Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En un artículo titulado “El secesionismo catalán y la espiral de la provocación”

La fundación de Aznar advierte a Rajoy: la propuesta de Puigdemont es una trampa

Miquel Porta analiza para FAES el plan presentado por el presidente de la Generalitat en Madrid. Advierte que el gobierno autonómico no tiene ninguna intención de dialogar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un día después de que Carles Puigdemont presentara en el Auditorio de la Caja de Música del Ayuntamiento de Madrid su propuesta para llevar a cabo un referéndum secesionista pactado, FAES ha analizado, a través de Miquel Porta, los planes ocultos de la Generalitat. En su artículo, la fundación de Aznar advierte a Rajoy de la “trampa” que le quiere tender su homólogo catalán.

Carles Puigdemont y Mariano Rajoy. Carles Puigdemont y Mariano Rajoy.

El artículo, titulado “El secesionismo catalán y la espiral de la provocación”, recuerda que, allá por 2012, el desafío independentista catalán parecía una estrategia para negociar con el Estadoen condiciones ventajosas. Cinco años después, y tras las palabras pronunciadas por Puigdemont en Madrid, queda claro que la Generalitat busca “la imposición por la vía de los hechos consumados”.

Por ese motivo, Porta advierte a Rajoy de la “propuesta-trampa” de Puigdemont, consistente en dar“la cara amable y el diálogo en Madrid” y en la la redacción, en Barcelona, y a a espaldas del Parlament, de una Ley de Transitoriedad Jurídica para proclamar e instaurar la República Catalana.

El secesionismo catalán, añade el asesor de FAES, continúa instalado en una espiral de la provocación que explica las movilizaciones, los “procesos participativos”, las elecciones “plebiscitarias”, la reforma exprés del reglamento del Parlament, la recogida de firmas pro referéndum, la licitación de un contrato de compra de urnas o los viajes al exterior en busca de un apoyo que, por cierto, no encuentra.

El “ultimátum” que esconde Puigdemont

Sobre la conferencia realizada por Puigdemont en Madrid, Porta añade que todas las palabras de Puigdemont esconden un ultimátum: “¿Cómo dialogar con quien continúa con la idea de “o referéndum o referéndum” y amenaza con el referéndum unilateral, porque“el compromiso del Gobierno de Cataluña con su pueblo es inviolable”?”, se pregunta.

Más allá de lo señalado, la propuesta de Carles Puigdemont busca algo más. En primer lugar, aseguran desde FAES, “una relación bilateral de igual a igual entre España y Cataluña, como si de dos Estados se tratara, que otorgue soberanía de facto y de iure a Cataluña”.

En segundo lugar, si tenemos en cuenta que Carles Puigdemont exige que los parlamentos español y catalán convaliden el pacto propuesto, persigue un choque de soberanías y legitimidades entre el Congreso de los Diputados y el Parlamento de Cataluña con el objetivo de obtener réditos políticos, ideológicos y simbólicos. En definitiva, una propuesta-trampa en pro de la independencia de Cataluña.

En defintiva, una “propuesta-trampa” que, “tiene su propina en clave interna catalana: permite que el “proceso” recobre la credibilidad perdida por tanta dilación; y “recalienta el ambiente independentista e ilusiona, cohesiona y moviliza al militante con un nuevo horizonte y dosis de épica”. Y si el Estado responde negativamente a la propuesta-trampa, el secesionismo se victimizará e intentará sacar tajada de ello.

No se descarta la declaración unilateral

Por último, desde FAES aseguran que la espiral de la provocación ha conducido al secesionismo catalán a una encrucijada: o dilatar el referéndum con la excusa de un dictamen favorable de la Comisión de Venecia que no llegará, o demorar el “proceso” –una excusa para ganar tiempo– hastaaclarar en qué se traduce la España “plurinacional” o la “nación de naciones” defendida por Pedro Sánchez.

También es posible, aseguran desde la fundación de Aznar, que la Generalitat diseñe una nueva hoja de ruta y una nueva promesa –“otra excusa”– que amortigüe la frustración de los nacionalistas, o elecciones autonómicas avanzadas con rectificación o sin ella de la hoja de ruta del “proceso” para acumular nuevas fuerzas, o convocatoria de un referéndum unilateral ilegal

Además, concluyen que, “en la huida hacia delante del nacionalismo catalán, no se descarta una declaración –incluso, una proclamación– unilateral de independencia, sin ningún tipo de consecuencia jurídica, con el objetivo de salvaguardar su imagen ante la militancia independentista, victimizarse todavía más ante la reacción del Estado, y facilitar la movilización del pueblo”.

Pese a ello, en FAES están seguros que el secesionismo catalán “acabará siendo, más pronto que tarde, víctima de la espiral de la provocación que, hasta ahora, le ha permitido sobrevivir”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·