Lunes 16/07/2018. Actualizado 13:24h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Cuatro semanas de difíciles negociaciones

Los secretos de la designación de Eduardo Madina como candidato del PSOE por Madrid

Rechazó las propuestas de Pedro Sánchez de ser número 9 en la capital o primero por Álava. Susana Díaz descartó incluirle en la lista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Eduardo Madina ocupará finalmente el puesto número 7 de la lista del PSOE por Madrid para las elecciones generales. Pedro Sánchez le ofreció inicialmente el noveno lugar, pero el vasco lo rechazó. Su postura ha puesto en aprietos a Ferraz, pero también a otras direcciones regionales, como la de Andalucía y Euskadi.

Eduardo Madina. Eduardo Madina.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE bien situados en Ferraz, Madina “no ha puesto las cosas fáciles” a Pedro Sánchez. El diputado vasco transmitió a César Luena, a principios de mes, su intención de repetir en el Congreso en la próxima legislatura y, para ello, pedía ocupar un puesto de salida en las listas del partido.

Ya en ese encuentro, el secretario de Organización dejó abierta la posibilidad de que Madina fuese en la lista por Madrid, algo que gustó al vizcaíno. Desde entonces, los contactos entre las dos partes han sido permanentes, con ofrecimientos de Pedro Sánchez que no se concretaron hasta el pasado jueves, tan solo un día antes del final de plazo marcado por Ferraz.

No quería el noveno puesto en Madrid...

Las fuentes consultadas por ECD explican que el deseo de Madina era ir de número 5 por Madrid. Una petición que, desde el primer día, vieron “imposible de cumplir en Ferraz. Desde la dirección nacional le trasladaron que ese puesto, como el séptimo, ya estaban adjudicados a Rafael Simancas y José Enrique Serrano.

Desde el primer día, Sánchez ofreció al vasco el noveno lugar en la lista. El secretario general argumentaba que los diez primeros puestos por Madrid eran seguros y que, por tanto, tenía el escaño asegurado. Sin embargo, Madina insistía en que quería tener mayor protagonismo en la candidatura del secretario general.

A este problema se le unían, además, las propuestas procedentes de las agrupaciones socialistas de la capital: “Incluso los más afines a Edu, pertenecientes al sector de Tomás Gómez y Carmona, no le situaban en sus listas por miedo a represalias de la dirección regional”.

ni encabezar la lista de Álava

Ante este panorama, Pedro Sánchez ofreció a Madina otra salida: encabezar la lista del PSOE por Álava. El vasco, que en 2011 fue de número tres por Vizcaya -puesto que ahora no le garantizaba escaño-, descartó en seguida esa posibilidad.

Personas de su entorno aseguran que, en su decisión, pesó “su mala relación con Patxi López”, y sobre todo, el hecho de estar al frente de una candidatura que, “como mucho, aspiraba a repetir los resultados de hace cuatro años, cuando solo obtuvimos un escaño”.

Susana Díaz descartó incluirle en Sevilla

El toma y daca entre Sánchez y Madina ha sido seguido, muy de cerca, por Susana Díaz y su equipo. La presidenta de la Junta, en pleno proceso de acercamiento al vasco, quería que éste tuviera peso en Madrid para tener allí a un aliado. Sin embargo, al ver que esa vía no se cerraba, algunos de sus colaboradores la plantearon que lo incluyera ella en la lista por Sevilla.

La dirigente autonómica, sin embargo, se negó en rotundo, ante los riesgos que conllevaba esa maniobra: “Ponerle en la lista hubiera sido una declaración de guerra explícita a Ferraz”, algo que hubiese sido censurado a nivel interno y que, además, ponía en jaque al resto de candidaturas andaluzas.

En ese sentido, dirigentes del PSOE-A explican que Sánchez y Díaz tenían un pacto de “no agresión” en la elaboración de listas. Situar a Madina en la lista por Sevilla habría supuesto una ruptura de ese acuerdo y, por tanto, el secretario general podía reaccionar rechazando las listas aprobadas por la dirección regional y cambiándolas en el próximo Comité Federal.

Madina adelanta a Serrano

A principios de la semana pasada, las posturas entre Sánchez y Madina seguían totalmente encontradas. Sin embargo, ambas partes sabían que tenían hasta el viernes para llegar a un acuerdo.

El tiempo, explican las fuentes consultadas, jugaba en contra de los dos, pero algo más para el diputado vasco: “Ferraz podía haber optado por no incluirle en ninguna lista y esperar al Comité Federal para hacerle hueco, pero ahí las garantías de ocupar un puesto de salida serían mucho menores para Edu”.

Por ese motivo, Madina aceptó una solución intermedia: no ocupar el noveno puesto pero tampoco el quinto, sino el séptimo. Además, la designación de Meritxel Batet, que le apoyó a él frente a Sánchez en el congreso del PSOE de hace un año, como número dos de la lista, fue vista con buenos ojos por el actual diputado por Vizcaya.

El damnificado por este movimiento ha sido José Enrique Serrano. El ex jefe de gabinete de Zapatero se ha convertido en el hombre elegido por la actual ejecutiva para negociar con el PP. En esta legislatura, ya pactó con los populares la reforma del Código Penal y, de cara a los próximos cuatro años, Sánchez piensa en él como el interlocutor necesario con el resto de formaciones para sacar adelante la reforma constitucional.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··