Jueves 19/10/2017. Actualizado 19:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En 2015 se cuantificaron 536 denuncias

No hay dinero para el protocolo anti-agresiones a funcionarios

El Ministerio de Empleo prometió la instalación de botones de alarma similares a los de los bancos, pero los gobiernos autonómicos han respondido que les falta presupuesto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los funcionarios no contarán, al menos de momento, con el prometido protocolo anti-agresiones en las oficinas de Empleo. Las comunidades autónomas ya han informado que sus presupuestos no contemplaban para este año la instalación de nuevos sistemas de vigilancia y protección y que, por tanto, habrá que esperar hasta 2017.

Los funcionarios de Empleo, los más expuestos a agresiones. Los funcionarios de Empleo, los más expuestos a agresiones.

A principios de mes, el Ministerio de Empleo anunció que, en las próximas semanas, se iba a proceder a la instalación de un botón de alarma en las oficinas de atención a los ciudadanos para que los funcionarios que se sintieran amenazados pudieran presionarlo y pedir, de esa forma, la intervención de la Policía.

La medida fue bien recibida por los empleados públicos, aunque éstos reclamaban además la colocación de arcos de seguridad a las oficinas de Empleo, posibilidad que descartó el Gobierno para evitar grandes colas tanto dentro como fuera del recinto.

Pues bien. Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en la Administración General del Estado, esta medida no se aplicará, pese a lo anunciado, de forma inmediata, ante las reticencias mostradas, durante las últimas semanas, por las diferentes comunidades autónomas.

No hay dinero”

Las oficinas de Empleo son competencia de los gobiernos regionales y, por tanto, son éstos las que gestionan los recursos de las mismas. El problema es que, a mitad de año, muchos de ellos ya tenían presupuestado el gasto de mantenimiento para todo el 2016 y, por tanto, no cuentan ahora con fondos para instalar ese botón de alarma.

Esta circunstancia está ya siendo notificada por varias comunidades autónomas al Ministerio, que ha dado plena libertad para aplicar el nuevo protocolo anti-agresiones.

Mientras, los funcionarios se quejan de la falta de aplicación del mismo: “Primero nos pareció insuficiente al no contemplarse la instalación de arcos de seguridad, y ahora el botón de alarma se retrasa. Todo ello, cuando el año pasado se denunciaron 536 agresiones, físicas o verbales, en las oficinas de Empleo”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·