Miércoles 24/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La lentitud en las condenas impide que acabe la plaga de la corrupción. Hay 700 personas procesadas en España, del sector inmobiliario y por financiación de partidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La corrupción crece sin parar en España estos últimos años. Es la denuncia que ha hecho el abogado Antonio Garrigues, presidente de Transparencia Internacional en España, que ha llamado a una cruzada contra la corrupción. Los grandes grupos mediáticos no han prestado atención a la denuncia.

Le preocupa especialmente como abogado el que “el sistema judicial no responda adecuadamente a este problema, ya que está abrumado por la carga de trabajo”.  Y no ve que el sistema judicial  castigue con eficacia y contundencia la corrupción. “Si dilata las decisiones tanto como hasta ahora, no acabaremos con la corrupción”.

Durante la reciente presentación del informe anual de Transparencia Internacional, Garrigues afirmó: “Estamos instalados en una muy grave crisis de liderazgo político y social, y no podemos estar tranquilos cuando el tercer factor de preocupación de los españoles son los políticos”.

En segunda derivada está “la corrupción de los partidos, con un nivel de máxima preocupación”. Ese clima de “corrupción generalizada no es captado por los ciudadanos en toda su dimensión, lo cual es más preocupante todavía”.

Para Garrigues, es necesario que la ciudadanía interiorice que la corrupción es letal para la democracia y la convivencia, perjudica al sistema económico, castiga a los más débiles, y a la economía en su conjunto.

Con todo, cree que la sociedad civil puede tomar conciencia de esta lacra, “la lucha contra la corrupción no es imposible”. Pero “mal vamos si los gobiernos no son efectivos en esta lucha, que requiere determinación y firmeza”.

Valora positivamente el que los medios de comunicación denuncien constantemente los casos de corrupción, sigan los procesos y aireen las condenas, pero deben ser cuidadosos en no banalizar estos hechos. A la vez resulta desmoralizador el que los medios den tribuna en sus programas a delincuentes y personajes moralmente reprobables. Garrigues cree que “no todo vale por la audiencia”.

La asignatura Educación para la Ciudadanía, debería ocuparse de algo práctico, como incluir lecciones de ética ciudadana y de denuncia de la corrupción. “Los niños desde la escuela deben interiorizar que la corrupción es algo reprobable, moralmente inaceptable”.

A nivel internacional, Garrigues destaca como escandaloso que no se haya hecho nada desde el G-20 para erradicar los paraísos fiscales, a pesar de las promesas realizadas por las cumbres de los países más poderosos del planeta. “Es un ejemplo más de que vamos a una globalización poco civilizada y peligrosa”, concluye.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··