del Gobierno.

La periodista de Público devela, a modo de crónica, detalles hasta ahora desconocidos que ayudan a comprender mejor cómo era José Luis Rodríguez Zapatero en la intimidad. Pardo de Vera compartió con el ex presidente y su equipo multitud de viajes al extranjero entre 2007 y 2010, formando parte de un reducido grupo de corresponsales que acompañaban a Zapatero en sus encuentros con los líderes mundiales.

Estas son algunas de las anécdotas que se relatan en ‘En la maleta de Zapatero’:

-- El ego de Nicolás Sarkozy no conocía fronteras. Por ejemplo, en el primer Consejo Europeo en que coincidieron, le trasladó a Zapatero su alivio por la llegada de otro guapo, además del francés. “Por fin ha llegado otro guapo”, le vino a decir en las primeras palabras que intercambiaron. “¿Tú has visto a éstos?”, le espetó ante el asombro -divertido- del presidente del Gobierno y sus asesores.

-- Uno de los momentos más duros y tensos para la prensa, y no digamos para el presidente, lo constituyó la publicación de la foto de sus hijas con el matrimonio Obama vestidas de góticas y las posteriores acusaciones de presunta censura a la agencia EFE por otra imagen de ellas en la Asamblea de la ONU mientras hablaba el presidente de EEUU. La reacción de Zapatero fue impecable al ser preguntado por la imagen que copó portadas de la prensa y foros, a pesar de una perceptible y lógica tristeza.

Los periodistas comentamos esa reacción, no la esperábamos, sólo había que ponerse en su lugar, el de su mujer y el de las niñas para acercarse a saber qué podía pasar por su cabeza. En cierta manera, su acostumbrada frialdad se resquebrajó un poco, aunque la mantuvo para no mostrarnos lo que debía de pensar de la prensa en ese momento delicado, a la que, además, agradeció el respeto que habían mostrado siempre a su deseo de proteger a Laura y Alba.

-- La reunión con Shakira en la Cumbre Iberoamericana de El Salvador supuso una auténtica conmoción entre el grupo de españoles que acompañaban al presidente. Las exquisitas atenciones de diplomáticos y asistentes a la cantante colombiana -mucho más guapa en persona y sin los excesos estéticos de un concierto- no pasaron desapercibidas para nadie, ni para Zapatero. Él siempre miraba divertido estas situaciones, como si no formaran parte de su realidad.

Y al final, fue él quien se llevó los gestos más afectuosos de Shakira, que no tuvo reparo en cogerle del brazo con afecto mientras hablaban los dos solos. El presidente la miraba como a una hija. En este sentido, Zapatero siempre fue indiferente a la belleza femenina, al menos, visiblemente. Ni un destello de admiración en sus encuentros con mujeres espectaculares, como la propia Shakira, Rania de Jordania, Carla Bruni o la jequesa de Qatar.

-- Berlusconi fue el dirigente que provocó mayor incomodidad a Zapatero y con el que estuvo condenado a entenderse en su búsqueda de apoyos en el G20, por ejemplo. Recuerdo una rueda de prensa de los dos en Cerdeña, con Carme Chacón presente, que fue una auténtica tortura para todos, sobre todo, para él. Cuando el primer ministro italiano empezó a hablar de las mujeres como "un donjuán" que se autodenominaba, entre las risas de los suyos, Chacón pensó que el presidente lo iba a plantar allí mismo.

La cara de Zapatero no era ninguna de las caras que le habíamos visto antes: algo así como la de esos muñecos de TBO a los que les sale humo por las orejas y escorpiones en la viñeta. Con todo, el presidente nos desconcertó viajando improvisadamente con Bernardino León a Villa Certosa para tomar un café con Il Cavaliere ese mismo día, tras la comparecencia conjunta con Berlusconi. La mansión sarda era el escenario del 'bunga-bunga' de Berlusconi y ese viaje, que fue descubierto y no comunicado oficialmente a la prensa, no sentó nada bien a la izquierda italiana.

-- Los viajes en el avión con el presidente siempre aportaban un plus a los viajes, aun en las ocasiones en que las conversaciones fuera en 'off'. Hice bastantes: especialmente convulso fue un viaje a China para asistir a la Cumbre de Asem en busca de apoyos para España en el G20 (33 horas de avión y 33 horas de estancia en Pekín). Después de la paliza, los periodistas nos volvimos casi con las manos vacías debido a la peculiar diplomacia oriental, que es como una frágil tumba a la que hay que evitar profanar con cualquier mal gesto. Tensión de los periodistas, tensión de los colaboradores del presidente, tensión de éste... El viaje de regreso de Pekín a Madrid terminó con algunas llamadas internas al orden.

‘En la maleta de Zapatero’ puede adquirirse a través de Internet: http://libros.com/crowdfunding/en-la-maleta-de-zapatero en diferentes formatos y con distintos regalos. Todos los beneficios irán destinados a la ONG Aliad-Ultreia, que protege a excluidos sociales.

Ana Pardo de Vera cubre actualmente la información del Gobierno en Público y, con anterioridad, ha trabajado en Diario 16, La Voz de Galicia, Tiempo o El Siglo. Además ha sido asesora de Comunicación en tres ministerios (Defensa, Industria, Turismo y Comercio y Vicepresidencia de Política Territorial).

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·