Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Lo que no dijo en la entrevista con Rajoy

La estrategia de Pedro Sánchez: si el PSOE apuesta por la abstención, que la fuercen los barones

No quiere ser él quien cargue con la decisión. Critica a Susana Díaz, Javier Fernández, García-Page... porque hablaban de facilitar la gobernabilidad y ahora proponen votar “no”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez dejó claro ayer a Mariano Rajoy que el PP tendrá que buscar el apoyo de otros partidos, más próximos ideológicamente, porque el PSOE votará “no” a su investidura. El líder socialista afirmó que su partido siempre será “una solución” para evitar nuevas elecciones. Pero, si para ello fuera necesaria la abstención, no quiere ser él quien lo decida.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.

Según cuentan a El Confidencial Digital dirigentes nacionales del PSOE, la hoja de ruta de Pedro Sánchez pasa por adoptar a partir de aquí una actitud pasiva en las negociaciones para formar Gobierno.

El secretario general considera que no tiene obligación de intentar pactar con el PP, mientras que Rajoy sí tiene la presión de lograr apoyos suficientes para ser investido.

Así las cosas, la postura del Partido Socialista se mantendrá en el “no” a Rajoy, tanto en el primer pleno de investidura como en la segunda votación.

Posteriormente, y si no hay Gobierno, se iniciará un “periodo de reflexión”, anunciado por el propio presidente en funciones, durante el que el PSOE celebrará un nuevo Comité Federal.

Si hay abstención, que sea impuesta por los barones

En esa nueva reunión del máximo órgano del PSOE, Sánchez expondrá, ante todos los barones regionales, cómo han actuado él y su ejecutiva durante las semanas de conversaciones, e insistirá en la negativa a permitir la investidura de Rajoy.

Será entonces cuando los líderes autonómicos deberán pronunciarse definitivamente. Ellos tendrán que elegir entre imponer, mediante votación en el Comité Federal, la abstención para así facilitar la formación de un Gobierno del PP, o, por el contrario, dar vía libre a Pedro Sánchez para que decida si intenta de nuevo ser él presidente, o bien opta por presentarse a unas nuevas generales.

Hasta el día de ayer, el secretario general había negado tajantemente la idea de poder aspirar de nuevo a La Moncloa si Rajoy fracasaba, pero en la rueda de prensa tras la reunión con el presidente aseguró, al ser preguntado si descartaba formar Gobierno, que el PSOE “siempre es la solución” para evitar nuevas elecciones, dejando abierta esa posibilidad.

“La democracia -dijo- tiene sus tiempos, lo que les puedo transmitir y trasladar a los ciudadanos es que tengan confianza en nuestro sistema parlamentario y sepan que el PSOE va a dar lo mejor de sí mismo para desbloquear esta situación y que España pueda contar cuanto antes con el Gobierno que merece”.

No obstante, en Ferraz se sospecha que las principales federaciones del partido, ante una investidura fallida de Rajoy, forzarán la abstención del PSOE en el segundo debate, con lo que permitirán su investidura. Una postura que “será decisión suya, de los barones, y no del secretario general”, puntualizan fuentes de Ferraz.

Críticas a Díaz, Page y Fernández

En este sentido, los dirigentes nacionales del PSOE explican que Sánchez “no entiende” el cambio de discurso protagonizado por varios de los principales barones del partido, entre ellos Susana Díaz, Emiliano García-Page y Javier Fernández, desde el 26-J.

Los presidentes de Andalucía, Castilla-La Mancha y Asturias defendieron, al día siguiente de la jornada electoral, que al PSOE le tocaba estar en la oposición y que, por tanto, no debía impedir la gobernabilidad del país, apuntando así a la abstención. Con el paso de los días, sin embargo, esa postura se fue modificando conforme se acercaba el Comité Federal del pasado sábado. Solo Vara, que ya el lunes, 27 de junio, habló de abstención, se mantuvo en sus tesis.

Desde Ferraz sugieren que estos dirigentes regionales pretendían presionar de inicio a Sánchez para que luego fuera el secretario general quien oficializara la abstención del partido. Una estrategia que, sin embargo, les ha salido mal.

Solo hablará con Rajoy de reformas

Pedro Sánchez tiene claro que él personalmente no se va a mover del “no” a Rajoy. No obstante, quiere estar preparado por si le imponen la abstención, y para ello está decidido a mantener una interlocución estable con el presidente en funciones.

El líder socialista ya manifestó ayer que está dispuesto a “hablar” con Rajoy, pero “no de investidura, sino de reformas”. Una declaración de intenciones que quiere llevar a cabo, entre otras cosas, para asegurarse su continuidad al frente del PSOE.

Así, su objetivo, tal y como se ha contado en estas páginas, es pactar con el PP una reforma de la Constitución -a la que hizo referencia en la rueda de prensa del martes- para, una vez aprobada, convocar elecciones a mitad de legislatura. De lograr este acuerdo con Rajoy, solicitará al Comité Federal mantenerse al frente de Ferraz hasta esos comicios. y que se decida entonces quién será el candidato del PSOE a la presidencia del Congreso.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··