Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las instrucciones que reciben los policías en los controles antiterroristas: ir siempre armados, con chalecos antibalas y no bajar nunca las ventanillas del vehículo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Ministerio de Interior ordenó el pasado fin de semana que se reforzara la seguridad en Madrid y los accesos a la capital ante la sospecha de que ETA pudiera cometer un atentado en la ciudad antes del próximo domingo 1 de marzo. Éstas son las instrucciones que han recibido los agentes de la Policía Nacional.

Las órdenes provienen directamente del Ministerio y afectan a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) encargados de controlar la seguridad. Entre las precauciones que tienen que tener muy en cuenta figuran:

-- No llevar nunca las ventanillas del vehículo policial bajadas. No es la primera vez que un agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad resulta atacado desde el exterior del vehículo.

-- No situar dos coches o furgones en paralelo en los semáforos. Los cruces de calles son considerados ‘puntos calientes’ y donde mayores posibilidades hay que ser atacados.

-- Abandonar el vehículo policial siempre armados. En el caso de los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los comúnmente conocidos como antidisturbios’, se recomienda llevar la protección necesaria o incluso ponerse el chaleco antibalas.

-- Supervisar esporádicamente la situación exterior de la comisaría. Vigilar a los ciudadanos que pasan por sus proximidades por si pudieran resultar sospechosos.

-- Incluso, se recomienda la colocación en el exterior de los recintos policiales de vehículos con antenas extensibles, a modo de disuasión.

Hay que recordar que Interior decidió reforzar la seguridad en la capital con policía de otras provincias triplicando así el número de agentes ‘antidisturbios’.

Las fuerzas de seguridad ya se encontraban en alerta después de que el pasado 9 de febrero un comando hiciera estallar una furgoneta bomba junto a la sede de Ferrovial, empresa vinculada a la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAV), en Ifema. Desde ese día, los expertos barajan la posibilidad de que la banda cuente con algún tipo de infraestructura en Madrid ya que el vehículo utilizado en el ataque fue robado muy cerca de la capital.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·