Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Si no hay financiación, no hay juego”. Esquerra se planta con el dinero para Cataluña y romperá el Tripartito si el acuerdo no es de su gusto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Si no hay financiación, no hay juego”. Así resumen fuentes de Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC) la perspectiva que la formación tiene tanto de la legislatura nacional como del Gobierno de la Generalitat.

Esquerra no tiene prisa por fijar un acuerdo de financiación sobre el que, sin embargo, “no son optimistas”. El acuerdo sobre financiación autonómica tenía que haberse culminado en agosto de 2008 y, por el momento, las negociaciones están suspendidas.

Fuentes de la otra formación catalanista, CiU, consultadas por ECD han asegurado que, respecto del tema de la financiación, el problema no es lo que se fije en el Estatuto de “bilateralidad” sino tan sólo que “no hay dinero”.

A este respecto, en ERC suspenden su valoración si bien advierten de que un mal acuerdo de financiación para Cataluña significará no sólo la no votación de los Presupuestos de 2010 sino el desistimiento total de las iniciativas del Gobierno de Madrid. “No queremos tan sólo ser los que están ahí para aprobar leyes sociales, de izquierdas”, aseguran desde la formación.

Así las cosas, en ERC son más escépticos que en una legislatura anterior que consideran “irrepetible”, en la que “se llegaron a creer” cambios en el modelo de Estado por iniciativa de Rodríguez Zapatero.

Con todo, el problema principal para la financiación está en el Gobierno de Cataluña, en el que ERC apoya por pacto, y con cuota de Gobierno, al socialista Montilla. Según ERC, si el PSC, es decir, si Montilla acepta para Cataluña un modelo de financiación que no sea del gusto de Montilla, Esquerra romperá los acuerdos de Gobierno, produciéndose así el final de la legislatura y la llamada a elecciones anticipadas.

Este último escenario es el que ahora mismo ya van barajando en ERC. Para el electorado independentista, que se calcula en 300.000 votantes de núcleo duro y 300.000 votantes volátiles, ir del brazo del Gobierno de la crisis e ir del brazo también de un Montilla que no consigue lo mejor para Cataluña, es una amenaza seria en términos electorales.

Por el contrario, romper el Gobierno tripartito a raíz de la financiación les permitiría no sólo haber gozado del Gobierno sino ganar una baza electoral ante sus votantes, ante los que también tienen que impulsar la imagen del previsible candidato Joan Puigcercós.

En última instancia, la financiación autonómica es también una vía de agua –en Cataluña y en el Congreso- para un Rodríguez Zapatero cada vez más falto de apoyos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··